EN ESTAS COMEDIAS, LA GRACIA SURGE. NO HAY QUE HACERSE EL GRACIOSO.

Volvemos al Teatro del Carbón para hablaros del estreno de esta temporada de la compañía “Teatro para un instante”. Se trata de una de las comedias más divertidas de Calderón de la Barca, “No hay burlas con el amor” que se complementa con el gran trabajo realizado por todo el elenco de “La casa de Bernarda Alba” y que servirá para completar un amplio abanico de estilos teatrales que encajan a la perfección en este marco teatral tan emblemático. Hemos tenido la suerte de hablar con dos de los actores protagonistas de la obra durante la mañana de ensayo de su primer día ante al público, Marta Yáñez e Ildefonso Gutiérrez

P: Tu personaje, Leonor, esconde no sólo una buena vis cómica sino mucho más

Marta Yáñez: Todos los personajes de Calderón tienen un mundo dentro y una complejidad impresionante. Mi personaje, en concreto, es una de las damas, la más joven y es una contraposición simpática con su hermana mayor.

P: Miguel Serrano, el director, nos comentaba que desde que propuso esta obra ha salido todo muy fluido

Marta Yáñez: El montaje de esta pieza ha sido sorprendentemente rápido, prácticamente hemos ido a acto por día. Eso es insólito. También es verdad que nosotros nos conocemos mucho. Lo hemos entendido muy bien y nos hemos reído con el trabajo de mesa una barbaridad y, en cuanto nos pusimos en pie lo hemos levantado en trece días. Hemos batido nuestro propio récord.

P: Vaya reto entonces

Marta Yáñez: El reto nos ha sobrevenido. No nos lo hemos planteado como un reto. Sim embargo, decíamos nos queda una semana y ya lo tenemos. Había que pulir cosas pero ya habíamos llegado al final. En estas comedias complejas la gracia surge y no se hace el gracioso. Y Calderón lo pone un pelín complicado porque hay personajes muy prototípicos pero, sin embargo, como son tan complejos, es delicioso. Los personajes están muy diferenciados. En esta pieza, en concreto, hay una madurez en Calderón con respecto a la que estrenamos hace dos años de “Casa con dos puertas, mala es de guardar”, y cogió lo que funcionaba en esa época y lo fue puliendo. Los hombres tienen casi más peso que las mujeres pero todos los personajes son sólidos. No hay un paseante que haga gracia por detrás. Hay tres historias de amor claras y paralelas. Y muy divertidas. Y con el delicioso lenguaje de Calderón que siempre es un placer

 

Entrevistando a Marta Yáñez en el patio de butacas del Teatro del Carbón. Foto de Mai Serrano
Entrevistando a Marta Yáñez en el patio de butacas del Teatro del Carbón. Foto de Mai Serrano

 

P: ¿Cómo ha sido el trabajo con el verso de Calderón?

Marta Yáñez: El lenguaje ha variado mucho y por eso los trabajos de mesa son tan divertidos. Verdaderamente hemos tenido discusiones sobre qué ha querido decir este señor y estábamos con los diccionarios, el de la RAE y los de uso, para ver en qué contexto se utiliza esta expresión porque ahora no se utilizan, lógicamente, y tuvimos qué trabajar para que tuvieran sentido y que la gente entienda lo que nosotros creemos que quería decir

P: Conseguir esa filosofía de esta compañía de lograr que los personajes nos parezcan lo más cotidianos posibles

Marta Yáñez: Miguel es un director extraordinario y no nos deja pasar una en ese sentido. Y está perfecto. Si hay una frase que no sabemos qué es, se para el ensayo. Para verdaderamente entender lo que estás diciendo. Hasta el punto que si no las llegamos a entender de ninguna manera, las frases se quitan. Porque no las estás sabiendo transmitir.

P: Os han tenido que surgir muchas anécdotas de ese trabajo

Marta Yáñez: Nos han pasado muchas cosas de mucha risa. Había, en concreto, una cita de Moscatel casi al final de una de las escenas, que conseguimos investigar y que era una cita de una pieza de Lope de Vega. En su momento, la gente lo reconocería, pero ahora no. Y la hemos adaptado para que se pueda entender. Hasta en esta obra, Calderón se cita a si mismo. Nosotros respetamos mucho los textos

 

Marta Yáñez durante nuestra entrevista. Foto de Mai Serrano
Marta Yáñez durante nuestra entrevista. Foto de Mai Serrano

 

P: ¿Cómo te encuentras a pocas horas de estrenar?

Marta Yáñez: Tener nervios es prudente. Estamos muy ilusionados. Es el pellizco porque, además, es un estreno. Son los nervios positivos de la ilusión. Lo que tiene de bueno estos nervios y que es lo más fabuloso del teatro, es que te hacen compenetrarte con tus compañeros de una manera muy singular. Tienes que estar con ellos igual que ellos tienen que estar contigo. Hay una emoción y una energía compartida fantástica y estamos todos bastante contentos.

P: E incluso lesionada como estás, lo vas a dar todo en una comedia que necesita que no puedas parar en el escenario

Marta Yáñez: Esto no es un mérito. Lo hace cualquiera. La adrenalina que se genera te hace olvidar todo. Cuando uno está en el escenario no le duele nada.

 

“Hay que oír a los clásicos porque los clásicos son el presente”. Así se despide Marta Yáñez de mí para dar paso a Ildefonso Gutiérrez que interpretará a Don Alonso en este “No hay burlas con el amor” y me habla de su trabajo a continuación.

 

P: ¿Tú también consideras que los nervios son prudentes y necesarios?

Ilde Gutiérrez: Como uno no esté nervioso, tiene la sensación de que algo no va, aunque esté yendo. Se necesita ese punto de nervio y de dominar esos nervios con tu buen trabajo. El nervio se va pasando, notas que lo estás haciendo bien y te pones tranquilo. Como uno salga demasiado tranquilo, se siente extraño.

P: Da la sensación de que esta comedia de Calderón habéis podido hacerla pronto a vuestra medida

Ilde Gutiérrez: El tiempo de ensayo quizá no ha sido mucho pero sí que han sido intensos, de 8 a 9 horas. Entonces, te da tiempo más que de sobra a hacerte con el personaje más o menos. Siempre falta un puntito que luego te lo da el público. Eso es el rodaje y el salir a escena. Ver que está funcionando tu propuesta.

P: ¿Cómo es la propuesta que has hecho de tu Don Alonso?

llde Gutiérrez: Calderón pinta a un noble que tiene la vida resuelta, es un hombre soltero y no piensa, en absoluto, encontrar matrimonio nunca. Va saltando de flor en flor porque no cree en el amor. Él mismo dice, “a todas hay porqué quererlas y a todas hay porqué dejarlas”. Contrasta con Don Juan, su amigo,  que sí que es un hombre enamorado y yo sería el chulo que, claro, soy vencido por el amor y finalmente acabo enamorándome.

 

Ilde Gutiérrez durante nuestra entrevista. Foto de Mai Serrano
Ilde Gutiérrez durante nuestra entrevista. Foto de Mai Serrano

 

P: No son posturas que nos sean extrañas en la vida real

Ilde Gutiérrez: Un clásico es clásico porque nunca pasa de moda. Cuando se dice es una obra de teatro muy antigua, no significa que sea un clásico porque, a lo mejor, el tema que trata, hoy dia ya no nos dice nada y entonces ya no es un clásico. Los personajes que salen en “No hay burlas con el amor” con mucha distancia, tanto femeninos como masculinos, son gente que te puedes encontrar por la calle. Gente que opina que la mujer en su casa esté y cosas así. O que la mujer está sólo para un ratito. Eso lo hace divertido y se puede relacionar con personajes que te puedes encontrar en un bar. A mí me ha tocado hacer esta especie de antihéroe.

P: ¿Lo disfrutas más siendo un personaje tan distinto a ti?

Ilde Gutiérrez: Hay más juego. Yo llevo casado un montón de años y no voy saltando de flor en flor. Cuando tienes que hacer este personaje, uno se imagina cómo sienten, cómo piensan y hasta cómo hacen todo en su vida cotidiana. Eso es muy divertido

P: Mi miedo para el estreno de esta noche es encontrarme personajes muy caricaturizados

Ilde Gutiérrez: El peligro de la comedia clásica es que la comedia se convierta en farsa. La farsa es otra cosa. Cuando ya el personaje está demasiado caricaturizado o ridiculizado, entra en la farsa.

 

Ilde Gutiérrez durante nuestra entrevista. Foto de Mai Serrano
Ilde Gutiérrez durante nuestra entrevista. Foto de Mai Serrano

 

P: ¿Os pasa a los actores que os sentís cómo que estáis haciendo algo importante cuando representáis en un teatro como éste?

Ilde Gutiérrez: De toda la temporada de todo el año, el momento que más me gusta es llegar a los Veranos del Corral. Cuando entro por la puerta a las 19:00 para ir preparándome para la función, el sol ha bajado un poquito, está esa parra que hace sombra y se escucha la fuente, respiro hondo y es como la primera vez. Y llevo ya nueve años en este Corral del Carbón. Luego, cuando va entrando el público, se crea un ambiente muy mágico. Para mí, el verano empieza con el Verano del Carbón.

El estreno será esta noche a las 22:30 pero también tendrás esta ocasión para reírse con “No hay burlas con el amor”, mañana martes 18, viernes 21, sábado 22, miércoles 25 y finalmente jueves 26 de Agosto. Todas las funciones a la misma hora. Descubran estas máscaras y lo que los actores nos comunican a través de ellas y no hay mejor burla que empezar a sonreír con palabras de Calderón y el buen hacer de esta compañía.

 

Máscara de "No hay burlas con el amor". Foto de Mai Serrano
Máscara de “No hay burlas con el amor”. Foto de Mai Serrano

 

Si queréis escuchar la entrevista con ambos actores, sólo tenéis que pinchar en este enlace:

http://www.ivoox.com/entrevista-marta-yanez-e-ildefonso-gutierrez-no-audios-mp3_rf_6949877_1.html

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter