SÁBADO DE MATAR PADRES MÁS QUE DE BUSCAR ICEBERG

Ahora entramos en tesitura festivalera. La jornada del sábado presentó dos propuestas muy diferentes para entrar a concurso en la sección oficial. Por la mañana, risas aseguradas en una composición de guión magnífica con extraordinarias interpretaciones en “La noche que mi madre mató a tu padre” y al mediodía un intento de transmitir al espectador los peligros de las presiones laborales en “La punta del iceberg”

María Pujalte, Patricia Montero y la productora Beatriz de la Gandara. Fotografía de Ana Sonia Macías Martín.
María Pujalte, Patricia Montero y la productora Beatriz de la Gándara. Fotografía de Ana Sonia Macías Martín.

A los periodistas nos cuesta la película de las 9:00. Para qué negarlo. Tiene que tener los ingredientes habituales para que te pueda entusiasmar una historia pero, además, el añadido de que empiece pronto a resultarnos interesante porque los ojos pueden caer a la velocidad de ese café que te falta por tomarte. Una auténtica alegría en ese sentido es encontrarnos con “La noche que mi madre mató a tu padre”. Risas aseguradas desde el primer segundo de película con un trabajo de guión y dirección espectacular.

No podemos adelantar mucho de los contenidos de esta historia de miedos, envidias, inseguridades, prejuicios y una locura incesante que no decae en ningún momento pero sí que podemos adelantarles que los personajes son muy reconocibles. Familias que se separan y vuelven a rehacer sus vidas, actrices que quieren conseguir papeles sea como sea, prejuicios sobre la edad y nuestra necesidad absoluta de sentirnos queridos y valorados por nuestros seres más cercanos.

A esto hay que sumarle una locura que no tiene parangón y que consigue lo más díficil, ir de menos a más. Un ritmo trepidante en el que no te esperas absolutamente nada y todos los actores brillan con sus diferentes personajes en un tono de comedia muy estudiado y ensayado. Una delicia disfrutar de Belen Rueda, Eduard Fernández y María Pujalte quienes ya nos adelantaron en nuestra web la gran sorpresa que iba a ser esta película, Patricia Montero, Fele Martínez y Diego Peretti.

En una muy también, en el principio, estudiada pero muy divertida rueda de prensa. La directora, Inés París, la productora Beatriz de la Gándara y las actrices, Belen Rueda, María Pujalte y Patricia Montero nos presentaron la película.

Belén Rueda e Inés París. Fotografía de Ana Sonia Macías Martín
Belén Rueda e Inés París. Fotografía de Ana Sonia Macías Martín

Inés comenzó su intervención explicando que la idea de “La noche que mi madre mató a tu padre” surgió de una cena donde una de sus amigas explicaba la peor idea de su vida, invitar a su ex a cenar. Definiendo su trabajo de guionista como cazadora furtiva, le fue dando vueltas en su cabeza. Y las casualidades que siempre no lo son tanto, en estos casos, hizo que hablando con Beatriz de la Gándara, ésta le explicara que no pensaba hacer cine nunca más pero por curiosidad quería saber si Inés tenía algún proyecto y le contó lo que se le había ocurrido con esta comedia que finalmente han realizado.

Tenía bastantes cosas claras desde el principio, entre ellas, la participación de dos de las actrices, Belen Rueda y María Pujalte. Para la primera suponía un desafío cómico importante, en el que ha podido contar con la propia María como maestra en estos terrenos siendo una actriz que tiene ese sentido del ritmo incorporado que tiene que tener este género.

Otro aspecto a destacar importante es la inventiva que han tenido para poder ensayar y rodar esta producción. Se utilizó la casa de la propia Inés París, lo que propició que el ambiente fuera muy familiar y eso se mostrará en la película. La realizadora no ha escatimado en elogios a su equipo calificándolos de enormemente participativos y creativos. Ese trabajo conjunto hizo algo esencial para que esta historia haya podido rodarse y es que todo estaba muy fijado antes de rodar y por ello el camino fue más fácil. Y eso que Inés París es una directora que no deja que el texto se diga a la ligera, tiene un profundo respeto a esos diálogos puesto que muestran la inteligencia de los personajes y los actores hicieron que todo se cumpliera a sus deseos. Es una historia con muchas risas  y también con intriga. En definitiva, ha conseguido una de las frases con las que me quedo de su rueda de prensa, “he hecho la película que yo quisiera ver para divertirme muchísimo”

María Pujalte. Fotografía de Ana Sonia Macías Martín
María Pujalte. Fotografía de Ana Sonia Macías Martín

La película se rodó en cinco semanas y todos los actores tuvieron la ocasión de dormir en el mismo hotel durante ese tiempo de rodaje con lo cual se logró aún más ese hermanamiento y buen hacer que vemos en cada una de las escenas de “La noche que mi madre mató a mi padre”.

Todas las actrices tienen la ocasión de contar muchas de las anécdotas del rodaje pero me quedo con otra de las reflexiones de la directora, Inés París, “nadie habla mejor que nosotros que una comedia”. Y es verdad. Lo que ocurre en su guión, son personajes naturales, que son reconocibles de nuestras propias calles pero que se enmarcan en unas situaciones muy exageradas pero en la que esos propios personajes creen. El ejemplo claro lo pone María Pujalte con el personaje del guionista que interpreta, Eduard Fernández, él cree verdaderamente en todo lo que le está pasando convirtiéndose en un clown irresistible que llega a unas consecuencias insospechadas.

Desde “El arcón de Natalia” apostamos por un premio de dirección y guión para Inés París. Ese trabajo previo, ese respeto al espectador, ese lucimiento de los actores y esas ganas de reír como hacía tiempo que no me pasaba, son razones de peso para que me asiente en ese pensamiento y ojalá se cumpla.

Rueda de prensa de "La punta del iceberg". Fotografía de Ana Sonia Macías Martín
Rueda de prensa de “La punta del iceberg”. Fotografía de Ana Sonia Macías Martín

Y llegó la otra cara de la moneda. “La punta del iceberg”. Una obra de teatro de Antonio Tabares que ha sido adaptada en esta película por David Canovas, director también de la misma, José Amaro y Alberto García. La idea como denuncia es buena y reconocida por todos. Sacrificios personales que muchos han determinado en pro de un trabajo que les absorbe su vida casi por completo, individualismos en los que nos podemos pisar unos a otros sin contemplación y una estructura laboral en la que somos meros sirvientes sin poder protestar por poder tener un trabajo. Pero si eso lo presentas de una forma que rezuma moralina más que denuncia y encuentras muchas escenas innecesarias que el propio guión debe explicar para que todo se entienda, no consigues ese vínculo con el espectador que se pretendía desde el primer momento.

En “La punta del iceberg”, la Gary Cooper de “Solo ante el peligro” como la han bautizado en la rueda de prensa, Sofia Cuevas, debe investigar y realizar un informe sobre tres trabajadores que se han suicidado en el plazo de cinco meses con la casualidad que todos intervenían en un mismo proyecto denominado “Iceberg”. En la película, seguimos exclusivamente a Sofía en su búsqueda de la verdad, observando desde su punto de vista cómo los demás personajes evolucionan.

David Canovas, Bárbara Goenaga y Carlo D´Ursi. Fotografía de Ana Sonia Macías Martín.
David Canovas, Bárbara Goenaga y Carlo D´Ursi. Fotografía de Ana Sonia Macías Martín.

David Cánovas ha detallado en rueda de prensa que la presentación de “La punta del iceberg” a la sección oficial de largometrajes del Festival de Cine Español de Málaga es la mejor noticia que podían tener y que estaban viviendo un sueño. Le pregunto por ese mensaje que intenta que le llegue al público y me responde tajante “ningún trabajo merece la pena si te va la vida en él porque te vendes a ti mismo y acabas vendiendo a los demás”. Además recalca que es una historia de empleados y empleadores y que le encantaría que ambos pudieran empatizar con sus diferentes jerarquías.

Los actores también han tenido ocasión de compartir sus impresiones tras trabajar con David que es su primer largometraje. Ginés García Millán destacaba que ha sabido guardarse el miedo cuando ha trabajado con ellos que son actores de solvencia. Que en el rodaje ha podido usar su sentido del humor y una buena capacidad como es la de saber escuchar.

Maribel Verdú. Fotografía de Ana Sonia Macías Martín.
Maribel Verdú. Fotografía de Ana Sonia Macías Martín.

Maribel pidió unas exigencias antes de aceptar su papel de Sofía Cuevas. Que tuvieran tiempo para ensayar. Y lo tuvieron. Exactamente dos semanas. La experiencia para la actriz fue maravillosa ya que en ese tiempo pudieron ensayar sabiendo cómo iban a ser rodadas las secuencias. Y como ha destacado, se rodeó de lo mejor de lo mejor. En concreto, Fernando Cayo y Álex García con los que coincidió en la obra teatral, “Los hijos de Kennedy” y Gines García Millán con el que había coincidido en “Felices 140”.

El productor de “La punta del iceberg” es Gerardo Herrero. Se ha confesado en la rueda de prensa como un gran seguidor teatral y, de hecho, por ese motivo buscó exhaustivamente al autor de la obra teatral para poder tener los derechos de adaptarla al cine. Cosa que ya intentó igualmente con “El rey tuerto” que se estrena mañana en esta misma sección y que finalmente no consiguió producir. Apunta que es un thriller inspirado en los 160 suicidios que tuvieron lugar en las oficinas de France Telecom y que precisamente habla de esa presión laboral que existe en otros países pero también en España.

Ginés García Millán. Fotografía de Ana Sonia Macías Martín.
Ginés García Millán. Fotografía de Ana Sonia Macías Martín.

Maribel Verdú remata que detesta la frase “el fin no justifica los medios” y que precisamente es espeluznante como se lleva a cabo esta frase en lo que se refleja en esta película. “Sofía es una mujer sin escrúpulos, pero luego tiene gente con más poder y es una espiral que no se acaba nunca”. El director destaca que quisieron dejar una luz ante tanta tragedia al igual que Gerardo Herrero quería que se reflejara que alguien tiene que tener la ética para resolver lo que pasa.

Ambos tienen en mente volver a embarcarse en otro proyecto de un autor canario. Yo espero que vaya por otros derroteros en los que esos objetivos iniciales hacia el espectador sean más productivos y mejor ejecutados y que no nos quedemos sólo con la punta del iceberg.

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter