LA CLAVE ES HUMANIZAR A LOS PERSONAJES

TRISTANAMuchas veces hacemos referencia en las entrevistas de la contemporaneidad de muchos textos clásicos de grandes autores de nuestra literatura española. Uno de los más flagrantes fue Benito Pérez Galdós. Con “Tristana”, obra que se podrá ver su adaptación teatral este sábado 3 a las 20:00 en el Teatro Cervantes, ya el escritor hablaba de la igualdad de la mujer en un mundo de hombres y, la visión de esta protagonista nos va a dejar más que boquiabiertos por pensamientos injustos que aún seguimos escuchando. Tiene como actores protagonistas a Olivia Molina, Pere Ponce, María Pujalte y Alejandro Arestegui que interpreta a Horacio y, con el que tuvimos ocasión de charlar en esta entrevista.

P: Recientemente hemos conocido la noticia de que las familias pueden decidir cual de los dos apellidos ponerle primero a sus hijos, sin ser ya preferente el paterno. Algo de lo que ya hablaba el propio Benito Pérez Galdós en boca de su “Tristana”

Alejandro Arestegui: La diferencia que hay con los machismos convive con nosotros, ya no sólo en países tercermundistas que lo estamos viendo todos los días en las noticias que el machismo está ahí y existe, y que a las mujeres se les da un trato inferior en muchos países, aunque sea muy feo decirlo, así es. A día de hoy como vivimos todavía en los puestos de trabajo, los sueldos no están equiparado. En muchos casos, en muchos trabajos, cobra más el hombre que la mujer haciendo el mismo trabajo, esto está pasando todavía. Es muy actual lo que Benito Pérez Galdós está contando. Por supuesto esto de los apellidos, a día de hoy, si te planteas tener un hijo y ponerle el apellido de la madre, muchos varones seguramente dirán, “¿cómo?”. Que es, además, lo que dice mi personaje en la obra, uno de los problemas o conflictos que le propone Tristana a Horacio es que le propone cosas muy avanzadas para la época y él empieza a alucinar. Empieza a reflexionar sobre las cosas que le plantea Tristana. Una de ellas es: “Tengamos un hijo y vivamos separados. Y que lleve mi apellido”. Y yo amo con locura y estoy completamente enamorado de Tristana, es un amor, además, a primera vista y Horacio está enamorado hasta las trancas y, a pesar de ello, le está proponiendo cosas que para él son como difíciles de asumir. La obra es muy vigente.

P: ¿Cómo preparaste tu personaje de Horacio?

Alejandro Arestegui: Me leí la novela que es de donde parte el texto y la raíz de todo. Hay muchos más datos en la novela y se potencia toda la acción dramática en esta obra, se han quitado muchas partes que narran la historia y que te hablan de la época y de la situación. La puesta en escena de Alberto Castrillo-Ferrer es muy dinámica, todo va pasando pero a la hora yo de trabajarlo como personaje, partiendo de una novela que te está llenando de datos, te facilita mucho. Luego al principio, me olvido porque no quiero que las imágenes me creen prejuicio o una forma. Quiero construirlo yo y que me dejen los datos que hagan que vuele. Te lo digo porque también vi la película de Buñuel y luego me olvido de ella. Vi imágenes del Horacio que hacía Franco Nero, que es muy diferente y no tiene que ver con el que está planteado aquí, pero lo coges para ver su punto de vista y lo que quería marcar Buñuel y por dónde iba y, luego, con todos esos datos, empiezas a darle vueltas a la cabeza en el proceso de ensayos. Una de las claves, que está en la novela, es humanizar a los personajes e intentar salir del cliché y del estereotipo. No decir pues Horacio es el chulazo, lo que he intentado es buscar los resortes más humanos que tiene el personaje.Son personajes nada clichés y nada estereotipados, tienen conflictos que todos tenemos. Intentar asemejar, ¿qué le pasa y a qué se está enfrentando con Tristana? ¿Qué le pone enfrente?. Es fácil porque es un personaje que es un artista de la época y, en principio, de ideas muy liberales, bohemio y todo eso a Tristana le hace asumir cosas o reflexionar. Yo he intentado todo el rato ponerme en conflicto. Si yo tuviera estas circunstancias y me plantean esto, ¿cómo lo resuelves?. Todas estas preguntas que me voy haciendo, que es ir haciéndote capas y contestando a los por qués, es lo que va haciendo que construyas un personaje y le das vida. No lo estereotipas, intentas que salga de tu estómago y que sea un personaje muy humano. Luego ya a partir de que empiezas a estrenar y empiezan las funciones a moverse, si estás en continua escucha con tus compañeros, pues empiezan a brotar y a nacer cosas nuevas. Siempre en el camino marcado pero es lo que te ayuda a construir un personaje.

P: Le vais a hacer una propuesta vanguardista al público

Alejandro Arestegui: La obra mantiene la época pero algo que se ha querido hacer es salir de no hacer un teatro costumbrista. Que la época no te lleve a hacer un teatro costumbrista, se ha intentado romper ese costumbrismo y mantener la época pero jugar a la convención teatral, juntamos unas escenas que están fusionadas y, entonces no es un teatro clásico de paneles antiguos de entrar y salir. Buscamos un dinamismo y es una puesta en escena muy moderna, manteniendo la época y saliendo del costumbrismo que podía arrastrarnos a la puesta en escena.

P: ¿Crees que “Tristana” es una buena opción para llevar a adolescentes al teatro y que les empiece a entrar ese gusanillo de interés?

Alejandro Arestegui: Cuando estuvimos en el Fernán Gómez, había algunos jueves que hacíamos funciones para colegios e institutos y estaba hasta los topes. Para nosotros era muy importante, porque era sólo público que tendrían que haberse leído la novela y la respuesta fue una pasada. Los chavales mantenían el silencio y la tensión y, luego hablábamos porque hacíamos un coloquio con ellos y se enteraban y les atrapaba enseguida la función. No les aburría. Va a la acción porque el montaje es muy dinámico y están pasando cosas sin parar. Va pasando de un espacio a otro y algo que tiene la propuesta es que se sigue perfectamente, entonces el que pueda tener un poco de miedo de pensar qué va a a ver una novela con mucha densidad pasada al teatro y que sea sólo texto, está equivocado. De hecho, tiene momentos que son visuales muy bonitos, con movimientos muy bonitos y me parece que es muy interesante. Hemos visto chavales que se enganchaban, seguían perfectamente la historia y nos hacían preguntas muy inteligentes. Seguramente a Galdós, le hubiera gustado escucharlas.

P: ¿Cómo ha sido la acogida del público? Porque creo que recientemente estuviste especialmente emocionado por la función en Avilés

Alejandro Arestegui: Uno de los últimos bolos lo hicimos en la ciudad de dónde yo soy que es Avilés, en el Centro Niemeyer y estuvieron agotadas las localidades. Ver ese pedazo de teatro lleno y la respuesta del público, hace que venga emocionado y más siendo mi ciudad. Vinieron muchos amigos y familia, gente del colegio donde estudiaba y la gente creo que ha salido maravillada. Hay algo que tiene la función que va a una velocidad que te atrapa. Eso es muy importante. Tal como está montada, va arrancando y yo creo que llega un momento que te engancha el estómago y lo estrangula hasta el final

Nos confiesa Alejando Arestegui que el Teatro Cervantes es uno de sus espacios fetiches, así que el público malagueño debe corresponder con ese mismo cariño y no perderse esta interesante propuesta de “Tristana”. Recuerden este sábado 3 a las 20:00. Déjense atrapar por todas las emociones que les van a despertar estos actores y vivan un ejercicio escénico de los que merece la pena sentir. 

Si queréis escuchar la entrevista con Alejandro Arestegui, sólo tenéis que pinchar en este enlace:

http://www.ivoox.com/entrevista-alejandro-arestegui-tristana-teatro-cervantes-audios-mp3_rf_19036031_1.html

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter