DESCUBRIENDO A UNA PÍCARA FLAMENCA

Un gran conocedor del flamenco como es Gonzalo Rojo me transmitía, cuando colaboraba conmigo en la radio, que este arte no podía explicarse, simplemente se transmite por el sentimiento. Me explicaba que era la disciplina que mejor provocaba cualquier emoción y que un artista flamenco tenía mucho trabajo detrás para destacar por su raza y su duende. Cuando acudo a la presentación de “La pícara” que tendremos ocasión de ver inaugurando la nueva temporada en el Teatro Echegaray, me encuentro a su protagonista y coreógrafa, Mariché López, bailando sin apartar su sonrisa de la bata de cola. Y mientras la observaba, supe lo que Gonzalo Rojo me intentaba decir.

Ery Nízar, Mariché López y Pablo Lompa
Ery Nízar, Mariché López y Pablo Lompa

Detrás de “La Pícara” hay un gran trabajo de estudio y de preparación para lograr que la experiencia de quienes se quieran sentar a verla este jueves 22 a las 20:00, tengan una obra de sensaciones muy completas. El dramaturgo Ery Nízar se ha envalentonado en un terreno que no conocía pero en el que no ha tenido reparos de entrar, para construir un texto que suponga la base de lo que Mariché quería contar. Buscar esa guía para que el público conozca a “La pícara”, ese mote bajo el que se esconde una artista que por la mañanas se despierta temprano para desayunar mientras sueña con bulerías o soleás. Además del texto original, el espectáculo se compone de música original creada por Juan Antonio Parra “Zuri” y cuenta con música en directo interpretada por éste último, Javier Viana y Pelín Ruiz.

Al hablar sobre la intención de la obra el director, Ery Nízar, es claro “nos planteamos hace un año y medio, el crear un espectáculo de flamenco donde se plasmara lo que Mariché ha aprendido en su carrera de 30 años, pero que también tuviera teatro”. ¿El mote ha creado el personaje o el personaje ha creado el mote, o es una mezcla de las dos cosas lo que hace que estos mitos se mantengan en el tiempo?. Este es el punto de partido desde el que comienza “La Pícara”. La obra empieza hablando de un ser alegórico que es la artista y se inventa a su propio personaje que es “La Pícara”, no se plantea qué es real o no, es meterse dentro de ese universo y ver lo que pasa por dentro. Eso se conseguirá a través del baile, diversas escenas y la interacción con los compañeros músicos que están con ella. Nos remata Ery Nízar, “es como una especie de magia que convierte el mote en esencia de la persona, de tal manera que al bajarse del escenario, ya no es La Pícara ya es Mariché, aunque este mito sólo ocurre dentro de la cabeza de ella pero es lo que nos imaginamos todos cuando tenemos algún sueño que siempre lo intentamos llevar a la máxima exponencia”

Mariché López durante el ensayo de "La Pícara"
Mariché López durante el ensayo de “La Pícara”

Mariché López nos cuenta que “el mote hace mucho a la persona pero, en el fondo, la persona tiene unas vivencias y un recorrido vital y la artista también ha podido hacer cosas más insignificantes pero que también la alimentan”. De eso, evidentemente se nuestra la propia actriz para reiventarse cada día. Lo hemos podido comprobar en los muchos espectáculos que ha protagonizado como “El soldadito de Plomo” o “Mi Carmen Flamenca”. La gran ventaja de este viaje es ya el vínculo profesional con Ery Nizar, quienes ya se conocían desde la Escuela de Arte Dramático. Mariché lo tenía claro, ha trabajado desde todos los vínculos del flamenco desde el tradicional hasta el más experimental, pero quería un punto de humor interesante y qué mejor que contar con uno de los mejores autores que tenemos en este terreno demostrado con “1 de septiembre”, “La nota de Blake” o “Don Juan Tenorio”. La mezcla va a ser interesante de comprobar, sabiendo que ambos han sido sus propios catalizadores en su proceso de creación.

En la búsqueda del texto encontraron que los músicos no podían ir por un lado diferente de la artista. Los músicos también son alegorías que representan las pasiones que tiene ella dentro en la cabeza. Algunos se contradicen y otros se apoyan. Y gracias a ese conocimiento, se van creando los diferentes bailes y así todo el montaje evoluciona. “La pícara” que se nos va a presentar es un personaje fuerte porque la artista se la inventa grande, pero de pronto cambia y se transforma en el baile y en la música. Dentro de esa fuerza, enseña muchos matices en la coreografía que vamos a poder disfrutar en el Teatro Echegaray.

¿Y el flamenco desde que posición partimos?. Mariché detalla que “la suerte que tiene el flamenco es que puedes evolucionar por muchos lados, pero yo no quiero crear nada nuevo, sí que quiero fusionar todo lo que llevo encima con tantos años de interpretación y de danza tanto en escenarios pequeños como grandes, he hecho un camino propio y una manera de bailar propia”. De hecho, en el propio ensayo observamos como rompe la propia verticalidad del flamenco con una belleza pasmosa que no les va a dejar indiferente. Mariché sabe expresar en palabras pero donde se le entiende mejor es cuando sonríe y mueve su cuerpo como ella desea. Figuras imprevisibles que son fotografías que se quedan impregnadas en la mente en un círculo de bailes, a cada cual más atractivo.

Lo pueden comprobar, precisamente, en este extracto del ensayo de Mariché López:

 

Pablo Lompa, productor de “La Pícara”, recibió la idea con una predisposición desde el primer momento a llevarla para adelante. Le atraía también la idea de que esta iniciativa será el germen de esta compañía para que no sólo se quedara en este proyecto que tanto ha costado, sino poder desarrollar más iniciativas en el futuro. “Mi objetivo es que sepan que el jueves en el estreno, es cuando empezamos a trabajar”, nos detalla el propio Lompa. “Esta Pícara tiene la calidad muy alta, cualquier persona que venga a verlo va a ver la calidad que hay detrás, más allá del flamenco, si te gusta el flamenco, vas a disfrutar pero si no, vas a disfrutar igual por las muchas cosas que hay para agarrarse y convencerte como espectador”.

Ery Nízar, Mariché López y Pablo Lompa
Ery Nízar, Mariché López y Pablo Lompa

Se ha logrado un buen bloque de trabajo donde pueden recorrer muchos más sitios y defender su creación. Este es el resultado de encontrarse en el momento adecuado para poder montar este espectáculo, rodeada de un equipo que la propia Mariché conocía o tenía ganas de trabajar con ellos. Si se conjugan esas premisas, la fuerza que puede salir de esa bata de cola es algo que nadie debe perderse. Os recuerdo que podéis ver “La Pícara” mañana jueves 22 a las 20:00 en el Teatro Echegaray. Las entradas se pueden comprar directamente en la taquilla o pinchando en el siguiente enlace:

https://www.unientradas.es/janto/main.php?Nivel=Evento&idEvento=LaPicara

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter