EN EL VODEVIL ES DONDE SE DICEN TODAS LAS VERDADES

16265415_1525074160843596_4338299931644780488_nNos han desmontando musicales y nos han hecho vivir muchas de nuestras historias escénicas más divertidas y sorprendentes, pero tocaba ya que Nuevo Teatro Musical nos presentara un montaje más directo al corazón enfocado también al género que más dominan pero haciendo mucha fuerza en una historia cercana que puede ser la de cualquiera de nosotros. Marcos y Julia son Manolo Albarracín y Juana Escribano, quienes también han hecho labores de adaptación y creación de letras para el espectáculo, así como Nacho Doña se encarga de los temas que van a ambientar sonoramente a esta propuesta que podréis disfrutar este próximo miércoles 1 a las 20:00 en el Teatro Echegaray

P: ¿Quienes son Marcos y Julia?

Juana Escribano: Pueden ser cualquier persona. Es como la definición de una historia de amor que nos puede pasar a cualquiera. Son dos personas que se conocen en un momento y contamos su historia.

Manolo Albarracín: Es un vodevil. Un espectáculo de variedades que se hacía hace mucho tiempo y que luego derivó en el cabaret.

Juana Escribano: El vodevil es una de las fuentes en las que se inspiró el musical americano moderno.

Manolo Albarracín: Entra todo. Circo, acrobacia, cantar, bailar y todo tipo de cosas diferentes. A través del vodevil es como pretendemos contar esta historia que, como decía Juana, es cualquier persona pero, sobre todo, la idea, que es lo que más me encantó del texto cuando lo leí, es el hecho de que muchas veces nos aferramos a una idea de felicidad o a un sueño que perseguimos, cumplimos y luchamos todos por eso. Sin embargo, es precisamente eso lo que nos puede llevar a sacar lo peor de nosotros mismos. El texto está escrito por Vicente Carlos Luque, un actor de Córdoba que estuvo en Málaga y ahora está en Londres. La música fue creada por Hugo Martín, el propio Vicente y también Juana.

16265397_1525074157510263_5807545218316162204_nP: ¿Cómo va a ser la música?

Manolo Albarracín: Yo adapté el texto y para este nuevo estreno quería hacer cosas nuevas con la música y que se pudiera mejorar y para ello, como ya nos conocemos, quería contar con Nacho Doña.

Nacho Doña: La música es una especie de reunión de muchos estilos y va pasando por todos los estados de ánimo de Marcos y Julia durante la obra. Desde el sentido de fiesta inicial del vodevil, pasando por el momento que ellos se encuentran hasta cuando las cosas no van tan bien

P: Aunque hubiera ya una base, habréis tenido que hacer cambios para este nuevo estreno

Manolo Albarracín: Al estar grabado el espectáculo que ya hicieron en su momento, había mucho material y muy bueno. Lo recortamos para que quede un espectáculo efectivo con una historia preciosa y que tiene momentazos. Si lo dejábamos alargado con todos los momentazos que tenía, el espectador se aburre, el ritmo decae y, en ese sentido, la adaptación ha sido simplemente ir saneando. Aún así, los ingredientes que no están eran buenísimos pero nos hemos quedado con lo mejor.

16299523_1525074004176945_4277357328237247428_nP: Entonces explicáis ese momento en nuestra vida en el que conocemos a alguien y cambia completamente nuestros esquemas

Juana Escribano: Tanto Marcos como Julia son el reflejo de lo que pasa en cualquier pareja cuando se conocen. Conocerse, vivir juntos, enamorarse o la primera discusión

Manolo Albarracín: Y también cuadrar los sueños. ¿Tú que quieres ser en la vida? ¿Yo que quiero ser en la vida? ¿En qué momento nos hemos encontrado? ¿Quién tiene que dejar de lado el qué?

Nacho Doña: En el fondo, es una buena definición de las relaciones tóxicas o, mejor dicho, cómo una relación puede llegar a volverse tóxica y, si uno se empeña en ella, al final los protagonistas se están haciendo mucho daño.

P:  ¿Nos va a interesar ver en el escenario una historia corriente de las que nos puede pasar a todos?

Juana Escribano: Nosotros contamos cosas caseras que más o menos nos ocurren a todos pero luego está la visión de Marcos y Julia. Yo me enamoro de una forma, Julia se enamora de otra y Marcos de otra. Como todos los seres humanos, tenemos diferentes visiones aunque nos ocurra lo mismo.

Manolo Albarracín: A mí una de las cosas que más me gusta es que una misma escena, en mitad hay un corte y volvemos al vodevil. Es precisamente en el vodevil donde dicen todas las verdades, sin embargo en la realidad eso pasa que muchas parejas rompen por cosas que no se dijeron o todo lo contrario. El vodevil es energía pura que, precisamente por eso, dice la verdades más gordas y te ríes. El espectador se reirá. Cuando estoy en el vodevil digo, “el ser humano, el dilema de hacerse daño a uno mismo”. Por eso a mi me encanta esta obra, por la dualidad de la realidad y el vodevil. En muchas ocasiones dices, “mira en ocasiones me tendría que poner la máscara del vodevil”.

16265193_1525074210843591_2793681548697110557_nP: Vais caracterizados de una manera muy especial

Juana Escribano: Al final decidimos que fueran de vodevil y no de personaje real porque llama más la atención y, es más fácil expresarte de esa forma que de la otra, porque seguramente Marcos y Julia en la realidad es algo que sabemos nosotros, el público no. Ni siquiera lo pensaran probablemente y ni siquiera son como les están viendo. Ahí están caracterizados. Marcos y Julia son de otra forma pero están como distanciados de sí mismos para poder contar su historia.

P: ¿Qué es lo que más ha gustado preparar en esta obra?

Manolo Albarracín: En el vodevil juego como yo suelo jugar con todo. Como yo improviso en casi todo lo que hago, improvisaré en el vodevil cuando el público esté delante. Me surgirán cosas y ahí las podré decir. Pero lo que realmente me ha gustado de este proceso es el reto de que el personaje de Marcos es la realidad y es muy paradito, muy serio, muy bien hablado, muy comedido y no improvisa absolutamente nada. Lo guay de tener dos personajes en una misma obra y que esos personajes sean el mismo a la vez. Uno es lo que le gustaría ser que es el vodevil y otro es lo que es la realidad. ¿Cuanta gente triste hay en una discoteca que dicen al día siguiente que se lo pasaron muy bien y estuvieron aburridos en una barra? Pero es que ellos lo sintieron así. Ese es Marcos, un tío paradito, triste y da hasta coraje. Sin embargo, en el vodevil es todo pura energía. Eso me ha encantado

Juana Escribano: A mí es que la historia me enamoró desde el principio. Cuando Vicente, el autor de la obra, me propuso hacerla y me contó la historia, pensé que era preciosa y más contándola de esta manera porque no estamos tan acostumbrados. Contar las dos versiones de una misma persona. Me pareció muy bonito.

Nacho Doña: De alguna forma, teníamos la referencia de la música existente para el espectáculo pero, por supuesto, no es una partitura al uso. De hecho, la partitura no existe. Como músico resulta un reto cuando a lo mejor, los dos me dicen “para el final de esta escena, intenta algo así”. Con lo cual, es algo que se hace en cada uno de los ensayos y lo bueno de este tipo de música aplicada al teatro es que la música no es algo que se cierre, sino que la música es un organismo igual de vivo que la actuación. Eso quizá es lo más fascinante.

Manolo Albarracín: Hay momento en los que la música es muy importante que sino está, la obra se cae. Refuerza tanto lo que está sintiendo el personaje en ese momento que es como ponerle un micrófono a su corazón. ¿Qué estás pensando ahora mismo? ¿Qué se te ha venido a la mente? ¿Por qué has puesto esa cara?

16265643_1525073940843618_3404167367908167398_nP: ¿La sensación que queréis que se lleve el público es que se expresen en su propio vodevil?

Manolo Albarracín: La gente cuando vea en el vodevil al personaje de Julia, va a decir “tú tienes que aprender a decir las cosas”. Estamos un poco educados para no molestar a nadie y, al final, nos molesta mucha gente a nosotros porque estamos acostumbrados a aceptar ciertas cosas y yo creo que, en este espectáculo, te puedes dar cuenta que te sientes identificado con lo que les pasa a ellos. Nos metemos muchas veces en historias de amores, de amistades o de compromisos innecesarios y todo por no saber decir que no.

Nacho Doña: Se puede decir de esta obra que el usar la comedia, muchas veces es la mejor forma de decir las cosas más serias.

Más que interesante esta propuesta donde podrán ver tantas dualidades que, en realidad, nos caracterizan también a nosotros mismos. Nuestra parte más tímida frente a la más canalla. La políticamente correcta frente a la que, de verdad, nos gustaría expresar. Muchos condicionantes que les tienen que servir para ser partícipes de este vodevil llamado “Tú y yo (Historia rota de un vodevil), este próximo miércoles 1 a las 20:00 en el Teatro Echegaray

Si queréis escuchar la entrevista con Manolo Albarracín, Juana Escribano y Nacho Doña, sólo tenéis que pinchar en este enlace:

http://www.ivoox.com/entrevista-manolo-albarracin-juana-escribano-nacho-dona-audios-mp3_rf_16705992_1.html

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter