PARECE MENTIRA QUE UN TEXTO ESCRITO HACE TANTOS AÑOS NOS SIRVA TODAVÍA PARA REFLEXIONAR, APRENDER E INTENTAR MODIFICAR UN POCO LAS COSAS QUE TODAVÍA SIGUEN PASANDO EN NUESTRA SOCIEDAD ACTUAL

jane-eyre-una-autobiografiaSe acerca una de las últimas citas teatrales en Málaga con “Jane Eyre. Una autobiografía”, un montaje con una escenografía muy vistosa y música en directo, en el que se logrará hasta cambiar de idea con lo que podamos entender como literatura romántica, puesto que la propia Charlotte Brontë realizó con sus personajes una profundización mucho más allá del tema amoroso. Esta conclusión y muchas más han sido las que nos ha contado uno de los actores protagonistas, Abel Folk, en esta entrevista.

P: Cuando dicen que el teatro es un reflejo de los sentimientos que se tienen en la actualidad, esta función también es un ejemplo de ello

Abel Folk: Esta mujer escribió esto tan moderno hace 200 años, y hoy día escuchamos muchas expresiones que estarían como 200 años más atrás de cuando ella lo escribió. Seguimos teniendo una sociedad que no ha entendido muchas cosas respecto a la relación y a la igualdad entre el hombre y la mujer. Parece mentira que un texto escrito hace tantos años nos sirva todavía para reflexionar, para aprender y para intentar modificar un poco las cosas que todavía siguen pasando en nuestra sociedad actual.

P: ¿Por eso es tan importante lo que representa actualmente el personaje de Jane Eyre?

Abel Folk: Yo conocía a “Jane Eyre” a través de las películas que se han hecho varias y me parecen buenas, pero tenía una equivocación que creo que es bastante común para la mayoría de la gente que conoce a “Jane Eyre” a través del cine, que es la sensación de que era un gran drama romántico y poca cosa más. A partir de que la directora, Carme Portacelli, me propuso hacer el personaje y me leí la novela, me llevé la gran sorpresa de que no sólo es una novela muy importante dentro de la historia porque es realmente la primera novela importante de contenido inequívocamente y expresamente feminista, sino que además formalmente es una novela que juega con la narración de forma que hoy en día se consideraría muy moderna. Es decir, hay una parte en la novela en la que el personaje de “Jane Eyre” interpela directamente al lector, con lo cual no simplemente le está contando una historia resumida más o menos de lo que le pasó, sino que además reflexiona sobre eso de una forma irónica y con humor. Se distancia mucho de lo que sería la pura narración romántica para convertir eso en una crítica sobre eso mismo. No es del todo sincera cuando cuenta su vida desde el punto de vista romántico, sino que opinar sobre ese romanticismo y es capaz de reflexionar fríamente al cabo de los años. Y sí es cierto que la novela me sorprendió mucho en eso, en que no es sólo una joven adolescente o una jovencita que va creciendo, y va reivindicando su libertad de una forma impulsiva sino que es una mujer con un gran peso intelectual, y reflexiona desde ese peso y desde esa serenidad sobre lo que debería y tiene que ser una relación entre hombre y mujer. Y eso me pareció que en absoluto tiene ese problema de ser una novela que habla solo utópicamente de una cosa de una historia romántica y melodramática, sino que tiene algo de novela que hace un planteamiento filosófico muy importante sobre la entidad de la mujer y sobre la libertad.

P: ¿Y a tu personaje Rochester, también le has dado una vuelta de tuerca?

Abel Folk: Rochester la verdad es que es un lujo porque es un personaje con dos caras muy evidentes. Es un personaje muy contradictorio que tiene una parte muy “blanca”, es una buena persona en el fondo pero también es un personaje que tiene una parte muy negra, es un hombre que hace y ha hecho cosas en su vida muy discutibles y eso le pone en un lugar tremendamente humano porque, ¿quién no tiene contradicciones?. Pero es un hombre que ha tenido una vida que, por una serie de circunstancias, ha sido muy dura y le ha llevado a lugares un poco infernales, y ha vivido su propio infierno durante muchos años y de pronto se encuentra con una persona como Jane que es sencilla pero indestructiblemente sincera, íntegra y auténtica. Eso a este hombre le descoloca. Encontrarse con alguien que es sincero a pesar de todo, y que es íntegro a pesar de todo y no de una forma violenta o que ella pretenda convertir al otro en nada, sino que simplemente ella es como es, no pretende que los demás cambien para entenderla. Le da igual lo que los demás hagan, aunque esa sinceridad le acarree problemas, pueda ser peligrosa en algunos casos y le pueda perjudicar, ella no puede evitar ser una persona íntegra y sincera. Eso a este hombre que ha tenido la vida muy compleja, lo deslumbra y lo coge absolutamente a contrapié digamos. Consigue desarmarse ante ese ejemplo de integridad y de bondad, y yo creo que la redención final del personaje de Rochester pasa por eso, porque un personaje en contacto con esa bondad y con esa integridad no tiene más remedio que convertirse o contagiarse un poco de esa historia. La verdad es que el personaje tiene muchas cosas, flancos y es un gustazo hacerlo. Sobre todo también tengo que decir que es un gustazo hacer este Rochester con una Jane Eyre como Ariadna Gil, que es maravilloso lo que hace. Yo creo que es el mejor trabajo que yo le he visto, y yo le he visto muchas cosas, pero tengo la sensación de que ha entendido a esta Jane de tal manera que le sale de lo más hondo de su ser este personaje. La verdad es que es muy fácil enamorarse de ella, es muy fácil perder las barreras de protección que yo pueda tener delante de una Jane tan auténtica, intensa, dura y sensible al mismo tiempo. Es espectacular la verdad.

P: Si Charlotte Brontë nos mirara desde fuera, ¿qué pensaría ahora mismo de lo que está pasando con las mujeres?

Abel Folk: Yo creo que ella estaría muy contenta por un lado porque realmente la mujer ha avanzado muchísimo desde entonces. Charlotte Brontë tuvo que publicar la novela con pseudónimo masculino. Hasta al cabo de unos años no hubo manera que lo pudiera publicar con su propio nombre. Ella vivía en una sociedad tremenda. Estaría muy contenta porque hemos avanzado mucho pero también estaría muy triste porque aún hay sectores de la sociedad que no han avanzado nada, y han pasado muchos años. Hay que seguir trabajando pero yo creo que tener a alguien como esta mujer hoy día, pues nos serviría para lo que nos sirven los grandes autores y escritores, que es contarnos la vida de una forma brillante, inesperada y aleccionadora para que la sociedad de hoy pueda ver con unos ojos más allá del presente estricto. Ella era una persona avanzada a su edad, y lo que haría sería escribirnos un feminismo seguramente como debería ser dentro de unos cuantos años, y eso es muy sano para una sociedad de gente con talento y con capacidad de ver el futuro.

P: ¿Qué te llevas de toda esta experiencia que has vivido?

Abel Folk: Para mi hay dos cosas muy potentes que me llevó conmigo. Una de ellas es el conocimiento un poco profundo de esta novela que me parece muy recomendable, yo recomendaría a todo el mundo que no la ha leído aunque crean que conocen la historia, que se la lean porque tengo la sensación de que es una novela importante y que te remueve muchas cosas, te cambia cosas y te hace un poco mejor de lo que eres porque cuenta un tipo de ser humano delante del cual es muy difícil mantenerte distante, que puede contigo. Esa es una parte y luego hay otra cosa que he descubierto, porque aunque somos amigos yo no había trabajado nunca con Carme Portacelli y la verdad es que me ha enseñado un punto de vista de trabajar para mi muy interesante. Ella huye mucho del teatro literal, no hace teatro del naturalismo o desde lo explícito, sino que va buscando un poco la esencia para de una forma muy contemporánea, en el mejor sentido de la palabra, intentar contar la esencia de la historia que estamos explicando. La verdad es que me ha gustado mucho como utiliza diferentes elementos, como utiliza la música dentro del espacio dramático, como utiliza la coreografía, el espacio y el movimiento escénico, todo eso me ha descubierto y me ha hecho trabajar desde un lugar poco descriptivo y muy esencial que me ha parecido muy interesante, creo que el resultado ha sido muy bueno, pero creo que yo también estoy haciendo un buen trabajo en esta historia y es precisamente porque Carme me ha obligado a recorrer unos caminos que, seguramente, yo no habría recorrido solo sin ella. Eso pues tengo que agradecérselo muchísimo. Haberme hecho trabajar en este punto.

 TEATRE-BARCELONA-jane-eyreAriadna Gil es una de las actrices que forman parte de esta experiencia teatral que se podrá disfrutar hoy a las 20:00 en el Teatro Cervantes. Son tiempos en los que volver estos años atrás para coger un impulso interesante que ayude a seguir entendiendo el mundo que nos rodea, creo que es algo necesario y que ayuda a abrir más la mente y crear esos debates maravillosos que se generan después de ese tipo de funciones. No se lo pueden perder porque tienen que hacer lo que dice el personaje “Rochester” que interpreta nuestro entrevistado, Abel Folk, “vigilar lo que expresan con los ojos porque son muy buenos expresando su significado”.

Si queréis disfrutar de la entrevista con Abel Folk, sólo tenéis que pinchar en este enlace:

https://www.ivoox.com/entrevista-abel-folk-jane-eyre-una-autobiografia-audios-mp3_rf_30747512_1.html

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter