UN PLAN DIVIDIDO

El Centro Cultural Provincial Maria Victoria Atencia de Málaga albergó la obra de Excéntrica Producciones, “El Plan”, quién ya pudo albergar bastante éxito en su gira que comenzó en el mes de enero del pasado año en Madrid. El público malagueño pudo disfrutar anoche de tres destacadas interpretaciones de Chema del Barco, Javier Navares y David Arnaiz en un texto de marcada actualidad social.

Al entrar en el patio de butacas del Centro Cultural Provincial Maria Victoria Atencia, escuchas el sonido de una tele encendida que, al igual que los protagonistas de la obra, molesta a unos y sirve como música de fondo a otros. Esa naturalidad es lo mejor de “El Plan”. Todos los personajes hablan como lo hacemos cotidianamente pero, a la vez, gesticulan y se mueven como si estuvieran en nuestra propia casa. Es curiosa esa sensación en la que siempre se ha destacado que nuestros artistas favoritos de la televisión nos acompañan en los comedores y salones de nuestras casas y es la misma que se tiene al contemplar el gran trabajo de estos tres actores. Es sumamente difícil conseguir ese efecto sin que quede sobreactuado, y ellos logran ese magnetismo especial con el público desde que pisan el escenario.

Es, sin duda, lo mejor de la obra. Con un arranque fuerte donde entras enseguida en la historia y en los pocos detalles e informaciones que se van dando para ir analizando y formando ese plan que aún no conocemos. Y donde los tres actores, por parejas y en diferentes tiempos, tienen su protagonismo y lucimiento de cara al público. Cosa a destacar muy afirmativamente de este montaje. Los toques humorísticos vienen adecuadamente precisos para relajar ese ambiente tenso que se crea al hablar de precariedad laboral y dramas personales que conllevan el estar en una situación de impotencia de la que no se sabe como salir. Y eso también es un recurso complicado de utilizar y que inteligentemente se usa en esta obra.

El problema para mí es que, en esa segunda parte donde se van encajando las piezas del puzzle, cada vez me iba descuadrando con respecto a esa primera parte donde si que me quedaban bastante claras las características y cómo funcionaban los personajes. Lograron desconcertarme, que perdiera un poco el interés y que, a pesar, de ser una resolución sorprendente, no lograra convencerme con respecto a la idea presentada desde el principio. Es el riesgo de jugar con el efecto giro sorpresa, que unos se sentirán más satisfechos con ese planteamiento que otros. Las consideraciones de los asistentes, he de decir, que en mayor medida eran más que positivas.

Pero habiéndome deslumbrado este director, Ignasi Vidal, hace escasas semanas con “Dignidad”, esperaba haber tenido esa misma tesitura con “El plan”. Positivamente, con lo que me quedo es con la gran actuación y trabajo de los tres actores protagonistas donde he podido descubrir un gran talento y que han sabido ponerse el traje a medida de sus personajes. Enormes Chema del Barco, Javier Navares y David Arnaiz. Un buen plan haberles descubierto en esta obra.

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter