UNA IGUALDAD DE GÉNERO EXCITANTE

El mes de junio ha empezado con mucha innovación teatral tanto por un espacio de nueva apertura llamado Urte Teatro como por la obra que podremos disfrutar allí durante todos los fines de semana. Se trata de “Quartet” un proyecto que ha vuelto a reunir a la directora, Itziar Fernández, junto a los actores Pilar Aguilarte y Nahuel Cardozo. En ella, dos personajes que reconoceréis enseguida explican su manera de intimar y jugar sexualmente entre ellos pero lo más importante es su propia evolución y cómo podemos ver reflejadas unas sensaciones muy arriesgadas en cuanto a la temática pero también logrando despertar a ese espectador dormido que recibe todo de una forma muy sencilla. Pudimos hablar con este equipo teatral al finalizar la función.

P: Habláis de la igualdad de género utilizando algo que nos apasiona a todos como es el sexo

Nahuel Cardozo: A nosotros lo que nos interesaba con esta obra, porque llevábamos ya tiempo investigando sobre los diferentes géneros, era esa igualdad. Ver cómo un hombre que hace una serie de acciones iguales a una mujer socialmente se ve de manera diferente pero realmente lo que hacen es lo mismo. Queríamos huir de esas etiquetas sociales, una mujer que se acuesta con muchos hombres tiene una etiqueta y un hombre que se acuesta con muchas mujeres tiene una etiqueta muy diferente

Pilar Aguilarte: Ha sido cero prejuicios. Si algún prejuicio sale es porque lo aporta el público. Quisimos eliminar todo y ser lo más neutros posibles.

Itziar Fernández: La obra está basada en la novela “Las amistades peligrosas” que la idea que tenía el escritor era vengarse de ciertas mujeres que le habían hecho daño a lo largo de su vida. El autor hace una cosa muy interesante que es darle una vuelta a ese texto original y quedarse sólo con los dos personajes principales. El dramaturgo lo que hace es plantearlo desde una igualdad total diciendo que ya será el público el que juzgue a la mujer o al hombre, simplemente por los actos o por los tapujos que tenemos en la sociedad, ya sea de un siglo o de otro.

P: ¿Qué es lo que más os atrajo del texto?

Itziar Fernández: La obra como todo texto que está bien escrito, tiene muchos temas que tú puedes resaltar en tu propuesta. Dentro de todos esos temas, me interesaba resaltar esa igualdad. Por eso, ellos van vestidos prácticamente iguales y no hay ningún elemento extra en la puesta en escena. Yo quería eliminar todo lo que fuera extra corpóreo y quedarme sólo con el actor “desnudo”, sin máscara. Valiéndose de su cuerpo y de su voz. Otra cosa muy importante es que no caracterizaran la voz porque ya sólo con caracterizar el cuerpo no caes en el cliché. Se ha buscado siempre la naturalidad, dar solamente ciertos matices en la construcción física que ya nos llevan a pensar en otro género.

P: El riesgo es la total concentración y entrega que tiene que tener el espectador para dejarse llevar por vuestra propuesta

Itziar Fernández: En nuestra compañía que es RE Teatro, siempre teníamos claro que queríamos un público activo. Queremos que el público piense y vamos a intentar dejarlo lo más claro posible siempre, pero no hacerlo fácil.

Nahuel Cardozo: A nosotros nos interesa más generar preguntas en el público y no darle respuestas. Generar preguntas que, poco a poco, con el desarrollo de la obra el público va dándole respuesta por si mismo.

Pilar Aguilarte: El público ve, decide, reflexiona y se implica. Tú estás viendo cosas y tú decides por ti inclinarte a un lado u a otro. Nosotros solo mostramos.

P: Son dos personajes fuertes que se prestan a que el público se logre dejar llevar

Itziar Fernández: Tienes que entrar en el juego de los dos. Una vez entras y eres partícipe de ese juego, también juegan contigo.

Pilar Aguilarte: Nos olvidamos siempre que estamos acostumbrados a ver teatro pero es que el teatro son actores, un espacio y un público. Esa conexión no se puede perder. Si yo voy a ver teatro y me deja indiferente, el público va a ser algo pasivo como una butaca vacía. La gente se cree que es el actor el que tiene que hacer para el público pero cuando estás en el otro lado sabes que das al público como el público te da. Yo creo que eso también es muy importante.

Nahuel Cardozo: De esa manera, el público entra en la acción. El público se ve en el lugar de los personajes y lo coloca en el lugar de la decisión. Dice ¿qué haría yo? o ¿cómo me comportaría en esta situación?. ¿Esto me está gustado? ¿me está pareciendo revulsivo?. Entra un juego mental en el público que la gente sale, comenta y piensa. Eso es lo que mas nos interesa.

Cartel de la obra.
Cartel de la obra.

P: Siempre con este tipo de obras se puede caer en lo zafio y lo burdo al hacer escenas de alto contenido sexual pero en vuestro caso la pasión está mezclada con lo sugerente

Itziar Fernández: Eso ha sido muy complicado porque les decía “tocaros, pero tocaros de verdad”. Hay una línea muy fina que te puedes ir a la vulgaridad. Siempre les decía “comeros al público, no os tenéis que seducir entre vosotros, los personajes son tan fuertes y tan potentes que tenían que ir más allá, seducir al público”. Tenéis que conseguir que toda persona que venga a vernos, quiera follar después. Que piensen que ellos dos tienen algo, un imán ahí que les atrae.

Nahuel Cardozo: De esas personas que tú ves por la calle y dices “es atractivo, no sé que tiene, no sé si es más guapo o menos guapo, pero tiene algo”.

Iztiar Fernández: También hemos trabajado ejercicios de cerrar los ojos y simplemente tocarnos. Sin hacer nada. Sólo nos vamos a tocar y vamos a sentir de verdad las partes del cuerpo del compañero.

Nahuel Cardozo: O ver que parte del cuerpo nos gustaba de la otra persona a través del tacto. Eso nos ha ayudado mucho porque rompíamos barreras. Nosotros habíamos trabajado juntos pero siempre cuesta romper esa barrera corporal. Ha sido muy importante eso, el poder naturalizarlo. Todo el mundo tiene esos juegos mentales, fantasías o pensamientos de más o menos deseo, entonces queríamos naturalizar eso.

Pilar Aguilarte: El sexo ya suele ser un tabú de por si. Al igual que los prejuicios, el público iba esperando un desnudo porque se veía mi espalda en el cartel

Itziar Fernández: Aquí, desde mi punto de vista, no esta justificado que alguien se desnude. Ya lo hicimos en nuestra anterior obra. Y aquí no es necesario, el desnudar es cuando no tienes nada con que suplir lo que significa ese desnudo para que impactara de verdad al público.

Nahuel Cardozo: A mi me atrae mucho más sugerir que ser explícito.

Iztiar Fernández: En ese ejercicio que te comentaban, la parte que salió que les gustaba más eran los pies. Pero les servía a ellos mucho como actores. Cada vez que hay un tocamiento de pies, les recordaba lo importante que era para ellos los pies.

P: ¿Qué os han aportado vuestros personajes?

Nahuel Cardozo: Muchísimas cosas. El sentir que tengo que atraer a todo el mundo. El sentirme deseado. El sentir que, cada vez que hago algo en escena, todo el mundo me está mirando, todo el mundo está pendiente de cada movimiento que hago y de cada cosa que digo. Esa idea es la que más me ronda en la cabeza y me sirve mucho. Luego, el trabajar el contacto con ella y sentirla. Es como un imán muy grande que tiene mi personaje. Es un deseo muy grande el que tiene hacia ella hasta tal punto que son de esas relaciones que jamás terminan de saciarse esa pasión.

Pilar Aguilarte: Hicimos también un ejercicio de ver que pasaría en un día cotidiano de nuestros personajes. Y yo soy la primera que me posiciono con mi personaje pero es que llegaba un momento que sabía que esa tensión tenía que estar. Sabes que no va a pasar nada pero tiene que estar. Era muy interesante trabajar esa cercanía. A mi me decía la directora que tenía que ser un ángel de Victoria Secret.

Itziar Fernández: Sobre todo con esa frase de “bienvenido al pecado”. Yo le decía “cuando te mires al espejo, tienes que sentirte la mujer más guapa de la faz de la tierra”.

Pilar Aguilarte: Ella al principio es la dominadora pero esa evolución del “ahora te estoy manejando” porque ahora parece que ella es superior o ella está tratándolo así al “reconozco que te he amado”. Eso ha sido muy difícil porque ella tiene un estatus que es el mismo que tiene él, pero ella lo sabe en todo momento pero no se lo reconoce a él. Él no sabe que ella está realmente igual que él.

Nahuel Cardozo: El monólogo final es de las partes que más disfruto en la obra porque está cargado de tanto sentimiento. Está todo lo que no se han podido decir.

Itziar Fernández: Ahí es donde quise remarcar más esa igualdad. Realmente el monólogo está en femenino pero yo quería que él fuera todavía más masculino que el resto del tiempo en escena. Ahí es donde la propuesta y la idea alcanza una evidencia mayor.

Para comprender y vivir todas estas emociones que el equipo artístico de RE Teatro nos ha explicado, lo podéis hacer en Urte Teatro (Plaza San Marcelino Champagnat). Allí podréis ver “Quartet” los viernes y sábados a las 21:00 y los domingos a las 20:30. Una experiencia única, sensual y que despierta un buen regusto en el espectador que se decida a contemplarla. Me alivia que haya compañías que se interesen por hacer un teatro de estas características más especiales que también hacen falta para reflexionar sobre nosotros mismos. 

Si queréis escuchar la entrevista con Itziar Fernández, Pilar Aguilarte y Nahuel Cardozo, sólo tenéis que pinchar en este enlace:

http://www.ivoox.com/entrevista-itziar-fernandez-pilar-aguilarte-nahuel-cardozo-audios-mp3_rf_11799108_1.html

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter