320073.jpg-r_1920_1080-f_jpg-q_x-xxyxx

Después de varias semanas donde los estrenos han resultado de una manera frustrante que no merecían ni la pena de desarrollar algunas palabras, al fin me he encontrado con una película que me ha despertado del asiento y que es capaz de hacer reflexionar de esa forma por la que ir al cine, merece la pena.

Jodie Foster se posiciona nuevamente delante de las cámaras, donde particularmente creo que se siente más cómoda aunque reconozco echarla de menos en la gran pantalla, para rodar “Money Monster”. Una historia que habla de manipulaciones, medidas a la desesperada y esa gran verdad que pase lo que pase ante nuestros ojos, preferimos obviar la realidad y seguir nuestro camino antes que involucrarnos y luchar ante lo que es injusto. En la trama, un accionista decide asaltar un plató de televisión donde se hacen recomendaciones bursátiles y que, en consecuencia, le hacen perder todos sus ahorros. Tanto el presentador, interpretado por George Clooney como el equipo técnico que encabeza el personaje de Julia Roberts, intentan en un principio salvar la situación hasta que deciden investigar el fondo de la cuestión para averiguar porqué dieron esa información que hizo perder tanto dinero a muchos inversores.

En ese arranque, reconozco haberme asustado encontrando muchas similitudes en el planteamiento de la serie “The Newsroom”, principalmente por la manera de comunicarse entre productora y presentador, pero es una inquietud que se disipa enseguida. El hecho de ese interés, vista en la desesperación de un hombre que ha perdido su futuro, provoca que la realizadora y el guión firmado por Alan DiFiore, Jim Kouf y Jamie Linden, sobre una historia de los dos primeros, quieran mandar diferentes mensajes al espectador que llegan en escenas e interpretaciones realmente reveladoras. En primer lugar, el sensacionalismo barato de muchos programas de televisión que juegan con la información a través de infografías y sonidos realmente esperpénticos. En segundo lugar, la rápida interacción y seguimiento a través de una sociedad realmente comunicada al instante. Y lo más importante en tercer lugar, una verdad como un templo que revela el máximo responsable de ese fraude financiero, si los accionistas ganan más dinero ni se preocupan de cómo puede venir, ahora si lo pierden se matan por buscar a los responsables. Y esa es la cruda realidad que da miedo de “Money Monster”. Todos podemos comprobar cómo nos roban o cómo intentan vendernos cualquier tipo de mensaje para eximirse de sus culpas, pero después seguimos con nuestras vidas. Nos mostramos impasivos con la certeza de que no se puede hacer nada y brazos cruzados de nuevo. Eso es lo que más me ha llegado y entusiasmado de esta película

 

 

Contar con dos actores de garantía con un conocimiento de su trabajo, es palpable desde la primera escena. George Clooney y Julia Roberts vuelven a mostrar la química extraordinaria de Ocean´s Eleven y como curiosidad, Roberts repite con Dominic West (si, McNulty de “The Wire”) después de aparecer juntos en “La sonrisa de Mona Lisa”.

Es una película que reflexiona sobre la politica financiera pero tratándola desde otro prisma al de “Margin Call” o “La gran apuesta”. Por ponerle un aspecto negativo, no me gusta cómo ha ahondado en la desgracia del protagonista reflejando un entorno familiar muy desagradable que simplemente sirve para hacer entender al espectador, ese punto de no saber hasta donde puede llegar tu desesperación pero, a mi parecer, era innecesario. Y luego determinados momentos que entiendo que el humor se usaba para distendir y relajar el ambiente, pero siempre me pasa que me quedo totalmente seria sin encontrarle la gracia por lo metida que estoy en la historia. Eso ya son gustos personales, lo reconozco. No me gusta usar siempre el humor para esta causa.

Una de las pocas opciones que merecen la pena en la cartelera veraniega. No os la perdáis.

Nota: 8 Arcones

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter