ES MÁS FÁCIL IDENTIFICARNOS CON LAS PERSONAS QUE SOMOS HOY EN DÍA QUE CON LOS PERSONAJES QUE ESTÁN PLANTEADOS DESDE LOS CUENTOS CLÁSICOS

El equpo de "Grimm" durante nuestra entrevista. Fotografía de Irene Muñoz.
El equpo de “Grimm” durante nuestra entrevista. Fotografía de Irene Muñoz.

¿Recordáis esa época en la que soñábamos con que nuestra vida fuera de cuento? ¿Alguna vez te preguntaste aspectos que no se han correspondido con la realidad que nos hacían creer? Esta premisa ha sido de la que parte el director y creador del guión de “Grimm”, Jamp Palô, encontrando a través de dos musas protagonistas que fueran las verdaderas narradoras de personajes infantiles muy reconocibles pero que expresan dilemas actuales. Tanto él como las dos actrices de las que podemos disfrutar en este montaje, Lucía G.Lara y Cristina Jiménez, nos cuentan todas estas particularidades en nuestra entrevista.

P: ¿Qué significa “descuentar”?

Jamp Palô: Quitarte todos los cuentos que te han contado de pequeño y decirte la verdad de muchas cosas. Parece que todo el mundo vive en un cuento constante. En la obra lo decimos, que hay muchos “sastrecillos valientes”, muchas “bellas y su bestia”, muchas “Blancanieves” o muchas “Cenicientas”. Como decir lo de “que vivan felices y coman perdices” que nosotros decimos que “en la vida real las perdices se convierten en cerdos, y la felicidad es sólo pasajera, no hay nada para siempre”.

P: Si pensabais como actrices en llegar algún día a ser personajes de cuentos, no sé si realmente lo que soñasteis era ser los que hacéis en “Grimm”

Lucía G.Lara: A mi me gustan muchísimo los cuentos. Llevo haciendo cuentacuentos desde que empecé a hacer teatro con 18 años, y la verdad es que me gusta mucho porque me gusta más de lo que yo me imaginaba que me podía gustar hacer un personaje de cuento, porque tiene una perspectiva muy diferente y que creo que es más fácil identificarnos con las personas que somos hoy en día que con los personajes que están planteados desde los cuentos clásicos.

Cristina Jiménez: Yo he crecido en el mundo de los musicales entonces yo veía las películas Disney de pequeñita, sobre todo la Bella que era mi favorita, pero la verdad es que esta propuesta me parecía muy interesante porque desmitifica todo lo que en la infancia nos han enseñado y es muy importante porque es lo que contamos en la historia, hay que reeducar lo que ya nos han enseñado porque creo que los valores que contaban los cuentos pues no eran los adecuados para la sociedad.

P: Los niños de los 80 hemos vivido una realidad con respecto a nuestra infancia, que los niños actuales no tienen porqué identificarse con esas mismas certezas de las que nos hablaban, e incluso está bien que nosotros las revisemos

Jamp Palô: Yo creo que en los cuentos se refleja mucho la sociedad del momento en que se cuentan. Disney reinventó a “La bella durmiente”, y “La bella durmiente” es una muchachita que la manejan como si fuera un titiritero. De hecho en la película sólo tiene 13 frases y es la protagonista. Es que da mucho que pensar de la sociedad de entonces. Y “Blancanieves” era la belleza personificada y la mujer perfecta, y tiene que barrer para toda la gente.

Cristina Jiménez: En realidad tenemos la imagen de las princesas perfectas y también si te das cuenta casi todas las villanas son mujeres también. El hombre sólo sale como príncipe azul o como padre bondadoso. En todos esos cuentos que se contaban era la mujer perfecta o la mujer bruja. Y el hombre siempre es el que rescata y el que es necesario para nosotras, porque el sueño era casarte con un príncipe. No es cumplir tu deseo de sentirte realizada, si no casarse. Ese es el sueño de toda princesa y con 16 años ya las casaban.

El equpo de "Grimm" durante nuestra entrevista. Fotografía de Irene Muñoz.
El equpo de “Grimm” durante nuestra entrevista. Fotografía de Irene Muñoz.

P: ¿Cuando empiezas a darte cuenta de esto y a crear “Grimm”?

Jamp Palô: De pequeño cuando vi “Cenicienta” y me leí “Cenicienta”, lo primero que pensé fue “¿la niña que número de zapato tiene?, ¿no le cabe a nadie más?”. A partir de ahí, me dio por leer “La cenicienta” de los Grimm, y dije “madre del amor hermoso”, porque en la versión de los Grimm las hermanastras con tal de conseguir el puñetero zapatito de cristal se cortan los dedos de los pies con tal de que encajen en ese zapato que no les corresponde, y por conseguir a un príncipe que les da el poder. Es una cosa muy loca. Y la lectura que se hace es muy de entrar con calzador en el amor. Para mi fue como “¿qué me estás contando?”. Y “Pinocho” para mi es una putada, conforme avanza la historia quiere volver a ser marioneta que es algo que se explica en “Grimm”. Hay muchos cuentos que no empiezan ni terminan donde está el “Érase una vez” o el “Colorín Colorado”, que lo decimos también muchas veces en la función. Los cuentos son parte de una historia pero es que en esa historia convergen muchas más.

Lucía G.Lara: Me parece muy interesante la propuesta de Palô porque ha cogido y ha dicho “vamos a hacer una versión de los cuentos desde otra perspectiva, además para adultos”. Con los niños los personajes son personajes arquetipos que representan el bien o el mal, o lo que entendemos como conceptos de bondad y maldad, pero cuando él los ha enfocado para adultos, ha tenido que darles tridimensionalidad a esos personajes, entonces ya no son personajes que sean buenos o malos. A mi la verdad es que es lo que me parece más interesante porque estás viendo una perspectiva y los diferentes motores que le llevan a esos personajes a tener los objetivos que tienen.

P: ¿Qué personajes vamos a ver aquí en “Grimm”?

Lucía G.Lara: Vais a ver a Cricri y Lulu que son dos musas que inspiran las historias a los autores y, de repente, se plantean qué pasa con esas historias que han inspirado. Entonces a partir de ahí, se va a desatar toda la trama y vamos a entrar a revisar “La bella durmiente” que es Aurora con Maléfica, “Blancanieves” que es con Regina, la madrastra malvada, y “Caperucita” con “El lobo”.

P: El trabajo vuestro entre bambalinas con tanto cambio diferente de personajes tiene que ser un reto muy atareado

Cristina Jiménez: Es un trabajo muy duro porque son cuatro personas en una hora y cuarto, pero no personajes cualquiera. Tú pasas de ser una musa, que es un ser y un ente, a de repente ser personajes de cuentos. Entonces son tres personajes de cuentos que no tienen nada que ver, absolutamente unos con otros. Y además vais a ver en la obra que hay progresión. Primer cuento es más light, el segundo es un poco más intenso y el tercero es muy gore. La tensión va creciendo también y ha sido un trabajo muy difícil tanto de voces, como corporalmente y aparte emocionante porque la historia de las musas, desde mi punto de vista, es muy tierna y ya descubriremos a ver que pasa. Falta una de las musas, hay que decirlo, éramos tres musas mujeres y una de ellas fue valiente y se arriesgó, y desapareció.

Jamp Palô: Lo bonito que tiene esta obra es que ha nacido desde el cariño porque nosotros llevamos mucho tiempo trabajando juntos, y siendo familia. Tenemos la suerte de trabajar con familia. A Cris la conozco desde hace muchísimo tiempo, y nos vemos y sabemos qué estamos pensando. Yo a nivel de director sé perfectamente qué carece Cris o qué carece Lucía, y viceversa. Nos conocemos muy bien dentro del trabajo y fuera. Esta obra nació sólo y exclusivamente para ellas. De hecho, Lulu es Lucía y Cricri es Cristina. Eso también dice mucho. Y la tercera es Dandan que es otro amigo nuestro, que es Dani. Entonces estamos ahí siempre continuamente en familia, porque los cuentos son para la familia también.

Jamp Palô y Lucía G.Lara durante nuestra entrevista. Fotografía de Irene Muñoz.
Jamp Palô y Lucía G.Lara durante nuestra entrevista. Fotografía de Irene Muñoz.

P: Mejor trabajar así en familia para hacer apuestas tan arriesgadas como ésta

Jamp Palô: Más que arriesgadas, yo creo que son comprometidas. Porque el riesgo siempre está en una obra teatral, ya sea una comedia liviana o tal. Pero es que “Grimm” es muy comprometida socialmente porque habla de temas un poco peliagudos que hay en la sociedad como es la sororidad. Ese concepto que parece tan moderno, ha existido desde hace años luz. La ayuda entre mujeres para las mujeres. También dentro de la pieza hay otros conceptos como la explotación o la desigualdad laboral. Ayer hablábamos también de otros temas que yo no había visto siquiera.

P: Eso también es interesante porque el público también puede captar sus propios mensajes

Cristina Jiménez: Cuanto menos, se sorprenden. Un poquito tocaditos, yo creo que se van. Es importante que rescatemos las ganas de contar cuentos. En esta sociedad en la que los niños ahora están con las maquinitas, se está perdiendo la tradición de contarle cuentos a tus hijos. Ahora queremos concienciar de que si van a contar, dejar de contar cuentos empalagosos y contar cómo son de verdad. Porque luego le creas al niño una imagen de que tienen que ser un príncipe o muchas más cosas. Primero siéntate a contarle cuentos y no pierdas esa tradición de contarle cuentos, y segundo que cuando se lo cuentes, le cuentes un cuento que se adapte más a la vida real, no intentemos idealizar porque luego se llevan la decepción.

Lucía G.Lara: Yo estoy muy de acuerdo. Creo que también viene muy bien que te pares a pensar, “¿oye yo que cuento, cuando le cuento un cuento a un niño porqué le cuento ese y no otro, y cuando le transmito esos contenidos, por qué y de qué manera?”. Eso me parece muy importante que las musas, de repente, se lo planteen en un momento dado.

Cristina Jiménez: Quizá ellasno  sean las que tengan que seguir vigilando que todo esté correcto, los que deben hacerlo es la humanidad y la gente que los cuenta.

Jamp Palô: ¿Sabes que me he dado cuenta durante las funciones?. Que “Grimm” no deja de ser un cuentacuentos. Y es curioso porque igual que los niños cuando tú les cuentas un cuento se te quedan mirando fijamente, hay gente en el público que se queda igual, entre aterrada, sorprendida y embelesada. Porque aquí jugamos siempre con muchas cositas pero concretamente con partes de humor, crueldad, un texto poético, un ambientación que te recuerda a un bosque encantado y entonces eso te entra por los ojos, por la piel y por todos los sentidos. Al fin y al cabo, de eso se trata un cuento. De que te llene y lo visualices, y es muy bonito ver a gente así de verdad.

Lucía G.Lara: En la sala Maynake estamos súper agusto y nos han acogido como en casa. Es una sala con un espacio muy cómodo, familiar y maravilloso. Y la verdad es que creo que influye también el espacio y la obra en sí. Yo noto al público muy enganchado, y es una obra larga de hora y veinte que yo cuando soy público en el teatro me cuesta estar una hora y veinte, y la verdad que noto a la gente muy conectada y muy pendiente, eso es muy bonito.

Cristina Jiménez: El texto exige estar pendiente. Es un poco que como te vayas una mijilla, te pierdes.

Lucía G.Lara: El primer día que me leí el texto, más o menos tardé lo mismo con el texto en la mano que con el diccionario en la mano.

Cristina Jiménez: Jamp Palô tiene una manera de escribir muy bonita y muy poética que yo creo que es verdad que hay que detenerse, a veces, para entender, pero es un gustazo. Cogeras cosas y entenderás cosas, pero cuando vayas a tu casa podrás reflexionar de todo.

Jamp Palô: Yo quiero dar las gracias en nombre de Duermevela Teatro y Copo Producciones porque sin espacios así como la sala Maynake, de verdad que las compañías locales no tendríamos sitio para desarrollar todo el talento que hay en todas las compañías que hay en Málaga. Esta gente apoya desinteresadamente, le llevas tu proyecto. Cuando la sala está “vacía”, te apoyan más y si está llena, comparten tu alegría. Te alaban continuamente y apoyan muchísimo tu trabajo.

Cristina Jiménez durante nuestra entrevista. Fotografía de Irene Muñoz.
Cristina Jiménez durante nuestra entrevista. Fotografía de Irene Muñoz.

Esto es un buen adelanto de todas las muchas sorpresas que os vais a poder encontrar en los dos últimos pases de “Grimm” dentro del Centro Cultural Maynake, que por cierto nos ha encantado reencontrarnos con este espacio que sigue realizando una labor cultural importantísima. No os podéis perder este relato de Cricri y Lulu tanto el sábado 23 como el domingo 24 a las 20:00, y así descubriréis que hay mucho más allá de los cuentos felices que comen perdices. Es impresionante la escenografía que nos plantean siendo la que podías imaginar en tu cabeza, aderezada con una buena y contundente moraleja final que suena mejor que el colorín colorado, este cuento se ha acabado.

Si queréis escuchar la entrevista con Jamp Palô, Lucía G.Lara y Cristina Jiménez, sólo tenéis que pinchar en este enlace:

https://www.ivoox.com/entrevista-jamp-palo-lucia-g-lara-cristina-audios-mp3_rf_32625376_1.html

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter