SI YO TUVIERA QUE ESCOGER UNA HISTORIA QUE CONTAR PARA CREAR UN ESPECTÁCULO SERÍA LA DE NO DEJO DE VIAJAR CON TAL DE SEGUIR APRENDIENDO

Fotografía de Carlos Freire.
Fotografía de Carlos Freire.

Octubre va a ser un mes importante para la ciudad de Málaga. Se inaugurará el esperado y soñado Teatro del Soho Caixabank donde sabemos, a ciencia cierta, que Antonio Banderas ha invertido muchísimo para que su tierra pudiera tener espectáculos de la calidad de “A Chorus Line”, el musical con el que se inaugurará hasta el mes de enero y que entre sus actores cuenta con Fran del Pino interpretando a Don. No dudó en cogerse un avión desde París donde se encontraba trabajando para darlo todo en el casting y lograr el papel con el que podrá estrenar en casa y ver a su familia desde el patio de butacas. De todo ello, nos habló en esta entrevista.

P: Háblanos de cómo decidiste jugártela en este casting estando en París trabajando en un musical de Disney

Fran del Pino: Fue muy curioso porque yo he hecho muchas audiciones estando allí en París y llegó un punto en el que dije “no voy a hacer más audiciones, quiero vivir el momento y centrarme en mi trabajo en París porque no voy a salir de aquí, de momento”. Y la vida me pone en una situación en la que de pronto me empieza a llamar todo el mundo diciéndome que Antonio Banderas va a montar un musical, y yo no estaba interesado en ese momento en hacerlo porque, claro, me suponía problemas con la productora de Disney y arriesgarme mucho por algo que yo no sabía si me iban a coger o no, entonces dije que no me interesaba. De pronto me envían las condiciones y los requisitos de la audición, que era en Málaga, que estaría Antonio Banderas, que me había escuchado cantar y visto bailar y estaba muy interesado en verme y que estaban buscando chicos altos, que cantaran, que bailaran, que hablarán inglés y que fueran de Málaga, preferentemente. Yo pensé “basta que uno diga que no para que la vida te mande una situación así”. No me lo pensé dos veces. Tuve que venir a hacer dos audiciones, una primera ronda y una final. Fue duro y difícil, pero fue maravilloso.

P: ¿Cómo fueron esas audiciones?

Fran del Pino: Tú piensa que no estamos hablando de una audición normal. Piensa que yo entro por una puerta en la que hay miles de personas, y ya las personas que están ahí coreografiando y dirigiendo la función son personas de Broadway y son la élite de mi profesión. Gente con la que yo no pensaba cruzarme en mi vida y están allí dándote los “buenos días” y enseñándote a hacer el proceso. Entonces es algo brutal, es una emoción y decir “joder he llegado hasta aquí, así que tengo que hacerlo dando lo mejor de mi”. Si sale, sale y si no sale, ya sabemos cómo es este mundillo también. Fue increíble. Nos trataron genial. Fue muy duro, muchísimas horas de audición, muchísimas horas a tope y no te permites el hecho de parar durante dos minutos o sentarte. No. Es constante. Tengo una oportunidad, ya pararé. Si me voy a desmayar porque no puedo más de tanto bailar, ya me desmayo después pero saca fuerza de donde sea, y la sacas. Porque tienes una pasión y cuando yo pienso que me he venido desde París para este momento, no hay cabida a decir “estoy cansado”, es “mírame”, “estoy aquí”, “mira lo que estoy haciendo”.

P: ¿En qué pensaste en ese momento?

Fran del Pino: Yo sólo pensé en “necesito estar aquí”. Estaba oliendo lo que a mi me hace levantarme todos los días y estudiar para ser actor. Yo olía a gente de Briadway, olía a profesionalidad, olía a trabajo y olía a que me habían puesto la situación en bandeja. No hay cabida a “no te van a coger”. Parece que el universo confabula para crear lo que llevas soñando tiempo y te lo pone delante. De alguna manera dices “estoy aquí por algo y sé que tengo que estar aquí y que tengo que hacerlo”.

P: ¿Te preparaste específicamente para el papel de Don?

Fran del Pino: Me hicieron prepararme. En la primera ronda de audición yo tenía que venir aquí a Málaga a hacer una audición de danza, jazz y ballet, y entonces te escuchaban cantar un repertorio que es tuyo y que tu tienes el tiempo que necesites para preparártelo. Yo tengo mi repertorio, mis canciones de audición y yo dije “según los personajes que hay en el musical, me voy a preparar estos dos”. Se las canté y al día siguiente, ellos según tu perfil, cómo te ven, por físico, por voz y demás te proponen para uno de los personajes que ellos te ven. Me propusieron para Don y para Alan que es otro personaje que lo va a interpretar Pablo Puyol. Me propusieron para los dos y fue la verdad muy guay. Yo no me preparé para ninguno en concreto, son muchos personajes y muchos chicos diferentes, con perfiles muy distintos y cualquiera de ellos es fantástico porque tiene una historia. Tiene una historia que contar.

P: “A chorus line” por la historia es como la más apropiada para arrancar un proyecto de teatro como es el Teatro Soho Caixabank

Fran del Pino: Es nuestro día a día. Tengo que preguntarme en qué no me siento identificado con los personajes. Son un grupo de jóvenes que se presentan a una de las audiciones más importantes de Nueva York y es un director que dice “vale, te he visto bailar, me parece genial pero ahora cuéntame de ti, quiero saber a quién voy a coger para este musical”. Y es muy bonito ver cómo nosotros nos enfrentamos a esa situación que es constante, porque ahora voy  a trabajar con Antonio Banderas, pero dentro de un año se acaba este trabajo y volvemos de cero a ponernos la ropa de ensayo, a hacer una audición y a encontrarnos con miles de personas esperando a que nos cojan.

Fotografía de Carlos Freire
Fotografía de Carlos Freire

P: ¿Cual es la historia de Don?

Fran del Pino: Mi personaje me gusta mucho. En este musical las historias de los personajes son historias reales. Michael Bennett que es el coreógrafo de Broadway, reunió a sus amigos y les dijo de montar un musical pero se preguntaron “¿qué vamos a hacer?”. Y dijo, “voy a coger a mis amigos y que cada uno cuente su historia real y montamos un espectáculo”. Entonces mi personaje tenía una historia bastante dramática y como no podían meter dos historias dramáticas en una misma obra porque iba a ser demasiado pesante, meten la historia dramática de Paul, el personaje portorriqueño y luego la mía la tratan mucho más liviana. Así que mi historia es un chico que vive en Kansas, es muy de pueblo, muy enérgico, está casado y tiene dos hijos . Ha perdido un poco la ilusión por el teatro, le encanta cantar y bailar pero le encanta más que sus hijos puedan ir a un colegio y puedan comer. Entonces el personaje pierde esa ilusión porque necesita cuidar de su familia. La historia es muy bonita porque además la cuenta de manera muy graciosa. Contaba que cuando tenía 15 años, se empezó a meter en garitos de drogas, y trabajando empezó a tener un romance con una stripper por la que todo el mundo iba detrás de ella, pero la stripper era lesbiana y no lo sabía nadie, entonces él cuenta de una manera muy graciosa como los del pueblo le preguntaban que cómo estaba con ella, y él se inventaba historia de aventuras y de amor, y luego ella en realidad se iba con una camionera y él estaba pensando todo el rato en que no la viera nadie porque si no se le desmontaba toda la historia.

P: ¿Y cuál es la historia de Fran del Pino?

Fran del Pino: Si yo tuviera que escoger una historia que contar para crear un espectáculo sería la de no dejo de viajar con tal de seguir aprendiendo. La de “cojo mis maletas”. Desde que tengo 20 años me fui a Londres a estudiar, y sin saber nada con una beca que me dieron allí, yo no sabía inglés pero yo me lanzo porque “el saber no ocupa lugar” y yo tengo un objetivo que es que quiero ser profesional. Quiero ser muy profesional y quiero demostrar porqué me metí en esto y porqué tengo un compromiso con esto. Me fui para allá, me fui para Australia y París, y entonces es cierto que mis historia sería “cuanto echo de menos España, cuanto echo de menos Málaga”, y de tanto viajar uno se da cuenta cuando sale y cuando no se tiene lo que hay en el día a día, empieza a extrañar todas esas cosas y te das cuenta del valor que tienen esas pequeñas cosas. Estar lejos de tu familia. He estado muchos años viendo a mi familia una vez al año sólo y entonces esa sería, más o menos, mi historia. Y por fin esa historia se está haciendo realidad. Vuelvo a casa con un espectáculo y de la mano de un profesional como es Antonio Banderas.

P: Es importante tener a un referente como Antonio Banderas, pero lo más importante es que por fin puedes volver a casa

Fran del Pino: Totalmente. Yo lo primero que pensé cuando me llamaron para decirme que me habían cogido era después de cinco años fuera de Málaga, “vuelvo a casa por Navidad”. Y vuelvo a casa a comerme el cordero, a despertarme con los regalos de Reyes, a ver a mi familia sin tener que verles por Skype y para mi ese fue el regalo.

P: En esos años de distancia, creo que una de las conexiones más grandes que tienes con otra gran artista de tu familia que es tu hermana Gloria, es el sentido del humor

Fran del Pino: Yo siempre lo digo. Mi hermana porque es mi hermana pero ella es mi media naranja en esta vida. Allá donde voy tengo una conexión con mi hermana muy grande. Tenemos una cosa los dos que es que sin hablar, ya sabemos lo que nos decimos, nos reímos de las mismas cosas pero a carcajada limpia. Te estoy diciendo que los mejores momentos de mi vida los he pasado con mi hermana en el salón de mi casa, llorando a lágrima viva, tirados los dos en el suelo y por una estupidez. No tiene ni sentido pero es así.

P: En septiembre vais a tope ya con los ensayos, ¿has podido reponer fuerzas para ello?

Fran del Pino: Ya sabemos de primera mano que va a ser muy duro a nivel físico y vocal, pero sí, yo ya he descansado. Empezamos a mitad de septiembre y yo ya estoy descansado, así que por mi empezamos mañana. Ya estoy deseando empezar porque es entrar en una rutina, y lo que nos dijeron en la audición es que trabajar en “A Chorus Line” tanto en Broadway, como en Londres como aquí, no es sólo un nuevo trabajo es una nueva forma de vida, porque te va a cambiar todo el cuerpo, te exige mucha energía y mucho compromiso con el espectáculo. No puedo esperar. Yo quiero echar ya mis horas, matándome el cuerpo y la voz porque para eso trabajamos. Trabajamos para enseñar el arte que tenemos cada uno.

P: ¿Visualizas ese nuevo escenario que es el Teatro Soho CaixaBank con tu familia sentada en el patio de butacas?

Fran del Pino: Hay muchas veces que he soñado con ese momento. Lo visualizo pero es díficil un poco. No quiero pensarlo mucho porque entro en un terreno demasiado emocional pero eso tiene que ser una experiencia. El día que yo vea a mi familia en primera fila y yo actuando en un nuevo teatro, de la mano de Antonio Banderas que a mi además me llevan diciendo que iba a trabajar con él desde que tengo ocho años y yo decía “con la de cosas que está haciendo no lo comprometáis con eso”, y de pronto mira veinte años después.

P: ¿Te ha dicho alguna cosa él personalmente?

Fran del Pino: Si. Él había visto mi material antes de la audición, y él le comentó a mi representante y a mi familia que yo era precisamente lo que estaba buscando para este musical, que le encantó mi voz porque tengo voz de Broadway y esto me lo dice un hombre que ha protagonizado musicales en Broadway, películas en Hollywood y entonces te impone mucho. Lo más gracioso es que se me acercó en mitad de la audición, él a mi, no soy yo el que me acerco a él, y me dice “¿perdona tú eres Fran del Pino?”, y le digo “no no, perdona, tú eres Antonio Banderas”. Me dijo que estuvieron viendo todos mi material y que tenían un ojo muy bueno puesto en ti, y me deseó mucha mierda para la audición. Lo cual es un arma de doble filo. Cuando me llaman y estoy en París y me dicen que Antonio Banderas me quiere ver ya, pues yo me dije “¿ahora como voy yo a hacer una audición?”. Fui como un flan. Es un arma de doble filo porque gusta y es genial, pero claro una audición es algo que te la juegas todo a una carta y no hay cabida a si ha salido mejor o peor. Es o lo das todo o no estás aquí.

Fotografía de Carlos Freire.
Fotografía de Carlos Freire.

La temporada teatral del Teatro Soho Caixabank no podía empezar de una manera más acertada. La historia de “A Chorus Line” son cinco profesionales que quieren presentarse a protagonizar una obra en Broadway, sueños e ilusiones que quieren culminar dando lo mejor de ellos mismos encima del escenario. Así lo harán desde que comiencen los ensayos en septiembre, aunque si fuera por Fran del Pino empezaría ya mismo por los nervios y las ganas de adentrarse en este proyecto alabado por grandes profesionales del sector y con el apoyo de Antonio Banderas. “Todos somos especiales” reza este show, y así nos sentiremos todos cuando todo arranque en octubre. Qué ganas.

Si queréis escuchar la entrevista con Fran del Pino, sólo tenéis que pinchar en este enlace:

https://www.ivoox.com/entrevista-fran-del-pino-a-chorus-line-audios-mp3_rf_40034078_1.html

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter