CONVERTIRNOS EN ELLA

Pablo Giorgelli. Fotografía de Víctor Almazán.
Pablo Giorgelli. Fotografía de Víctor Almazán.

“Invisible” es una película de intenciones. El director Pablo Giorgelli quería que el público se convirtiera en la protagonista de su película, en Eli, una joven que se queda embarazada y quiere abortar en un país donde resulta ilegal y además está penalizado. Lo que ocurre es que la forma se enfoca mucho en ese punto de vista de ella y la manera de hacernos ver cada uno de los pasos de las decisiones que va tomando en la historia, son extremedamente lentos, y siendo una propuesta personal de este realizador, si desde el principio el público no conjuga con esta idea, es meramente difícil que el resultado sea el esperado y no resulte tedioso todo este proceso.

Hay muchísimos planos evidentes que quieren remarcar un dolor, una tensión o un miedo pero que lo que logran, sino entiende uno esa dinámica desde el principio, es que no importe lo que vaya sucediendo y se desconecte en prácticamente toda la película. Me refiero a bajadas de escaleras, trayectos en coche, paseos por la ciudad, noches sin dormir, espera en consultas y todo un camino de la misma forma que, como recalco, complica que el público capte ese espíritu crítico y esa intención más manifiesta de poner muy reflejado el desamparo que sufre esta protagonista principal.

Pablo Giorgelli lo tiene claro. El aborto tiene que ser legalizado y despenalizado. El director además nos narra en su rueda de prensa de presentación que justamente en el estreno de “Invisible” ya hubo un planteamiento de este tema en un debate del propio gobierno en Argentina. Veremos si puede ocasionar que sea un avance importante, que en toda latinoamerica sólo está legalizado en Uruguay. También deja claro que las cosas son más simplificadas y que escoger una cosa u otra, no te hace estar más a favor o más en contra.

La película no pretende ser ni discursiva ni militante, es decir que no juzga, simplemente es un enfoque claro en el drama íntimo de Eli, la joven protagonista de esta trama quién por cierto era el primer papel en un largometraje para Mora Arenillas, y que sea un vehículo para poder reflexionar sobre el tema del aborto. Y deja un espacio para que se complete en la mirada y el sentimiento del espectador.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter