LA DEFORMACIÓN DE CUALQUIER ARTISTA ES ESTAR SIEMPRE MIRANDO EL MUNDO, FIJÁNDOTE MUCHO EN QUÉ HAY DETRÁS DE LA VIDA DE CUALQUIER PERSONA

Carles Torras ya es un viejo conocido de nuestro Festival. “Open 24 Horas” gustó mucho hace cinco años y en ese tiempo ha decidido emprender un nuevo proyecto escrito por Martín Bacigalupo, un actor que quiere hablar sobre el sueño americano y que no resulta con un “happy end” como nos lo venden en las películas. la cinta muestra a este aspirante a actor con la mirada perdida que se gana la vida como mozo de mudanzas y busca huecos libres para acudir a la iglesia evangélica. Ambos nos presentaron “Callback” que se presenta en la seción oficial del Festival de Cine Español de Málaga

Martín Bacigalupo. Fotografía de Daniel Fernández Sosa
Martín Bacigalupo. Fotografía de Daniel Fernández Sosa

P: ¿Cómo creaste a Larry, el protagonista de “Callback”?

Martín Bacigalupo: Internamente lo conocía bien o sabía como interpretarlo porque creo que haberlo escrito con Carles ayudó mucho. No tuve que formar parte de un proceso de realmente qué habrá querido decir el autor con estas líneas. Lo que sí fue un desafío fue aprenderlo, me hizo más fácil todo haber trabajado con Carles y su experiencia y con el resto del equipo. El estilo en el que la película está rodada que es que mi personaje está en todos los planos de la película era desafiante desde un punto de vista técnico. Desde un punto de vista psicológico, me era muy familiar. Espero que el público también se sienta familiarizado con eso, es la formación de compromiso que uno tiene que hacer para pagar las cuentas en vez de tu propia vocación.

P: ¿Por qué has tardado desde “Open 24h” a agarrar un nuevo proyecto?

Carles Torras: Han sido cinco años desde la última vez que estuve en Málaga. Doy las gracias al Festival por volver a creer en un proyecto que he vuelto a dirigir. Era un reto irnos a rodar esta película a Estados Unidos. Necesitábamos tiempo para poder planificarlo bien, luego el proceso de escritura de guión con Martín empezó sobre 2013 madurando la idea y ha sido largo porque mi intención era llevar este proyecto con total libertad y hacer la película que queríamos hacer sin tener que hacer concesiones de carácter comercial. La película es producida por mí y dirigida. Hacerla tan artesanal y cuidando cada pequeño detalle requiere tomarse más tiempo justamente para poder trabajar con mayor libertad y con mayor precisión.

P: ¿Habláis en “Callback” de esas rutinas diarias en las que no conseguimos trabajar únicamente de lo que nos gusta y tenemos que compaginar con lo que podemos para sobrevivir?

Carles Torras: La película habla sobre cómo se enfrenta un personaje a realizar su objetivo que es llegar a ser actor y tiene su día a día de un trabajo diario con el que tiene que pagar las facturas, también se habla de cómo en Estados Unidos esa visión del sueño americano de que uno puede conseguir lo que quiere es muy fuerte y culturalmente es muy arraigada. Además cómo este personaje llega a obsesionarse mucho con todo esto e incluso cruzar líneas que no voy a desvelar. Es una película que también habla el tema de la identidad, cómo uno quiere aparentar ser alguien que quizás no es.

Carles Torras. Fotografía de Daniel Fernández Sosa
Carles Torras. Fotografía de Daniel Fernández Sosa

P: Para apostar por esta idea, tenías que estar muy convencido

Carles Torras: Martín y yo coincidimos mucho en nuestra visión americana. Yo estaba viviendo allí, escribiendo el guión de otra película, y ahí fue cuando nos conocimos. De nuestra visión en común, surgió lo que representa querer y abrirte un camino dentro de cualquier campo. Hay muchísima gente que se intenta abrir un camino en Estados Unidos y lograr sus sueños y eso es un arma de doble filo.

P: ¿Pensaste en algo muy concreto cuando te pusiste a escribir este guión?

Martín Bacigalupo: Saqué cosas de mi experiencia como actor, también viviendo en Estados Unidos. Soy chileno pero vivo en Nueva York hace siete años. Había ido a muchas audiciones y con ese proceso de ir a castings, era algo que yo estaba familiarizado. La deformación de cualquier artista es siempre estar mirando el mundo fijándote mucho en qué hay detrás de la vida de cualquier persona. Nueva York es una ciudad fascinante para eso. Yo personalmente he estado prestando mucha atención a eso, me he traído a este personaje con el que me he topado viviendo ahí, que son muy símiles y que enriquecen como este paisaje cultural de Nueva York que es tan único. Es una ciudad muy dura para vivir en muchos sentidos y eso es lo que la hace tan enriquecedora y lo que le da las fuerzas a cualquier para seguir luchando

P: En tu momento, ¿te creíste el sueño americano?

Martín Bacigalupo: El sueño americano es una idea con la que me cuesta sentirme identificado pero si me considero ambicioso y con ideas concretas que quiero perseguir. Había estudiado psicología antes pero me fui a Nueva York para intentar esto. Vine con una idea muy clara y yo creo que me pasó a mí y a mucha más gente allá. La vida te da otras cosas y terminas haciendo otras. No me siento particularmente identificado pero si con la intensidad de perseguir mis ambiciones. Tener una idea clara, una meta que todos comparten en esa ciudad que es que no hay tiempo que perder. El personaje es claro en todo lo que hace.

Carles Torras y Martín Bacigalupo. Fotografía de Daniel Fernández Sosa
Carles Torras y Martín Bacigalupo. Fotografía de Daniel Fernández Sosa

P: ¿Cómo fue el rodaje de esas seis semanas en Nueva York?

Carles Torras: Fueron seis semanas en las que Martín está presente en cada uno de los planos. La película está narrada 100% desde su punto de vista. Trabajamos mucho previamente para poder tener la libertad  de encontrar las localizaciones, que no era fácil ni barato. Trabajamos mucho para poder comprar nuestra libertad y poder conseguir lo que queríamos. Trabajamos alargando el tiempo en el rodaje porque una película de nuestras características se suelen rodar muy rápido, en tres o cuatro semanas, pero por otro lado ahorrábamos en otras cosas para poder rodar más tiempo. Esa forma de trabajar se adecuaba más a lo que estábamos buscando. Un equipo más ligero con el cual te puedes mover de un sitio al otro y que te permite rectificar si ves que algo no está funcionando, realmente no repetimos nada pero trabajas de una forma que te sientes que cada paso que estás dando es sobre seguro.

P: Nueva York tiene esa capacidad que nos llega al que es turista y siente que todo allí es cine

Carles Torras: Nueva York es fascinante pero cuando te instalas allí, ves el lado duro. Es una ciudad terrible que en algunos momentos la sientes como un infierno. Nueva York está muy bien si vives en Manhattan y si eres una persona de éxito pero luego las personas que trabajan en restaurantes y en bares por siete dolares la hora y viven en guetos. Son las dos caras del sueño, el triunfador y el que está realmente luchando que tiene una vida muy dura y que, además, es una sociedad muy elitista. Cuando conoces esa otra cara, se puede convertir en una auténtica pesadilla conseguir tus objetivos en esa ciudad. Esa era la intención que hemos querido plasmar en la película.

Carles Torras y Martín Bacigalupo. Fotografía de Daniel Fernández Sosa
Carles Torras y Martín Bacigalupo. Fotografía de Daniel Fernández Sosa

P: ¿Qué posibilidades veis en el Festival?

Martín Bacigalupo: Me siento como un artista profundamente orgulloso de estar aquí y poder compartir el trabajo con la gente. Estoy expectante de las posibilidades que pueda traer el futuro.

Carles Torras: Tengo experiencias en otros festivales y te puedo asegurar que es de los mejores festivales a los que uno puede ir. Es algo increíble la organización y la calidad de proyección de las películas, pero hay una cosa que es más importante aún y es que es el festival más importante de España, en el sentido de que es algo absolutamente fundamental para el cine español. Si desapareciera el Festival de Málaga, no tendríamos el apoyo que recibe el cine español para los que nos dedicamos a esta industria. Hay que tener suficiente gratitud a un festival como éste. Creo que cada vez directores con mayor nombre, quieren venir a este festival, películas cada vez más importantes quieren venir a este festival y nunca le podemos estar suficientemente agradecidos los que estamos dentro de la industria del cine español.

“Callback” es el cuarto largometraje de este director, quien ya compitió en el certamen malagueño con sus dos películas anteriores, ‘Open 24h’ (2011) y ‘Trash’ (2009). El sueño americano lo transformamos en malagueño, esperando que esta experiencia y esfuerzo tengan un recorrido de mucho futuro. 

Si queréis escuchar el audio de la entrevista con Carles Torras y Martín Bacigalupo, sólo tenéis que pinchar en este enlace:

http://www.ivoox.com/entrevista-a-carles-torras-martin-bacigalupo-audios-mp3_rf_11330404_1.html

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter