SOSTENIÉNDOSE DE LA MANERA MÁS INSOSTENIBLE

En muchas ocasiones no nos percatamos de los grandes logros culturales que tenemos a nuestro alrededor. Estamos atentos a los mismos nombres de siempre o a la fama efímera de alguien que copa titulares y parece que monopoliza el protagonismo. El próximo jueves 12 de noviembre a las 23:00 en el Teatro Cervantes actúa un proyecto muy sostenible que ha conseguido ser el baluarte del jazz que se hace en Málaga. “La Insostenible Big Band” cumple diez años de supervivencia en este difícil mundo musical y nos prometen sorpresas y seguir superando retos en dicho concierto. Hablamos de ello con su director, Antonio Lara y el subdirector y pianista, Nacho Doña.

P: Lo más lógico para celebrar estos diez años era haber recuperado los grandes éxitos de “La Insostenible Big Band” y, sin embargo, habéis optado por ofrecernos un repertorio completamente nuevo

Antonio Lara: Todo el repertorio está renovado. Incluimos estilos de los años 20, 30, 50 o 60, es decir, que va a ser muy ameno con tres cantantes para que cada una haga sus pinitos y van a estar estupendas. Vais a disfrutar mucho con nosotros

P: ¿Nos va a sorprender de nuevo cantando en inglés?

Antonio Lara: Eso es un secreto. Mi inglés es tan refinado que entiendo que a la gente le cueste entenderlo.

Nacho Doña: A los conciertos viene siempre su club de fans, así que habrá que responderles con algo

Antonio Lara: Empecé con Frank Sinatra y en este último disco me atreví con Harry Connick, Jr.

P: Hablábamos de ese repertorio que en si ya es un reto como todos los que se propuesto “La Insostenible Big Band” desde que comenzó hace diez años

Antonio Lara: Nuestra intención siempre cuando vamos a un concierto es ir renovándonos. Si llevamos el mismo repertorio de hace siete años van nuestros familiares y poco más. Somos los mismos pero el repertorio, no. Yo creo que esta vez hemos cambiado y, además, mucho.

P: ¿ Y cómo ha sido esa evolución a lo largo de estos años?

Antonio Lara: Creíamos que esto era una iniciativa que no se iba a sostener pero nos hemos ido animando y los chicos han tenido un gran mérito de continuar y de ir evolucionando queriendo aprender. Si pudiéramos tocar todo el repertorio que hemos montado podríamos interpretar 130 o 150 temas. Eso es imposible. Nosotros lo que queremos siempre es hacer algo nuevo. Lo antiguo no es que sea despreciable pero, en cualquier momento, se recuperará. Y ya no lo hacemos solamente para el público, sino por nosotros porque si no perdemos el aliciente de seguir.

Nacho Doña: En cuanto haces un concierto de Big Band si que sabes que tiene que sonar algo de la época de los años 40 o 50, lo que pasa que ahora que justo cumplíamos diez años hemos intentado poner el punto de mira un poco más adelante, años 60, 70, incluso 80. El que nos escuche esta vez, va a notar un sonido un poco más avanzado porque el mismo cuerpo te va pidiendo más cosas. Y también siempre intentas darle algo nuevo a la gente que nos escucha para que no sea lo mismo que han oído. Eso es algo que en estos diez años lo hemos hecho bastante bien.

Antonio Lara: Vamos mezclando estilos como el swing o el funk que están siempre metidos dentro del estilo de una Big Band.

Nacho Doña: En diez años, no hemos hecho un tema en español y en este concierto cae uno

P: ¿Cómo habéis visto vosotros al público del jazz en estos años?

Antonio Lara: Nuestro público no era aficionado del jazz profundo, como algunos que somos más experimentados y podemos aguantar 15 minutos de improvisaciones. Ellos esperan oír canciones elaboradas, con cierta calidad, con nuestra potencia de sonido y que duren cinco minutos, como mucho. Vamos buscando esa variedad que creo que es nuestro estilo. Nosotros somos una banda de swing que entra dentro del jazz y que tenemos elementos que hacen muy buenos solos, improvisan muy bien y encajan perfectamente en un festival de jazz.

P: ¿Y cómo veis a lo que actualmente se está haciendo en el mundo del jazz?

Nacho Doña: Nosotros empezamos en el año 2005 y en Málaga no había movimiento de jazz. A partir de esa época, en el festival, por ejemplo, siempre venía gente desde fuera. En cambio, en los últimos festivales, casi la mitad de los que vienen se han formado aquí. Si es cierto que la petición de este tipo de música por parte de la gente de Málaga ha subido muchísimo en estos diez años. A fin de cuentas, la gente también va a los conciertos a ver lo que tú les puedes ofrecer y si, en estos últimos diez años, los músicos hemos tenido más interés por el jazz se ve que ha calado en la gente. La respuesta que hay ahora en el público de Málaga por el jazz es la que hemos conseguido en estos diez años.

P: Lo más importante de estos diez años, además de conseguir a este público, son los músicos que han pasado por vuestras manos y que habéis conseguido hacerles profesionales, que se cree una Escuela de Jazz y que se esté creando así una industria

Nacho Doña: Esto es casi lo más importante que hemos hecho en estos diez años. Gente que haya empezado hace diez años en La Insostenible Big Band, esté ahora estudiando jazz en Holanda, Bélgica o Polonia, es fantástico. Desde 2005, la perspectiva uno ha sido la perspectiva educativa.

Antonio Lara: De hecho, nosotros nos creamos como asociación que se llama “Música y pedagogía”. Hemos estado cinco años yendo a colegios e institutos de Málaga llevando dos proyectos: “el carrusel instrumental” donde enseñábamos varios instrumentos y “la mini Big Band” donde iba una representación de cada instrumento y llevábamos repertorio. Ahora parece que solo hay una escuela de jazz en Málaga y eso no es cierto. La Escuela de Jazz la creamos nosotros hace cinco años y, después, una que había fuera de Málaga ha llegado aquí y parece que esa es la única escuela. No tenemos que ver nada la una con la otra. Nosotros buscamos gente que le interese el jazz y estamos subvencionados por la Fundación Musical de Málaga, que es nuestro patrocinador, y aquí viene gente sin pagar nada y nosotros les hemos ido formando lo mejor que hemos podido con nuestra experiencia y nuestras actitudes. Allí se está haciendo otra cosa. Gente que está con nosotros en la Big Band, está yendo allí y es estupendo porque se siguen formando y hay gente muy bien cualificada allí. Nuestra Escuela ha integrado gente en la Big Band. Hay tenemos una cantera donde vamos metiendo gente.

Nacho Doña: A principios de 2010 fue cuando creamos la Escuela de la Fundación y continuamos con ella.

Antonio Lara: Ya hay preparados conciertos para diciembre en el Auditorio Edgar Neville de la Diputación de Málaga, en Navidad en la Plaza de la Constitución y también en Muelle 1. Los chavales disfrutan y nosotros disfrutamos de lo que disfrutan ellos. Y aparte de gente muy joven, en la Big Band nuestra, tenemos dos ilustres de la Banda Municipal, amigos míos, que no podían estar sin tocar, son Paco Pino y Miguel Ponce.

Nacho Doña: Lo bueno de “La Insostenible” en estos diez años es que hemos sido capaces de acoger a todo el mundo que se ha acercado. El guitarra puede tener 18 años y el saxo, 72 años.

P: Habéis conseguido combinar dos aspectos muy importantes: experiencia e ilusión

Antonio Lara: Y una cosa muy importante que no funciona en otras formaciones que es que no nos mueve el motivo económico. Porque si tuviésemos que vivir de esto, ya tendríamos que hacerlo de otra manera. Alguno de nosotros tenemos nuestros trabajos en el Conservatorio. Esto es una satisfacción personal que nosotros tenemos y que nos reunimos los fines de semana a ensayar dos o tres horas.

Nacho Doña: Lo realmente difícil no fue comenzar esto en 2005, lo complicado es cumplir los diez años. En una semana, podemos tener 52 conciertos de jazz en Málaga, es una pasada. Eso en Málaga hace diez años era impensable. Músicos que tocan con nosotros, van a tocar, a lo mejor, con cuatro o cinco formaciones más y eso es genial.

Con estas premisas y objetivos y garantizándoles que se lo van a pasar igual de bien que ellos en el escenario, no les va a valer ninguna excusa para perderse este concierto en el que se conmemoraran los diez años de “La Insostenible Big Band”. Va a ser el jueves 12 a las 23:00 en el Teatro Cervantes en el marco del Festival de Jazz de Málaga. Sostengan su bombín que ellos se encargarán de sostenerles sus mejores ilusiones musicales. Y que sea por muchos años sostenibles más…

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter