273297-jpg-c_300_300_x-f_jpg-q_x-xxyxx

Es de lógica pero empezaré por lo evidente. Si no eres fan de la lunática que escribe diarios, deja de leer inmediatamente esta crítica.

Las terceras partes son para quienes recordamos y nos volvimos locos con esta periodista que hacía sopas azules, se ponía fajas asfixiantes y se vestía de conejita de play boy. Y ésta, cumple la importancia que debe tener el seguimiento de una historia. Sigue siendo una comedia maravillosa con momentos realmente desternillantes e imposibles de imaginar, y sigue manteniendo esos diálogos que te hacen soltar el suspiro necesario de una comedia romántica.

Bridget envejece y lo notamos en la propia Renée Zellweger. Y ese era mi mayor miedo. Que hubiera perdido su frescura y su interpretación de este personaje que lo hizo tan para ella, y afortunadamente a pesar de tener una cara con labios prácticamente irreconocibles, en un par de gestos recupera esa esencia y sabes que Bridget Jones es ella. Que lo asume en su piel y que sabe darle esa mezcla de ternura y puntos cómicos apropiados para que esta tercera parte siga mereciendo la pena.

El nuevo en la función es Patrick Dempsey, y siendo un verdadero protagonista de “Anatomía de Grey”, me resulta curioso que haya aceptado este rol más secundario. Y, por otro lado, no desentona teniendo que suplir al siempre inapropiado Daniel Claver (que interpretaba Hugh Grant), que se lo hacía pasar con mucha más tensión al otro integrante de este trío constante amoroso, el señor Darcy (sublime Colin Firth). Dempsey, en su rol no es tan canalla, pero si que se mantiene en esa posición de poner siempre las cosas complicadas y, a la vez, amorosamente ideales para cualquier soñadora. Por cierto, tanto Jack Qwant que es el personaje de Dempsey como Mark Darcy, parece que también quieren buscar la fórmula del rejuvenecimiento, tapando la mayor parte de canas posibles y con carteles que están envueltos en pieles lisas y planas, pero cuando se les ve en las escenas, ya nada se puede esconder y se refleja la veteranía que cada uno llevan. Y se agradece, porque dentro de que todo en una comedia romántica no tiene sentido y no se puede pedir en la realidad, al menos que se pueda ver la mayor naturalidad posible.

343734_179894El esquema por el que esta historia debe funcionar, dejando la duda de la paternidad del bebé que espera la protagonista, es ver en qué situación nos encontramos a Bridget, cómo conoce a su nueva conquista y cómo se reencuentra con su Mark Darcy. A partír de ahí, se puede especular y además ir haciendo conjeturas de quién de los dos será el padre. Y nuevamente hay un papel fundamental que tiene sentido en esta trama y es la labor de los personajes secundarios, tanto una de las mejores amigas del nuevo trabajo de la protagonista como la gran Emma Thompson. Personalmente, el toque british de ella y de Colin Firth, son las notas que muestran ese contrapunto de serenidad mezclado con ironía, que hace que Bridget Jones sea especial. Es el contrapunto de ir siempre por lo que menos se parezca a nosotros y no poder evitar sentirnos atraído por ello. Algo con lo que siempre juegan estas deliciosas comedias británicas que despiertan esas sonrisas necesarias delante de una pantalla.

“Bridget Jones´s baby” no defrauda, sorprende y encima hace reír. Y, como ocurrió en su primera parte que me hizo descubrir a Jamie Cullum, la selección de su banda sonora vuelve a ser más que apropiada. Aquí un ejemplo con este tema de Elli Goulding.

Esta tercera parte sigue funcionando manteniendo el mismo enfoque en la dirección con Sharon Maguire y también porque sí, tengo devoción por Colin Firth y sus miradas que intentan ser serias y se transforman en algo inevitable, que no puede dejar de sentir por alguien que altera su concepto de la vida. Y esa relación tan extraña que tiene con Bridget Jones es de las mejores sensaciones de una comedia de estas características. Se te escapa la sonrisa, te ilusionas por ello y esperas esos diálogos con frases memorables que forman parte de estas historias y que, con su carácter de mantener esa serenidad, son muy especiales.

Si eres de los/las disfrutonas de comedias románticas, ni se te ocurra perderte a Bridget Jones teniendo un bebé. Ni se te ocurra.

Nota: 8 Arcones

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter