AMOR DE MADRE

Agustina Chiarino, productora de "Benzinho". Fotografía de Mai Serrano.
Agustina Chiarino, productora de “Benzinho”. Fotografía de Mai Serrano.

Aunque “Benzinho”, película que se presenta en la sección oficial de largometrajes sea de coproducción brasileña y uruguaya, lo más importante del relato de este tipo de historias es lo que logran conjugar con nuestra propia realidad. Y eso, si de familias de refiere. En este film de colorido ejemplarizante para muchas de nuestras producciones y que habla desde la realidad palpable de esa Petrópolis en Río de Janeiro, nos encontramos la lucha sacrificada y constante de una madre para sacar adelante a su familia.

En la trama, a la protagonista le ocurren todo tipo de adversidades. Irene es la cabeza de familia que sufre porque no quiere que su hijo mayor acepte una beca de balonmano que le haga estar lejos de ella, intenta que su hijo mediano se cuide con la alimentación o calmar a sus dos hijos gemelos más pequeños. A esto le añadimos, una hermana con problemas en su propia casa con su marido, el propio esposo de Irene que no tiene un buen rendimiento en su negocio, y finalmente una casa que se viene abajo y en la que, cada vez más, es imposible vivir en su interior.

Pues esta madre con su nerviosismo pero, primordialmente, con su arrojo espectacular y sin tregua, nos hace empatizar inmediatamente con ella, compartir su dolor y reír con sus triunfos. Son películas que el alma agradece porque te reconcilias con el ser humano, y siempre queda la esperanza que de cualquier tiempo que consideremos horrible para nuestra existencia, hay una salida que simplemente hay que luchar por encontrarla.

En la rueda de prensa de presentación de “Benzinho”, una de sus productoras Agustina Chiarino nos confesaba que una de las claves del éxito de esta película en festivales como Sundance, es el soporte creado por la protagonista y coguionista, Karine Teles y el director, Gustavo Pizzi. Ese binomio que ya funcionó en un anterior trabajo cinematográfico, realiza nuevamente un gran resultado atreviéndonos a vaticinar que no se van a ir de vacío de Málaga, lugar que tenían muy presente para presentar esta historia.

Pero sin duda, lo más destacado de esta película es la interpretación de Karine Teles, que hasta sus propios mellizos en la vida real formaron parte de “Benzinho”. Esa Irene que ha creado en su escritura, en poco tiempo logra que podamos ver todas las temáticas más que interesantes de la película, fácilmente identificables y que destacan que Brasil está viviendo un propio proceso de internacionalización que habrá que seguir teniendo en cuenta. Calidad no le falta.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter