UNA CURVA DE LA FELICIDAD QUE SE PONE EN FORMA CON EL PASO DEL TIEMPO

fichero20586Una obra que se mantiene durante 15 temporadas en cartel y, aún así, ha sido capaz de reescribirse y adaptarse a cada momento, es un ejercicio teatral que debe ser disfrutado y tenemos una única oportunidad con “La curva de la felicidad” hoy jueves 28 a las 20:30 en el Teatro Alameda. Un elenco que se mantiene desde el primer año de función y ver la nueva personalidad que le ofrece Ricardo Castella, son interesantes alicientes para no perdérnosla en estas fechas y mucho más siendo una comedia donde podremos ser partícipes de lo que hablan los hombres en la intimidad. Hablamos con el propio protagonista en esta entrevista.

P: ¿Cuál ha sido tu toque personal para este personaje que ya han encarnado otros actores como Pablo Carbonell y Sergio Fernández “El Monaguillo”?

Ricardo Castella: He leído en las propias reseñas, que las pone el propio productor: “interpretado con sentido del humor y ternura”. Así que con sentido del humor no queda otra porque la obra es una comedia que refleja cómo los hombres nos vamos convirtiendo en unas cosas, cada vez más frágiles a medida que nos va ganando la edad, y la ternura no lo sé porque el elenco que ha pasado por el papel impresiona un poco porque han pasado grandes cómicos por ahí. Hay mucha gente que dice algo que es muy bonito y es que han visto las otras versiones y luego la han visto conmigo y dicen que “no es peor”. Eso ya es bueno. Hemos conseguido una versión que estamos acercándola un poco más a lo que es el sentir de ahora en la calle, porque algunas de estas cosas de hombres solos hablando solos en una habitación se había quedado un poco desfasado, y en algunas estamos empezando a funcionar con esto que se cuenta en internet de decirlo en “modo irónico” o no. Y sí hemos conseguido un poco eso, no nos estamos burlando de cómo han sido los hombres hasta hace poco pero sí que empieza a haber un punto de eso. La obra lleva 15 años en cartel y alguna de las cosas que estaban empezando a envejecer mal, de repente tienen un nuevo giro en el que ves que es verdad cómo hemos sido los tíos durante tanto tiempo. Ya iba siendo hora de darle un poco de refresco a eso.

P: Es parecido a los clásicos que siempre dicen que son atemporales

Ricardo Castella: En la obra hay una oportunidad bastante buena que yo creo que las mujeres lo disfrutan bastante que es como ver por un agujerito lo que pasa cuando los hombres se quedan solos y hablan, no sólo de mujeres, sino de sus propias crisis existenciales y vitales, y del cómo ver que te vas haciendo cada vez más mayor y lo que eran tus impulsos y tus movimientos con 20 o 25, pues de repente con 45 es muy raro que te sigas moviendo igual, aunque sigue siendo un poco el mismo niño o la misma niña que eras, porque eso le pasa tanto a hombres como a mujeres. Alguien decía “los adultos somos niños con tarjeta de crédito”, y es verdad que a veces funcionamos como niños, así que estos hombres sin supervisión adulta que se juntan en una casa a decidir quién de ellos se la queda. Mi personaje, Quino, está absolutamente destrozado después incluso de seis meses que le han dejado, tiene que vender la casa en la que vive y de repente se monta un pequeño jaleo, tres personas a la vez le han dado una señal y tiene que decidir quién se la queda.

P: El teatro en este caso es más terapeútico aún

Ricardo Castella: Las mujeres lo disfrutan por un lado porque conocen a gente a las que identifican perfectamente con lo que están viendo, y para muchos tendrán la sensación de que lo que les pasa a ellos, le pasa a más gente y está todo el mundo con la misma cosa de tener toda la vida por delante a los 25, y con 45 tu vida ya es la que es. Más te vale que te guste y más te vale que te sepas adaptar a los cambios que hay, porque en muchos casos ni siquiera vas a tener otra opción. El que se sienta reconocido por él o por otras personas a las que reconoce, siempre ve ese punto de conexión porque está en esa edad, se está acercando o tiene gente alrededor que lo está. En esta nueva versión, que hemos refrescado un poco, seguimos viendo a Quino chapado a la antigua, pero le pasan cosas que también le pasa a muchos hombres ahora mismo, que de repente pues las mujeres no están calladas, fíjate, y les ha dado por hablar. Quién diga, “es que hablan mucho”, pues es que llevan mucho rato sin decir nada. Igual hay que prestar atención un poco a ver qué se estaba cociendo un poco en esas cabezas que estaban calladas tanto tiempo.

P: ¿Cómo llevas esto de conservar la curva de la felicidad para el personaje?

Ricardo Castella: Lo estoy viviendo como si fuera Robert de Niro. He hecho una labor de musculación de la grasa que le estoy diciendo a Jesús Cisneros, que no sé si lo voy a poder mantener mucho. Robert de Niro esto te lo hace tres o cuatro meses, no sé yo si me voy a tener que poner como él tuvo que hacer para “El cabo del miedo”, ya que antes tuvo que engordar para “Érase una vez en América”. No sé yo si a mi me va a dar tanto como para hacer así un cambio a lo Bustamante.

P: El hecho de haberse mantenido buena parte del reparto original más esa vuelta de tuerca a lo que son esos diálogos entre los protagonistas, ¿son los alicientes para que esta comedia se haya mantenido tanto tiempo en cartel en estos tiempos culturales tan complicados?

Ricardo Castella: Nos divierte aún aunque la hagamos miles de veces porque siempre sale algo distinto. Es verdad que el hecho de que cambie quién hace mi papel de Quino, cambia mucho de los códigos porque algunas cosas funcionan de otra manera. Pero es muy admirable porque hacen las funciones con la misma intensidad con que la hacían al principio, a pesar de que han pasado 15 años. Tiene mucho mérito.

P: ¿Qué le pides a Quino para el 2018?

Ricardo Castella: Yo le veo que va avanzando en ese sentido y por eso conecta con el público nuevo que va a las salas, en ese punto de vista de cómo son los hombres y las mujeres que hemos visto y revisto tantas veces en comedia, y que de repente se le añada esta inseguridad de las mujeres nuevas que llegan diciendo “espérate, que ahora me vas a escuchar tú a mí”. Se genera así un despiste nuevo y se quita esta cosa como antigua de que las mujeres son un misterio. Las mujeres de ahora no son un misterio y te leen la cartilla desde delante a atrás, y me parece justo y necesario. Le ha venido bien no sólo replantearse que llegue a una edad, sino la inseguridad de lo que él pensaba que sabía sobre las mujeres.

P: ¿Y para tí que le pides a este 2018?

Ricardo Castella: Yo este año he estado en varios frentes a la vez. Y este año tengo muchas ganas de concentrarme en una sola cosa. No sé si será el teatro y, a lo mejor, un programa de televisión. Me había pasado de estar haciendo teatro nada más con Ángel Martín, llevando una vida prácticamente en casa y salir de vez en cuando a bolos a lo que es la mayor parte de los mortales de trabajar muchas horas al día en varias cosas. Esto se estila mucho ahora, tener un trabajo sólo no se lleva, tienes que tener varios trabajos para poderte permitir el trabajo que te gusta. Estoy con dos programas de televisión a la vez, preparando el tercero, a la vez el teatro con el espectáculo mio propio. Yo para este año voy a pedir un poco de concentración en menos proyectos, para ver si así disfruto un poco de descansar. Tener un trabajo sólo que me diera para funcionar, lo que no dejaría de ser un lujo también.

vertic_880_0Los espectadores serán testigos de la decisión del protagonista de “La curva de la felicidad” a la hora de corresponder a las diferentes personalidades que son opción a tener ese piso y a los que ya ha aceptado esa señal. Ricardo Castella, Jesús Cisneros, Josu Ormaetxe y Antonio Vico son el elenco que forma parte de esta comedia que no deben perderse en esta única función en el Teatro Alameda hoy jueves 28 a las 20:30. Comprobaremos esas preguntas que muchas veces nos hemos planteado sobre el universo masculino y, a la vez, nos divertiremos con una buena opción sobre el escenario que perdura después de tanto tiempo. Traigan sus curvas felices.

Si queréis escuchar la entrevista con Ricardo Castella, sólo tenéis que pinchar en este enlace:

http://www.ivoox.com/entrevista-ricardo-castella-la-curva-la-audios-mp3_rf_22863653_1.html

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter