SE HABLA DE AFGANISTÁN

Lorenzo Silva durante la presentación de "Donde los escorpiones" en el fórum de Fnac Málaga. Fotografía de Mai Serrano.
Lorenzo Silva durante la presentación de “Donde los escorpiones” en el fórum de Fnac Málaga. Fotografía de Mai Serrano.

No sé si han percatado o han sido conscientes. Desde la guerra de Afganistán, hace quince años, nadie ha hecho ninguna película, serie o libro sobre ella. Los porqués, consecuencias y la realidad que allí se vivió. Nos lo advierte el escritor, Lorenzo Silva, quién si se ha atrevido a tratar este tema en su última aventura de los incombustibles Bevilacqua y Chamorro, enviándonos de misión a la base española de Herat donde tienen que investigar el caso de un militar español degollado. La excusa es hablar de una guerra y muchas guerras que siguen sucediendo y no se acaban nunca. El libro se titula “Donde los escorpiones”, un enigma que se resuelve en sus enigmas como tantos otros sobre protocolos y algunas sinceridades sobre nuestra vida cotidiana que detallamos en esta entrevista

P: Cuando te entrevisté por tu último libro, “Música para feos”, me hablaste de lo que te sirvió ese viaje a Afganistán en julio de 2014. Ahora que presentas “Donde los escorpiones”, descubro que dio para mucho mucho más

Lorenzo Silva: Yo diría que sirvió fundamentalmente para este libro. “Música para feos” que era la novela que yo tenía en la cabeza cuando me fui a Afganistán y que era, en principio, el destino principal de ese viaje a efectos literarios. Luego también hice trabajo periodístico. “Música para feos” saca una parte del material pero donde yo realmente he exprimido el material de ese viaje es aquí. Cuando me fui, no estaba seguro de poder hacer honor a Bevilacqua con esta materia prima, pero estando allí la verdad es que sí me di cuenta. Bevilacqua tiene la ventaja para mí de que es un personaje con el que yo puedo contar todo. Y, además, es un personaje que me permite apurar los matices de las cosas  porque en el fondo su trabajo es eso. El trabajo del investigador criminal es buscar todos los detalles hasta los que parecen más nimios, para, con eso, construir un relato que se sostenga. Es un buen observador, analista, es un tipo que, además, tiene ya experiencia, comprensivo, se hace cargo de las cosas y no quiere decir que todas las disculpe. Entonces es un personaje que me viene muy bien para mostrar una realidad compleja, como es la realidad de un conflicto bélico y de gente que está inserta en este escenario desarrollando una misión que no es muy conocida. Hay quién la comprende y quién no la comprende. Estás, además, en un entorno donde se dan también grandes contradicciones. Hay afganos que saben que si su país deja de ofrecerles cualquier oportunidad, están a favor de que estén allí los occidentales pero hay afganos que odian con toda su alma a los occidentales. Ese es el escenario donde te tienes que mover.

Lorenzo Silva durante nuestra entrevista. Fotografía de Mai Serrano
Lorenzo Silva durante nuestra entrevista. Fotografía de Mai Serrano

P: Uno de los aspectos más interesantes que tratas en el libro es cómo Bevilacqua tiene que adaptarse a esa nueva circunstancia con protocolos diferentes en ese destino más alejado de su propia realidad

Lorenzo Silva: Y aparte con una responsabilidad cuando juegas en un terreno que no es el tuyo. Él ya con su experiencia, si aparece un cadáver en Murcia, va para allá y se sabe la lección. Pero claro aquí es que la lección es nueva. Para empezar, la lección no se sabe muy bien cual es. Realmente en estas situaciones que son complejas, que hay varias jurisdicciones, que hay militares de varias nacionalidades y estás en un país extranjero que supuestamente es “soberano”, no puedes hacer lo que te de la gana allí. En cierto modo, lo mandan a él porque saben que tiene la capacidad para hacerse cargo de esa complejidad, pero bueno la tiene que gestionar y, en cierto modo, con humildad. Tú no puedes ir allí dándotelas de sabelotodo. Más bien preguntando probando el terreno.

P: Y otro aspecto interesante del libro es darnos cuenta que se nos venden que ese tipo de conflictos se han terminado y las guerras nunca se acaban

Lorenzo Silva: Se supone que la zona mas segura de Afganistán es Kabul. Hace seis meses, unos señores atacaron la embajada española y la tuvieron sitiada diez horas. Mataron a un policía español y no mataron al resto de personal porque se encerraron en un bunker, sino los hubieran matado a todos. Esa es la zona más segura de Afganistán. Podemos creer que es un país pacificado. Yo he estado allí en Herat, en julio del 2014, y allí venía gente de combatir y llegaban heridos al hospital. No estamos hablando de una país pacificado ni controlado, en absoluto. Allí hay una resistencia a la presencia de occidentales que no va a dejar de haber y sobretodo tiene un problema previo, más grande, que es que llevan medio siglo de guerra civil. De vez en cuando, llegan unos extranjeros. Primero soviéticos, luego muyahidines venidos de los países del Golfo, luego norteamericanos, británicos, españoles, daneses… Los extranjeros nunca arreglan la guerra civil, lo que hacen es que la agravan un poco más.

Lorenzo Silva durante la presentación de "Donde los escorpiones" en el fórum de Fnac Málaga. Fotografía de Mai Serrano
Lorenzo Silva durante la presentación de “Donde los escorpiones” en el fórum de Fnac Málaga. Fotografía de Mai Serrano

P: “Donde los escorpiones” es un leccionario sobre ese terreno tan desconocido para muchos que es muy interesante de descubrir

Lorenzo Silva: Muchas veces, cuando alguien está en una unidad especializada que se supone que está de apoyo y de recurso, uno tiene la tentación de decir que lo sabe todo. Y te sabes lo que te sabes. En cada lugar, las reglas hay que adaptarlas al lugar. A veces, la adaptación es de tal calibre que hay que cambiar las reglas para que puedan funcionar en un lugar determinado. Hablando del Islam, ellos tiene una versión absolutamente rígida que es la que prevalece detrás de todo el ideario que da aliento al yihadismo pero el Islam tiene, desde siempre, un rito que es el que hay en Al-Andalus y que se sigue, en buena medida, en Marruecos que es el rito malikí que lo que decía era que el Islam no era uno y rígido. No podías aplicar el Islam de la Península Arábiga del s.VII al Magreb o Al-Andalus del s.IX. Tenía que adaptarse cada momento a las circunstancias. Aquí pasa algo parecido. Cuando vas a un lugar, no puedes decir, yo traigo mi cartilla y la cumplo a rajatabla. A lo mejor tienes que escuchar al autóctono que te dice que no pierdas el tiempo en esto u lo otro porque no funciona.

P: Entre esos descubrimientos, el que más me ha sorprendido es el del ROLE. Un hospital donde muchos aprovechan para hacerse sus revisiones porque funciona igual que un hospital comarcal

Lorenzo Silva: Yo presencié una cosa. Allí había uno que tenía un problema de vértigos. Se presenta allí y llaman a un coronel italiano que es otorrino y se presenta allí a los cinco minutos preguntando que donde estaba el señor. Se mete con él y le atiende. En España que te atienda el especialista en cinco minutos de haberte presentado es absolutamente impensable.

Lorenzo Silva durante nuestra entrevista. Fotografía de Mai Serrano
Lorenzo Silva durante nuestra entrevista. Fotografía de Mai Serrano

P: Y Bevilacqua está en un momento prejubilación que no se anda con chiquitas a la hora de decidir asumir esa misión que le han encomendado

Lorenzo Silva: Para mí, es un momento muy bueno del personaje. Sabe que el mundo tiene rincones muy oscuros y muy feos. Pero eso no es pesimismo, como me han destacado algunos lectores, eso es realismo. El pesimismo no es el diagnóstico de la realidad, es tu reacción al diagnóstico de la realidad. Si la reacción de Bevilacqua fuera encerrarse en un rincón a llorar y decir que no puede hacer nada o que pasa de eso, sería una reacción pesimista. Pero esa no es su reacción, es decir “bueno ya está, todo es una mierda y no se puede creer a nadie pero yo voy a seguir creyéndome esto y peleando mientras el cuerpo me aguante”. Él lo hace con serenidad, sabiendo que no va a arreglar el mundo y no va a lograr la paz en Afganistán. Él tiene un trabajo que hacer e intenta hacerlo lo mejor posible.

P: Brutal la escena que se narra en la parte de España en la Cañada Real

Lorenzo Silva: Esa escena la vi yo de verdad. Yo vi a dos padres en la puerta de la Cañada Real viendo a ver si venía el hijo a comprar droga. Eso es de las escenas más dura de toda la novela. Es una imagen muy sencilla. Dos personas de mediana edad esperando en un coche y, además, la imagen en sí no dice nada pero cuando le pones el subtexto, lo que dice es tremendo.

Público asistente a la presentación de "Donde los escorpiones" en el fórum de Fnac Málaga. Fotografía de Mai Serrano
Público asistente a la presentación de “Donde los escorpiones” en el fórum de Fnac Málaga. Fotografía de Mai Serrano

P: ¿Y que va a pasar ahora con Bevilacqua?

Lorenzo Silva: Ahora tiene 53 años, los acaba de cumplir ahora mismo. Le quedan cinco años para seguir trabajando y puede ampliar un poco su compromiso. En fin, ya veremos que es lo que pasa. Puede cambiar la ley de la Guardia Civil de aquí a cinco años. Profesionalmente, yo le voy a dejar ahí todo lo que pueda y personalmente, no lo sé.

P: El libro ya va por una segunda edición

Lorenzo Silva: Es un milagro. Esto es un puñetero milagro. Que una serie que está en su noveno título, en lugar estar quemada, carbonizada, archivada y arrojada al baúl de los trastos viejos, tenga con cada título, que yo lo voy viendo, más fuerza es algo realmente sorprendente.

P: Yo creo que el misterio de que este libro haya gustado a los que seguíamos a esta pareja novelesca es que has afrontado nuevamente un desafío narrativo

Lorenzo Silva: Esa era un poco la idea. Hace doce o trece años, cuando me senté por primera vez  a hablar con alguien que había venido de Afganistán y me empezó a decir cosas, dije “no nos estamos enterando de nada”. Nos están contando una historia de Walt Disney cuando lo que hay ahí es una historia de terror en la que no tenemos el papel principal, lo han tenido los americanos y los ingleses, pero en la que han pasado cosas realmente severas y donde realmente la gente ha ido allí a una guerra fea. Hay un libro muy interesante de leer, si alguien quiere sacar más información sobre el país que es “Los muchachos de zinc” de Svetlana Alexievich que cuenta testimonios de veteranos, viudas y madres de esos soldados soviéticos que murieron en Afganistán. Cuenta lo que fue Afganistán para los soviéticos. Fue el infierno, no, lo siguiente a lo siguiente. Es un país de una dureza climática, pobre, de una ferocidad y falta de compasión con las mujeres y los niños. Lo que nosotros consideramos seres con los que hay que tener consideración, que realmente dices, esta es una historia que no se está contando y que hay que contar

Lorenzo Silva durante nuestra entrevista. Fotografía de Mai Serrano.
Lorenzo Silva durante nuestra entrevista. Fotografía de Mai Serrano.

P: Porque no interesa contarla

Lorenzo Silva: Yo creo que lo que pasó durante un tiempo fue el tiempo del cerrojo, primero con Aznar y luego con Zapatero. A unos no les interesaba por una razón y a otros no les interesaba por otra. Al final, uno no quería hacer ver que había entrado en una aventura que tenía esos perfiles y el otro que la había heredado, no podía salirse de allí porque ya se había salido de Irak, pues mejor que nadie sepa lo que estoy continuando para que no me critiquen una posible incoherencia. Como además, el español es bastante resignado y se come lo que le den pues se le niega toda la información y ya está. Esto que pasó, es impensable. Si tú le dices a la prensa británica que no va a ir nadie a las bases de Afganistán, se monta la de San Quintín. Los daneses, siendo un país pequeño, tienen documentales, películas y la serie “Borgen” que empieza con la primera ministra yendo a Afganistán y metiéndose de hoz y coz en porqué está Dinamarca en Afganistán. Eso es un país con un debate público razonable.

P: Y en tu ciclo premeditado literario, de Bevilacqua hay que pasar a nueva novela

Lorenzo Silva: Histórica. Pero muy sui generis. Es una novela que habla de un personaje histórico, de una época histórica pero no como la novela histórica al uso. Es de una perspectiva contemporánea.

Bevilacqua y Chamorro han sido personajes que, a pesar de lo que investigan y enmarcarse en historias muy trágicas, tienen buena suerte. Una fidelidad de muchos lectores que siguen descubriendo y acompañando a estos investigadores y que le exigen a su creador que, por favor, les cuide. Y Lorenzo Silva promete en su presentación en Fnac Málaga que desea que envejezcan bien y si ya su madurez nos ha parecido increíblemente brillante, imagínense lo que nos queda. “Donde los escorpiones” es una gran reflexión del mundo en el que vivimos y su interconexión. No desaprovechen el transcurso y el conocimiento de este viaje.

Si queréis escuchar la entrevista con Lorenzo Silva, sólo tenéis que pinchar en este enlace:

http://www.ivoox.com/entrevista-lorenzo-silva-donde-escorpiones-audios-mp3_rf_11930002_1.html

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter