cartel-de-vuelta-a-casa-de-mi-madre

Me encanta el producto que no engaña. Se ve cualquier avance de “Vuelta a casa de mi madre” y lo que imaginas es comedia ligera con puntazos en varias de sus escenas y reflejar de forma ficcionadamente exagerada, las circunstancias por las que una hija debe regresar a casa de su madre, tras despedirla del trabajo por el que ha estudiado y se ha formado toda su vida.

Eso es “Vuelta a casa de mi madre”. Un divertimento de la mano de Eric Lavaine donde se visualizan toda nuestra idiosincrasia de conflictos familiares. Discusiones eternas con nuestras madres, rivalidades entre hermanos y siempre, secretos ocultos que cuando menos tienen que salir, aparecen.

La voz cantante y por lo que se fundamenta esta película, y por ende funciona, es sin  duda sus dos protagonistas, Alexandra Lamy y Josiane Balasko. Son extremadamente divertidas y juegan muy bien su papel de hija histérica por incomprensión de su progenitora, y el de madre con subidas y bajones incomprensibles que, muchas veces, no sabemos manejar en diferentes situaciones.

Precisamente, la pega de la película es que sabes que no va a ir a más. Escenas que te puedan resultar más divertidas que otras, que las hay y mucho, pero no se va a quedar un mensaje o una conclusión sobre nuestro comportamiento ante los retos entre seres queridos que se presentan durante nuestra vida. Es simplemente, sentarse en la butaca y disfrutar de esta propuesta que ha sido coescrita con Héctor Cabello Reyes.

¿Piensas en esa película a la que puedes llevar a toda tu familia y sales bien del paso? Ésta es tu mejor opción. ¿O no te quieres complicar la vida y te apetece algo liviano para reírte?. También te vale “Vuelta a casa de mi madre”. Para estos momentos, también es necesario el cine.

Nota: 5 Arcones

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter