EL AMOR ESTUVO EN EL CERVANTES

Texto realizado por Mario Armario

El pasado 28 y 29 de diciembre, en dos pases, pudimos disfrutar en el Teatro Cervantes de Málaga de una de las obras más divertidas de la temporada: “El amor está en el aire”. Bajo la dirección Felix Sabroso nos encontramos con la faceta más cómica de Bibiana Fernandez y con la elegancia y el perfecto dominio de la escena de Manuel Bandera, en una comedia que nos atrapa desde el principio con la historia de amor y desamor que experimentan los protagonistas. Situaciones con las que el público se siente totalmente identificado, desde la locura transitoria inicial en una relación amorosa en la que todo es ideal y perfecto, pasando por las dificultades de los primeros tiempos de convivencia, la monotonía, las reuniones familiares… y así hasta llegar a las mentiras, las infidelidades, el desamor e incluso la indiferencia.

Todo esto se presenta a través de una composición que mezcla diálogos cargados de fina ironía, humor y sarcasmo, con una serie de canciones populares cuyas letras encuentran sentido en cada uno de los diez sketches que conforman esta comedia musical. Tan importante como los dos protagonistas es Guillermo González, pianista de la obra y encargado de acompañar cada situación con melodías que nos hacía seguir mucho mejor el ritmo de cada una de las partes de la función. Además, en algún momento podíamos escuchar su voz en off para introducir situaciones. En cuanto a la escenografía se puede decir que es correcta, no destaca por ser ostentosa  ni por ser austera, contiene los elementos claves para identificar donde se sitúa la escena en cada momento.

El vestuario de los protagonistas, diseñado por David Delfín y Paola Torres, es espectacular, especialmente en el caso de Bibiana Fernández que brilla con luz propia en cada uno de los cambios de vestuario. Un estilismo a la altura interpretativa de Manuel y Bibiana que siguen demostrando el porqué siguen siendo dos de los mejores artistas de nuestro país. Estas son, sin lugar a dudas, las claves del éxito de esta obra. Cierto es que el texto cuenta con un ingenio y un sentido del humor de primera división pero la chispa, el salero y la gracia malagueña que le aportan los actores hace que se eleve a la categoría de una de las piezas más divertidas de la comedia musical en España.

“El amor está en el aire” es la muestra evidente de ese toma y daca que son la relaciones personales, esas mariposas en el estomago, esas sensaciones que parecen desaparecer sin que nos demos cuenta de la noche a la mañana y lo más importante, nos hace relfexionar sobre cómo mantener una relación cuando desaparece ese zsa-zsa-zsu. Finalmente, el Teatro Cervantes completamente en pie despidió a Manuel y Bibiana con una tremenda ovación y cantando y bailando en un ambiente festivo.

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter