LA TERAPIA DE LA PINTURA

El motivo por el que un artista decide iniciar un trabajo puede ser muy variado y, en ocasiones, inexplicable. Jose Luis Jiménez Pegüi encuentra en sus lienzos una manera de liberar lo que siente y buscando una base con la que poder empezar su técnica de deconstrucción, escogió a Caravaggio y muchos de sus cuadros más conocidos para realizar su propia pintura. El resultado lo podéis disfrutar esta tarde a las 20:00 en un acto que va a reunir pintura, poesía y música en Mainake Vinos y Gourmet en C/Victoria, 45. Nosotros hemos tenido la ocasión de hablar con él en esta entrevista

José Luis Jiménez Pegüi. Fotografía de Silvia Laserna
José Luis Jiménez Pegüi. Fotografía de Silvia Laserna

P: ¿Te has encontrado en Mainake Vinos y Gourmet como en casa para exponer tu obra?

José Luis Jiménez Pegüi: Yo estoy encantadísimo no sólo por el valor humano de Silvia y de Jose Antonio (propietarios del local), sino porque creo que estamos partiendo de un templo de Baco donde hay un maridaje entre los caldos que venden y la cultura, los artistas y el arte que se vende aquí. Como sitio alternativo, es muy interesante porque mi experiencia con los sitios oficiales siempre ha sido muy nefasta. Nos llevan rechazando y llevamos toda la vida pintando en Málaga así que estos son los sitios alternativos que hay que buscar. Yo me alegré mucho cuando vi lo de la Cruz Verde porque los solares los han decorado de una forma muy bonita, si tener ningún apoyo oficial como si ha tenido el Soho que no ha salido como querían ellos, quizá por mala política o por lo que sea.

P: ¿Qué es esta exposición que estoy viendo alrededor nuestra?

José Luis Jiménez Pegüi: Yo deconstruyo a Caravaggio. Cojo sus originales y copio el contorno del dibujo, lo encajo a un 95% porque no soy muy buen dibujante y, a partir de ahí, ya empiezo a serle infiel totalmente. Rompo y hago otra historia. Algo que él hizo en el s.XVI lo hago yo en el s.XXI. ¿Por qué Caravaggio?. Por su vida tan convulsa y triste llena de dolor por los rechazos que tenía por su impetuosidad. Y también porque rompe con los manieristas apostando porque la luz pudiera venir de los laterales y crear esa sombra formando el tenebrismo que es lo que él consigue. A partir de ahí, se pinta ya de otra forma. Incluso Velázquez y Zurbarán creo que se influyeron de Caravaggio.

P: Te inspiras en Caravaggio buscando luego tu originalidad

José Luis Jiménez Pegüi: Para pintar como pinta todo el mundo, no me interesa. Lo he llegado a hacer porque en el aprendizaje se parte de Altamira. Yo lo rompo enteramente porque necesito una creatividad dentro del cuadro. Incluso los colores los despego del tenebrismo.

P: Has mencionado que no eres buen dibujante. ¿Un pintor puede no ser un buen dibujante?

José Luis Jiménez Pegüi: Por supuesto. Hay que tener un concepto de las proporciones pero eso es diferente a desarrollar las anatomías o los movimientos. Yo encajo el dibujo pero si después tuviera que trabajar la anatomía, la expresión o las miradas posiblemente sería el cuadro el que me llevaría a mi. No podría dominar al cuadro. Antes de meterme en esta fase, llevo ya unos cuantos años que yo era un expresionista surrealista pero porque son trazos que sacando el efecto, te vale. Con los barrocos, ya no puedo porque ellos hacían estudios perfectos.

José Antonio Guerrero (Mainake Vinos y Gourmet) y José Luis Pegüi. Fotografía de Silvia Laserna
José Antonio Guerrero (Mainake Vinos y Gourmet) y José Luis Jiménez Pegüi. Fotografía de Silvia Laserna

P: ¿Cuanto tiempo llevas pintando?

José Luis Jiménez Pegüi: Mucho. Desde los 17 años. Yo tenía una insatisfacción muy grande conmigo mismo y me aislaba mucho. Me iba a la playa y dibujaba cosas muy infantiles y muy naïf. Después fui a la Escuela de San Telmo un año para hacer dibujo a escayola. Después, me matriculé cuando la escuela se cambió de sitio y estuve tres años estudiando cromática y luego estuve un año estudiando en Cádiz.

P: ¿Cuales han sido tus inspiraciones?

José Luis Jiménez Pegüi: En cada época hay pintores muy puntuales pero los últimos han sido Bacon y Lucian Freud. Además, ellos se compaginaban. Freud tiene un retrato de Bacon y Bacon tiene un tríptico hecho de Freud. Son dos pintores que a mi me encantan. Bacon me da una magia que cuando veo sus cuadros, le veo una textura enorme y unas pinceladas que parece que las ha hecho con brocha de blanquear paredes pero es perfecto.

P: En estos tiempos culturalmente difíciles, ¿por qué no has querido tirar la toalla?

José Luis Jiménez Pegüi: Esto para mí es una terapia porque soy un neurótico total. Pero, de todas formas, los pintores siempre hemos encontrado sitio. Nunca nos ha preocupado donde exponer. No hemos tirado la toalla por sitios como Mainake Vinos y Gourmet, aunque no es que hayamos tirado la toalla, hemos tenido los cuadros almacenados sin que los viera nadie porque tirar la toalla es dejar de pintar y eso creo que, a mi edad, ya sería un caso perdido.

P: A mi alrededor no sólo están tus cuadros, hay una ambientación, un gusto decorando y colocando tus pinturas estratégicamente y de fondo escuchamos hasta una banda sonora (Pierre Boulez – Répons).

José Luis Jiménez Pegüi: Esa es la sensibilidad de Jose Antonio como poeta y Silvia que es diseñadora gráfica. En las diferentes disciplinas, cuando se es muy amable con lo que se hace, yo lo rehuyo un poco porque parece que se da solución al planteamiento que tenemos existencial cada uno y yo, me parece que soy tan complicado, que creo los problemas.

12657928_769387409833137_1060317830040798288_oP: ¿Cómo va a ser el acto de esta tarde?

José Luis Jiménez Pegüi: Va a haber seis poetas y la presentación de Jacinto Esteban. Tiene un bagaje cultural enorme. A Jacinto lo conozco desde los años 60 que abrió un local que se llamaba “El corral” y la gente alternativa del Ateneo de Málaga íbamos allí.

P: Al tenerlo ya todo montado y estar aquí disfrutándolo. ¿Qué sensación tienes?

José Luis Jiménez Pegüi: Muy agradable. Yo tenía en mente la composición pero es que armoniza tanto con todo porque quizás las obras son muy voluptuosas.

“Hace mucho que sé que no voy a vivir de la pintura pero voy a seguir pintando”, así me remata el propio José Luis Jiménez Pegüi la entrevista. Un testimonio en parte triste por no encontrarnos en una situación más idílica en el que cada creador pueda vivir de su obra, pero sigue habiendo esa necesidad de no rendirse y fluir ese ímpetu de plasmar lo que uno siente. Ya saben, tienen hasta el 16 de marzo para poder descubrir estas obras en Mainake Vinos y Gourmet en C/Victoria 45. Una experiencia artísticamente deliciosa.

Y si queréis escuchar el audio de la entrevista sólo tenéis que pinchar en este enlace:

http://www.ivoox.com/entrevista-jose-luis-jimenez-pegui-exposicion-mainake-audios-mp3_rf_10452635_1.html

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter