TENGO UNA MEZCLA DE IRONÍA  Y OPTIMISMO FRENTE A LA VIDA. Y ESO ES LO QUE VUELCO EN MIS PELICULAS

Inés París es una gran conocedora y entusiasta de su profesión. Ha sabido dosificar e intensificar todo lo bueno que debe tener una comedia en “La noche que tu madre mató a mi padre”. Una divertidísima locura en la que encontró lo mejor de sus actores y sorprende con varios temas que se sacan a relucir durante toda la trama. Pudimos conversar con ella y estas fueron sus impresiones.

Inés París. Fotografía de Daniel Fernández Sosa
Inés París. Fotografía de Daniel Fernández Sosa

P: Respeto absoluto el que tienes al espectador al realizar una comedia como ésta

Inés París: Yo hago las películas que a mi me gustaría ver. Lo que hago en las películas es expresar mi propia visión del mundo. Tengo la ventaja de que de manera casi natural, debe ser una cosa genética, tengo una mezcla de ironía y optimismo frente a la vida. Esa mezcla es lo que yo vuelco ahí en las películas. La propia comedia es un género que permite lo referencial dentro del cine pero yo no la he hecho pensando en otras películas, yo la he hecho retratando el mundo que me rodea y como yo lo veo, y luego inventando y jugando. Pensando que me encanta ver películas en las que no sé que va a pasar y entonces eso es lo que he buscado.

P: ¿Cómo pudisteis rodar con un autobús?

Inés París: En la última reescritura de guión, cuando se me ocurrió el autobús me tronchaba yo sola de la risa y rezaba porque producción no me dijera que no se podía hacer. Peleamos y tuvimos el autobús. Lo malo fue que Eduard Fernández se entusiasmó porque él quería conducir el autobús y estábamos todos horrorizados porque lo tenía que hacer de noche. Lo hizo divinamente, se alió con el conductor real del autobús para que le enseñase a nuestras espaldas para cerciorar a todos que lo hacía muy bien. En el último camino hacia la casa en un giro, se llevó una farola.

Inés París. Fotografía de Ana Sonia Macías Martín
Inés París. Fotografía de Ana Sonia Macías Martín

P: Aparte de la gran dosis cómica de la película, va dejando mensajes que dan que pensar. Por ejemplo, el personaje de Patricia Montero expresa que ya con 30 años se tiene mucha edad. Y es verdad que es una sensación que las edades se valoran cada vez más bajas

Inés París: Nuestra protagonista, Isabel, es una mujer en un momento de crisis en su vida que, claro, le han pasado varias cosas tremendas. Una de ellas es que ha cumplido 40 años, esto parece increíble pero en el mundo de las actrices, y en el de tantas mujeres, parece cruzar una frontera a partir de la cual no existes. Hay muy pocos personajes interesantes para actrices maduras. Como si las mujeres no tuviéramos vida a partir de esas edades. Lo cual a mi me parece demencial. Luego además esta atrapada con un marido que no la aprecia en su inteligencia. Claro que seguro que la quiere pero no la valora. Y luego encima tiene un hijo adolescente que es uno de los momentos más duros en la vida de una mujer. De ahí nace su necesidad de tomar las riendas. Hay una critica evidente a la necesidad de hacer personajes femeninos de cualquier edad y que sean realmente complejos, variados e interesantes como comos las mujeres.

Inés París. Fotografía de Daniel Fernández Sosa
Inés París. Fotografía de Daniel Fernández Sosa

P: ¿Cómo ha sido el trabajo con los actores?

Inés París: A mi me gusta mucho dirigir actores. Yo me lo paso pipa. Les quiero y les respeto muchísimo. Yo vengo del teatro, que es texto y actores. Cuando me encontré en el mundo del cine que parecía que todo ese tinglado técnico se comía esa parte tan esencial que es el alma de una película, contra eso siempre he protestado. Lo que quiero es que en el rodaje yo tenga tiempo de trabajar con ellos. Ha sido un equipo muy creativo. Se han ayudado mucho unos a otros.

P: Háblame de esa primera escena en la que la actriz se desvive durante dos horas para lograr un papel en un casting

Inés París: Estoy harta de los pedantes. Me parece una prueba de ignorancia bestial. Realmente la relación que tenemos que tener con la cultura es una relación de proximidad. La cultura es parte de nuestra existencia. No es una cosa instalada en la Academia. Aquellos que no saben ver que el propio Cervantes era un autor de comedias que estaba a nuestro lado, es gente que no sabe de verdad lo que es la cultura. Ella está enfrente de un director que es un pedante y un tonto que lo que hace es torturar a los actores.

Inés París. Fotografía de Daniel Fernández Sosa
Inés París. Fotografía de Daniel Fernández Sosa

P: En rueda de prensa dijiste que te inspirabas mucho en lo que te contaban tus propias amistades, ¿te han dejado de contar esas historias?

Inés París: Cuando hago televisión más que cuando hago cine porque en las películas se tarda más. En televisión estás todo el rato retroalimentándote de lo que pasa porque necesitas muchos argumentos y ahí si que hubo una época. Yo creo que ya han pasado años y la gente se ha dado cuenta de que tu coges cosas de la realidad pero que cambian tan profundamente que tampoco es que estés relatando exactamente lo que estás viviendo. Sin duda, sigo siendo realmente una cazadora y todo el rato estoy pendiente.

Me hace gracia que Inés se reflejara en su personalidad en el personaje de Eduard Fernández y los constantes homenajes que pone en sus películas hacia personas queridas como es el caso del nombre del personaje de Belén Rueda que es el mismo que el de su hermana. Detalles que hacen más personal este proyecto y, por supuesto, apostar por su manera de ver las historias que esperamos tengan su resultado en esta edición del Festival de Cine Español de Málaga y una larga trayectoria en las salas de cine.

Si queréis escuchar la entrevista a Inés París, sólo tenéis que pinchar en este enlace:

http://www.ivoox.com/entrevista-ines-paris-la-noche-mi-audios-mp3_rf_11285003_1.html

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter