EN ESTE LIBRO HAY MUCHOS POEMAS QUE ME HAN SERVIDO PARA LLEGAR A SER, QUIÉN SOY AHORA

18882241_1687160704634940_6016650164606872078_nJose Nebreda vive rodeado de palabras. Las lleva en su cuerpo y las incorpora a su papel en el momento que las musas deciden conquistarle, muy probablemente al lado del mar. Decide utilizarlas cuando se emociona delante de una película, uno de sus intereses más profundos, o contando un poema en el que desvela emociones especialmente sinceras. Mientras sus sueños de ser publicado por “Ya lo dijo Casimiro Parker” siguen poblando su imaginario, se lanza a la aventura editorial autoeditando su primer libro “Amarte sin haches”. Se encontrarán al Nebre que conocen, que particularmente sabe interpretar sus renglones directos que te sobrecogen, pero igualmente, un autor sorprendente que es capaz de hacerte pensar con sólo dos frases de un micropoema. Así nos transmitió sus sensaciones.

P: ¿Cuando se olvidan las excusas y decides publicar el libro?

Jose Nebreda: Yo he tenido tres fases de mi vida o cuatro capítulos: mi vida en Málaga, después en Granada, luego Madrid y ahora volver a Málaga. Esa primera parte en Málaga, yo tenía decidido que quería escribir algo y cuando llegué a Granada se difuminó por completo. Yo escribía y lo peor que le puede pasar a alguien que escribe es perder su libreta. Yo tenía una libreta verde de tamaño folio A4, la cual en una de las mudanzas la perdí. Intenté rescatar algún poema pero se perdieron. Eso me dio un poco de bajón y de tristeza porque todo lo que había escrito, se había perdido. Tuve un tiempo que dejé de escribir. Después subí a Madrid y, en ese tiempo que dejé de escribir, acepté el hecho de que era un hobby o algo pasajero y punto. Aparte, el entorno en el que me movía no respiraban poesía. Eso me llevó casi a un síndrome de Estocolmo que acepté y lo dejé de lado. Ya cuando me subí a Madrid, pude soltar lastres, sentirme libre para ser yo quién quería ser y después de un proceso de vida interior, sabía que lo que a mí me gustaba era la poesía y quiero conocer gente. Ahí yo también tuve el valor de decir, ¿cómo puedo conocer gente?. Empecé en redes sociales y vi que había sitios en Madrid donde se movía poesía. Y dije voy para allá, yo solo. Todo esto, recopilando poemas y los registré, pero nunca van a salir a la luz. Se llamaban “Desgracias para olvidar y alguna alegría” y ahí se quedó. Yo tenía asumido que el tren de escribir algo en un libro, no iba a ocurrir jamás. Fue moverme en círculos de poesía o ensayo en Madrid, en bares como “Aleatorio”, “Libertad 8” o “Calvario” y conocer gente así, presentarme a ellos y me gustó la autenticidad y la transparencia de ellos. Lo que más me maravilla de esto es que la pregunta que te dedicas, es totalmente fuera de tono y no existe. Ahí eres tú. Al moverme con esta gente y ser yo, decidí escribir un libro. Tuve que concienciarme de eso porque, muchos años atrás, daba por hecho que eso ya no podía ocurrir. Salir de ese síndrome de Estocolmo, del que he hablado antes, ha surtido efecto y, también ha servido mucho tener amistad con gente que ha publicado libros y lo ha hecho de manera autoeditada, y pensar “si lo ha hecho, yo también”. Hay gente que me ha animado mucho a hacerlo y jamás pensaba que iba a ser real, y lo estoy asimilando.

P: Háblame del proceso de selección de los poemas

Jose Nebreda: Cuando he hecho la selección de poemas me salieron 62, que me parecían demasiados sobretodo para un primer libro. Yo quería dejar esa tendencia también de dejar algo para después. La gente, en este primer libro, quiero que piense “esto es lo mejor”. Lo mejor que puedo ofreceros y que podéis leer de mi mismo, es esto. Es un arma de doble filo porque puede ser muy bueno o que piensen, ¿esto es lo mejor que puedes hacer?. De 62 se quedaron en 38, también es cierto que hay muchos poemas que yo he escrito inspirados en el mar, llevo más de un año viviendo en Málaga y el mar lo tengo delante, entonces para mí ha sido fuente de inspiración absoluta. Hay muchos poemas que hablan del mar. Yo sentía que no congeniaban dentro de este primer libro y que, incluso, lo que podían hacer era entorpecer la mirada hacia otro lado. Yo quería que el enfoque fuese hacia el amor entre las personas y, al final, se quedaron en 38.

P: Me parece que quién decide publicar un libro tan sincero, en el que el poeta siempre desnuda sus sentimientos, es un valiente

Jose Nebreda: En Madrid, había la enorme suerte de que había micros de poesía cada día de la semana, todos los días. Muchos poemas, cuando uno los escribe, pensado por mí y hablado con otra gente, vomitas. Tienes algo dentro y lo sueltas todo. Incluso, yo tenía la sensación de poder soltar esto, tengo varios días de resaca emocional y necesito soltarlo porque es muy intenso. A veces, sale una idea y de ahí sacas. Hay poemas que he escrito y cuando me he subido a un escenario, los he recitado en plan “estoy purgando esta emoción y aquí se queda, ya lo he soltado en voz alta”. Entonces, quién más o quién menos se desnuda. Yo, en mi caso en este libro, hay muchos poemas que me han servido para llegar a ser quién soy ahora. Exponerte es valiente pero si alguno de esos versos que lee la persona, se los hace propios y le sirve para darle su foco, a mí me merece la pena.

P: Creo que has podido contar con muchas colaboraciones para que yo pueda tener este libro en mis manos

Jose Nebreda: Grela Bravo ha sido parte fundamental de este libro. Es una persona a la que quiero mucho y ocurra lo que ocurra con “Amarte sin haches”, sólo por hacerla conocido ya ha merecido la pena. Me dio los consejos y ha estado ahí. En Barcelona cuando fui a verla, el tiempo que compartimos fue clave. Emilio Díaz Berenguer, un socio del gimnasio en el que yo trabajo, que a priori era un cliente y ahora es un amigo. Había días que escribía cosas y se las enseñaba, y me retaba y me decía “chico, esto es una mierda” o  “Se queda muy soso” y me metía caña y me vino muy bien porque, a veces, que te digan a todo que sí, no mola. Me ha regalado el marcapáginas con el que viene el libro, y ha puesto muchísima ilusión. Sandra de la Cruz que me ha hecho la portada. Lucía Camacho al haberse ofrecido al diseño y composición de textos. Rocío por haber aguantado el tiempo de energía que dedico a esto y, a lo mejor, es tiempo que no le he dedicado a ella o que no he compartido con ella. Ha sido mucha gente, la que a raíz de esas historias, han salido esos poemas. Ha habido poemas que, a raíz de vivir momentos con gente, han nacido.

P: Aquí nos encontramos mucho amor, pero también mucho cine

Jose Nebreda: “La la land” la fui a ver al cine acompañado y no la pude llorar a gusto, porque yo no lloro en público. Y dije, voy a ir al Albéniz a verla. En la vuelta a casa, en el nocturno, dio para un poema. Para mí, el cine es literatura visual porque crea emociones. Son historias al final, contadas. Hay muchas películas que veo, capto un momento de esa película y, de ahí sale un poema. También se junta que me gusta bastante el cine, y se junta el hambre con las ganas de comer.

P: ¿Tú podrías vivir únicamente de la poesía?

Jose Nebreda: Eso no lo tengo que responder yo, sino al final la gente que lo lee. Para poder ser algo, para bien o para mal en este mundo que vivimos, reina el poderoso caballero. Vivas mejor o peor. La felicidad es adaptar tus circunstancias. A día de hoy, es algo que no me planteo porque si me lo planteara, tendría pretensiones con este libro y no quiero. Para mí “Amarte sin haches”, es un disfrute y lo que venga, ya iré decidiendo. Esa pregunta te la podré responder pasados unos meses o años pero, a día de hoy, responderla sería pretencioso. Que me encantaría dedicarme sólo a la poesía y a escribir, me encantaría. Yo hubo un momento de mi vida que me planteé dejar mi trabajo para hacer guiones y lo descarté por completo. ¿Dedicarme a la poesía? ¿Dónde hay que firmar?

Esto simplemente ha sido el pistoletazo de salida de una gira en la que pretenderá llevar este verbo amar sin hache a todos los rincones que pueda, y en el futuro se ve el mar de nuevo, habrá amor porque es imprescindible en las relaciones humanas pero ese homenaje a una de las fuentes de inspiración más contundentes, estará más que presente y envolverá de nuevo sus palabras.

Las ocasiones en las que podéis comprar “Amarte sin haches” y acudir a las presentaciones que Jose Nebreda tiene preparadas son:

  • JUEVES 1 DE JUNIO. 20:00. LIBRERÍA AGAPEA
  • VIERNES 2 DE JUNIO. 21:00. FERIA DEL LIBRO DE MÁLAGA
  • JUEVES 8 DE JUNIO. LA POLIVALENTE
  • VIERNES 23 DE JUNIO. 20:00. FULANITA EN VIVO (MADRID)

Y si queréis escuchar la entrevista, sólo tenéis que pinchar en este enlace:

http://www.ivoox.com/entrevista-jose-nebreda-amarte-sin-haches-audios-mp3_rf_19016249_1.html

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter