TODO NUEVO PARA UN PROYECTO DE FUTURO

Con la voz de Ana Sánchez me he quedado boquiabierta en muchas de las ocasiones que he tenido oportunidad de estar frente a ella, pero hoy la noto con más pasión y con la experiencia de querer consolidar un proyecto en el que cree y que quiere que sea de futuro. Presentarán en el Festival de Jazz de Málaga, la New Sound Big Band donde harán un musical llamado “Today I sing the blues”. La propia Ana me explica en qué consiste este proyecto en la cafetería del Conservatorio Superior de Música de Málaga donde ensayan y veo pasar a muchos músicos con sus instrumentos a cuestas

P: Estrenáis un viernes 13. Mala faena si sois supersticiosos

Ana Sánchez: A nosotros lo del 13, nos da exactamente igual. Lo que nos encanta es que sea viernes. No es fácil reunir público para que vaya una hora tan tarde como es las 23:00. Siendo un viernes hay muchas más posibilidades porque al día siguiente muchos no tienen que madrugar y hay gente que viene fuera de Málaga.

P: ¿Cómo se desarrolló esta idea?

Ana Sánchez: Realmente, la creación de esta Big Band tiene su semilla en este musical. En el curso pasado, Juan Ramón Veredas y yo tuvimos una idea de construir un musical acerca de dos canciones concretas que consideramos que son muy potentes que son St James InfirmaryToday I sing the blues. A raíz de eso, acabamos construyendo un equipo de músicos con idea de que sea estable para hacer esto. Los conciertos que hemos hecho antes han sido el rodaje para llegar aquí. Desde luego, la banda suena espectacular. Hay un nivel de participación humana y de energía super bonita. Es una pasada trabajar así, llevo muchos años trabajando en grupos de música y he estado muy bien pero esto es otro universo porque, además, hay más gente y con músicos profesionales que están de bolos por toda España y es otro reto diferente. Cuando vibramos en la misma onda, es increíble. Cuando llego a cantar, siento como si flotara.

P: ¿Qué le explicasteis a estos músicos para que se unieran al proyecto?

Ana Sánchez: Queremos hacer la mejor Big Band de España. Empezamos como podemos pero queremos ser la mejor. Vamos a trabajar para ser la mejor. Queremos buscar una forma de sostenernos económicamente que permita que músicos que estén ya consagrados se quieran quedar con nosotros frente a otros proyectos que tengan. Eso no es fácil. Requiere una financiación que es muy difícil de conseguir. Estamos haciendo un trabajo de campo, despacito y sembrando gota a gota. Aparte del tema musical, Juan Ramón y yo vamos tocando por aquí y por allí y esperamos a que llegue un momento en que se haga realidad que el hecho de pertenecer a esta banda implique una serie de cuestiones fijas. Que no estemos dependiendo de un bolo, que los ensayos se puedan pagar y que el músico se quiera quedar porque encuentre aquí una estabilidad.

P: Es decir, que no sea estrenar en el Cervantes y se quede como un espectáculo en el olvido

Ana Sánchez: Esa experiencia es bonita de vivir, muy intensa y aprendes un montón de todas las cosas que pasan en medio pero da pena que se haga tantísimo esfuerzo, que se trabaje tanto y luego se pierda en un sólo concierto. Nosotros pretendemos que eso no vuelva a ocurrir. Somos conscientes que esto es un proyecto muy difícil de mover porque siendo tan numerosos y como están las cosas ahora mismo, si nos tenemos que ir a Madrid por ejemplo son 25 personas, instrumentos, alojamiento y comida, es complicado. Pero nosotros estamos en que eso se puede hacer. Lo que pasa que requiere una inversión extra en tiempo y tener claro que queremos hacer esto.

P: ¿Cómo va a ser el concierto del viernes 13?

Ana Sánchez: Tengo la emoción a flor de piel. Ayer estuvimos ensayando los números finales y a mi se me saltaban las lágrimas. Y ni estaba todavía bien empastado. Es un concierto muy gustoso de oír y muy interesante de ver. Es un musical light porque no tiene un texto teatral y hay dos actores que son los que se van a encargar de actuar. Luego estamos tres cantantes más que tenemos nuestra parte gestual pero no tenemos texto escrito con diálogos. Va a haber algo que si que ha sido una lucha mía de bastante tiempo. Aunque se traduzcan las letras de las canciones, porque se tienen que cantar en su idioma original, si va a haber pistas proyectadas que te digan qué es lo que se está cantando, bien con dibujos o bien con frases. Entonces el que no entiende lo que está sonando, si lo va a entender cuando lea lo que está apareciendo o cuando vea los dibujos de lo que está apareciendo. La idea es que las historias se cuentan no sólo a través de las tres o cuatro intervenciones verbales que hay, sino a través de la letra de la canción que incluso hay algunas que las hemos modificado para que cuadren con el musical. Hemos modificado no sólo letra, sino también arreglos para enlazar unos con otros. Unir unas canciones con otras que no tienen nada que ver. Otra cosa que se ha hecho es que la banda tiene incorporaciones de músicos que no son estrictamente de la New Sound Big Band pero que están traídos porque aportan un instrumento que era de la época. Hemos buscado la esencia para que tú la escuches, te suene y te imagines esas películas que has visto.

 

FestivalJazz3
Ana Sánchez durante los ensayos en el Conservatorio Superior de Música de Málaga

 

P: Vaya reto para vosotros

Ana Sánchez:  Un reto y, además, un descubrimiento. Cuando empiezas a escuchar repertorio de esa época era como muy chillón, con voces muy agudas. Tenemos temas de la mujer que le ponía la voz a Betty Boop que era muy pitosa y muy chillona pero una vez que te has metido en ese tipo de arreglos y lo escuchas fuera de ese sonido de grabación antigua, aquí en orquesta, es una pasada. Te entran unas  ganas de bailar enormes.

P: ¿Por qué tuviste esa iniciativa para que el público comprenda mejor las canciones a través de esas imágenes?

Ana Sánchez: En España hay una cultura de doblar y traducirlo todo. Me gustan muchísimo los musicales y allí existe un trabajo de dos partes artísticas, cuanto menos, el compositor de la música y el letrista. Las letras de los musicales buenos están trabajadas con una sutileza que te pone los vellos de punta y luego llegamos nosotros, en España, las traducimos y cambiamos todo el sentido. No sólo el sentido de las canciones sino el sonido. Están elegidas las palabras que tienen que terminar en cada frase musical para que suene como tiene que sonar. Aquí se justifica mucho con que la gente no lo entiende y yo siempre digo que en las óperas nadie traduce. ¿Por qué no se respeta igual en los musicales?. Cuando tú estás traduciendo, estás quitándole a la gente la posibilidad de avanzar. Si se mantiene el original y le das la información para que se entienda, le das oportunidad de conocer cosas que antes no conocían y de hacerse a un sonido. Le estamos quitando a las personas la oportunidad de tener una mente preparada, más plástica y flexible para entender otras cosas cuando lo damos todo doblado.

P: ¿Podremos escuchar jazz, blues…?

Ana Sánchez: Un estilo posterior al ragtime, en raíces del blues pero con alguna cosilla muy pura.  Con esa pureza de nuestro espíritu de búsqueda. Hay temas que van a ser más libres, otros más orquestales y otros que son tan divinos que te dan alegría de vivir.

P: Siguiendo vuestro Facebook, hemos podido ver ilustraciones de los autores de los temas que vais a interpretar. ¿Cómo ha surgido esto?

Ana Sánchez: Esto tiene mucho que ver con la obra. Lo que se ha podido ver en nuestro facebook es lo mínimo de lo mínimo. Son esbozos, cosas hechas muy rápido, para enseñaros un poco los dibujos que va a haber en el musical y que van a estar proyectados durante el mismo formando parte de la puesta en escena. Son espectaculares. Unos dibujantes de la Asociación de Sketchers de Málaga, Urban Sketchers,  pues hemos tenido la suerte de que se hayan entusiasmado con este proyecto porque hay unos pocos que la música, les vuelve locos. Han estado en ensayos con nosotros, tomando notas, viéndonos movernos y es increíble que con unos cuantos trazos, te cogen tu lado psicológico. Han hecho estudios sobre la moda de la época. Han hecho un trabajo de documentación importante Para mi gusto, son unos dibujos que son muy jazz porque tienen movimiento, fuerza e improvisación

Ana Sánchez me confiesa que suenan mejor cuando se ponen sus mejores galas para ir a escucharles y, como no, uno de sus principales objetivos será levantarles de sus asientos para que bailen al son de su música. Podrán disfrutar de esta experiencia y apoyar esta iniciativa este próximo viernes 13 de noviembre a las 23:00 en el Teatro Cervantes de Málaga. Quieren que haya una emoción estética en el ambiente aprovechando la gran cantidad de personas que les están ayudando en esta tarea. Y precedidos de la gran Esperanza Spalding, buen menú para esta jornada del Festival de Jazz

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter