su_mejor_historia-cartel-7592

Me apasiona el cine británico. Los que sois asiduos al arcón, ya conocéis esa particular preferencia por la calidad en la explicación de los personajes y la manera, normalmente tan acertada, de llevar a cabo el ritmo de sus guiones. “Su mejor historia” lleva este patrón, en parte, pero la previsibilidad más una cierta carga innecesaria de melodrama, ha hecho que esta idea para realzar el amor al cine y el ensalzamiento de la mujer en diferentes carreras artísticas, relegadas durante mucho tiempo a la exclusividad masculina, no se ponga en valor en la medida que parecía que la película lo iba a exponer.

El film ubica su acción en 1946, en plenos bombardeos de la aviación nazi sobre Londres. En medio del caos, un equipo cinematográfico recibe un encargo del ministerio de Información británico: realizar una película patriótica que levante la moral de las tropas y todo el país. Adaptación de la novela Their finest hour and a half de Lissa Evans nos cuenta una historia que está basada en la real de la guionista galesa Diana Morgan, que trabajó en los míticos estudios Ealing durante los años 40. Aquí la protagonista es Catrin Cole, interpretada por Gemma Arterton quién ya llamó mi atención en una película muy desconocida llamada “Primavera en Normandía”. En esta historia, esta guionista cree que ha sido contratada como secretaria por el Ministerio de Propaganda británico cuando realmente lo que quieren de ella es que dé credibilidad a los diálogos de mujeres. De ese talento, empieza a descubrir que es su verdadera vocación y empieza a formar parte de algo que le apasiona y para lo que vale, empezando una senda que pudieron seguir muchas después.

Es un punto de vista que podría haber resultado acertado si se hubiera enfocado desde ese matiz pero al intentar extender a una visión más romántica, se pierde este toque más interesante en beneficio de una historia de amor más predecible, y que hace perder el interés de lo realmente importante. El “paternaire” por cierto es Sam Caflin, quién debería revisar las tendencias de sus personajes por el serio riesgo de encasillamiento y si se repasa su trayectoria, se sabrá porqué lo estoy diciendo. Volviendo a lo principal es una lástima que ese mensaje tan interesante pierda esa fuerza, precisamente centrándose en enmarcar siempre nuestra sensibilidad a la hora de enfocar un tema más laboral. Que nos pierde el amor. No es que no sea así, pero me hubiera gustado más riesgo en este sentido y me hubiera resultado una temática mucho más atractiva, más que nada porque muchas de las principales escenas, las anticipé antes de que sucedieran y eso, sinceramente, me mata. Ojalá lo hubieran centrado en esa relación tan ideal y extraordinaria que han escenificado hacia el cine y hacia el trabajo del escritor de guiones.

Eso sí, ha habido dos debilidades que han hecho que se salve una mejor sensación de “Su mejor historia”. Una es la banda sonora, algo que principalmente es un acierto en el cine británico y que, en este caso, corre a cargo de una mujer que es Rachel Portman. Me ha reportado a esas series que tanto me maravillan como “Downton Abbey” o “Llama a la comadrona”, y como no, Bill Nighy, un actor que no tiene que hacer esfuerzo. Esos portentos artísticos que llenan la pantalla con su presencia escénica y que, sólo te provocan sonrisas sinceras con sus interpretaciones. Es algo adorable y necesario verle en el papel que se le ofrezca. Y yo estaré desde la butaca siempre disfrutándole.

Nota: 6 Arcones

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter