ROMPER ARQUETIPOS SOBRE LA PRESENCIA FEMENINA EN EL WESTERN

Sophie Kurastami, directora del cortometraje "Une fois dans l´ouest". Fotografía de Javi Sánchez.
Sophie Kamurasi, directora del cortometraje “Une fois dans l´ouest”. Fotografía de Javi Sánchez.

Este debate ha sido una constante en muchos terrenos profesionales hacia las mujeres, pero si lo enmarcamos en el género del western de los años del spaguetti y posteriores, piénsenlo. La presencia femenina estaba relegada a papeles de esposa que espera a su marido o de prostituta que actúa en el saloon. Se podía hablar de conflictos más cercanos a la contemporaneidad, pero el protagonismo siempre seguía los mismos códigos masculinos y las resoluciones para nuestros roles, siempre andaban por los mismos parámetros.

Dentro de las actividades que forman parte de esta séptima edición del Almería Western Film Festival, estas reflexiones y lo que engloban han sido partícipes en esta tercera jornada cinéfila. De hecho, en el comienzo de la misma, el protagonismo ha sido para una directora francesa, Sophie Kamurasi, que ha sido la única que ha presentado su corto, “Une fois dans l´ouest” y que ha sido la mejor opción para esta sesión matutina en el Teatro Municipal de Tabernas. De entre los escogidos, nos quedamos sin duda con su duelo personal entre el protagonista y su hijo, al querer presentarle a su nuevo amor, e igualmente con la otra escogida, también de nacionalidad francesa, “Braqueage Serenade” dirigida por Guillaume de Ginestel, la historia de un amor de un atracador hacia su secuestrada. Muy divertida y rodada con una ironía de las que disfruta en la gran pantalla.

No encontramos papel femenino relevante en lo que ha sido la proyección de otra de las películas seleccionadas para los premios de sección oficial de largometrajes, pero sí que hemos hallado una de nuestras grandes apuestas del Festival, “Desierto” de Jonás Cuaron. La historia de cómo tantos mexicanos intentan pasar la frontera con Estados Unidos y se juegan su vida por encontrar una esperanza para su futuro. No es solamente que Gael García Bernal y Jeffrey Dean Morgan estén sublimes, sino que lo que se cuenta y cómo se cuenta ya es un tema incuestionable para referirnos a la calidad de este guión, plasmado en esta historia. Ojalá tenga mucha suerte en el palmarés de esta séptima edición.

Portada del libro. Fotografía de Javi Sánchez.
Portada del libro. Fotografía de Javi Sánchez.

Y seguimos relegando el papel femenino en un segundo plano a la hora de cambiar el escenario al Oasys MiniHollywood, con un gran cambio en la organización a la hora de acceder al recinto que ha generado menos problemas que en anteriores años, y en el saloon más conocido de todo el parque, “The Yellow Rose” se han celebrado los diferentes eventos hasta finalizar este viernes vaquero.

En primer lugar, con la presentación del libro “El héroe trágico en el western” de Fran Benavente donde nos ha expuesto cómo se enamoró de este género, pasando de “Centauros del desierto” a su obra predilecta, “Pasión de los fuertes” y narrando la evolución de este tipo de protagonista a medida que evolucionaban estas historias. Ya no solamente aparecía el héroe que salvaba a su familia o a un pueblo, sino que hacía acto de presencia un antihéroe destinado a morir y que se convertía en un ser melancólico, sombrío y nocturno. Como historiador, el gran trabajo de Fran Benavente plasmado en su obra ha sido averiguar cómo se ha llegado de ese extremo al otro.

Momento de la mesa redonda donde Rosa Jiménez muestra el dibujo de su sobrina acerca de lo que considera que es el cine western. Fotografía de Javi Sánchez
Momento de la mesa redonda donde Rosa Jiménez muestra el dibujo de su sobrina acerca de lo que considera que es el cine western. Fotografía de Javi Sánchez

Esos documentos vivos de lo que pensaba la gente, que podría ser una denominación de origen de lo que significa el cine, sí que han copado una mayor presencia femenina en la mesa redonda “Los derechos humanos en el género del western”. Las dos mujeres que componían esta interesante ponencia incidieron más en el papel de la mujer en este género, caso de la profesora y escritora, Rosa Jiménez, y de ofrecer datos exactos del porcentaje de profesionales del sector que son mujeres, de lo que se ha encargado la directora, Irene Garcés. Ambas proporcionaron herramientas para desmontar a una industria que sigue apostando por una predominancia masculina, aunque de forma encubierta, y que gracias a los números en las producciones de aquella época y de la nuestra actual, aún nos queda mucho por luchar en pro de esa igualdad en todos los sectores de nuestra sociedad.

Ellas han estado acompañadas también por el escritor, Jose Francisco Montero, que se ha encargado de explicar los conflictos sociales y movimientos migratorios, el dramaturgo Alejandro Melero y el guionista y director, Mario de la Torre, cuyas exposiciones han versado sobre los personajes gays y lésbicos tanto en la historia del western, como en el más contemporáneo. Todo ha sido moderado por el periodista, Evaristo Martínez.

Alberto De´ll Acqua emocionado con su premio "Tabernas de Cine". Fotografía de Javi Sánchez
Alberto De´ll Acqua emocionado con su premio “Tabernas de Cine”. Fotografía de Javi Sánchez

Precisamente éste último ha sido el encargado de presentar el premio “Tabernas de Cine”, al actor Alberto De´ll Acqua. Uno de los artífices que consiguió que Almería se convirtiera en el Hollywood moderno. Sus títulos se remontan a 40 películas como “7 pistolas para McGregor” o “Adios Texas”. En ellos, nos percatamos enseguida de su gran encanto con ese rostro amable y juvenil que le permitía interpretar a muchos pícaros con ternura.

De lo que se ha explicado sobre su filmografía, sin duda lo que más me ha impactado, al igual que cuando se le hizo el homenaje a Giuliano Gemma, es que el intérprete italiano rodaba sus propias escenas de peleas y coordinaba las de sus propios compañeros de acción. Su vida ha estado ligada al circo donde ha sido profesor de trapecio y donde se conserva aún una escuela con su propio nombre.

45 años después regresa a Almería a recoger este reconocimiento con un gesto de satisfacción enorme hacia el público y volviendo a recordar el papel de Elisa Montés en algunos de sus trabajos, y que la propia intérprete no se quiso perder sentándose en primera fila junto a su hija Emma Ozores. El actor para los aplausos haciendo gestos con sus propias manos y saca a relucir esa nobleza que me hace sentir desde que le conozco de cerca, con un sencillo “Ya no más”. Expresa su gran emoción y, al mismo, tiempo promete volver vestido de cowboy. Algo que esperamos que cumpla pronto puesto que, al hacerse fotos con muchos de los aficionados que se lo requerían, conservaba un rostro y un porte que sólo se puede achacar a estas grandes estrellas cinematográficas.

Concierto de Leo´s Western Band. Fotografía de Javi Sánchez
Concierto de Leo´s Western Band. Fotografía de Javi Sánchez

Y la fiesta terminó, como no podía ser de otra manera, con música con la actuación en la plaza de Oasys MiniHollywood del grupo local Leo´s Western Band.

En resumen, la presencia femenina sigue sin copar altos porcentajes pero la queja no se mantiene oculta y si, gracias a estos festivales que hablan de una época pasada que podemos mejorar, lo ponemos en el punto de mira que se merece, ese protagonismo no será olvidado como tantos referentes e historias que están presentes en el Almería Western Film Festival. Ésta que les escribe y es mujer, también se da su toque de atención para que no se convierta en un tema para el recuerdo.

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter