NO PODEMOS HACER LA PIEZA TRES VECES SEGUIDAS PORQUE LA EMOCIÓN Y LO QUE SACA UNO EN LA OBRA ES TAN REAL Y TAN TÚ, QUE NO SE PUEDE VOLVER A HACER.

72734707_999238593758686_7937525215741870080_nEn la medida de lo posible siempre estamos atento del teatro reflexivo, ese que logra hacerte reflexionar de realidades que muchas veces pretenden que se te presenten como una noticia más, pero si profundizamos aún hay mucho que luchar y conseguir para una igualdad justa de hombres y mujeres. Neko Teatro ya nos asombró con «Miedos», y regresan con una pieza que nuevamente está en sintonía con sus objetivos que se titula «La verdad del zurcido» de la que nos hablan Sandra Bravo y Paqui Espejo.

P: Volvéis a Málaga

Sandra Bravo: Es una ilusión poder llevar una nueva pieza a «La Nave». Es fantástico poder volver a un espacio que nos ha tratado y acogido tan bien, y que el público tuvo mucha aceptación al ver nuestra obra de «Miedos». Estamos muy contentas de volver el 22 de noviembre a las 21:00 y poder representar «La verdad del zurcido», que yo creo que es una pieza bastante emotiva y que remueve mucho a uno.

P: ¿Qué vamos a poder ver en «La verdad del zurcido»?

Paqui Espejo: En el cartel aparecen textos que son reales de datos del 2016 que fue cuando se creó esta pieza. Datos reales de mujeres que han sido asesinadas en manos de hombres sean parejas o familiares. Es doloroso ver cómo son tantos los datos que en un año se pudieron recopilar, pero en el cartel quería que estuviera esa verdad de esos datos y esas mujeres, y se le diera ese lugar y esa voz que en la mayoría de los casos no lo tienen hasta que se van. En el cartel aparecen unos zapatos, en concreto son rojos y hacen mención a una instalación de Elina Chauvet que es una arquitecta y artista mexicana, que creó esta instalación para reivindicar esa lucha que tenemos todas las mujeres en contra de la violencia de género y eso fue el elemento creador y motivador de esta pieza. Además de experiencias más o menos cercanas de la violencia de género.

P: Decís que es una pieza que habla de lo íntimo y de lo verdadero

Sandra Bravo: Totalmente. Es una pieza de cuatro mujeres que se presentaron a hacer un proyecto que tenía pensado y creado Paqui, entre las cuatro conseguimos crear una pieza que es íntima a más no poder y que en el proceso de creación yo creo que nos hemos descubierto a cada una de nosotras. Hemos estado indagando dentro de nosotras. Es una cosa muy bonita. No podemos hacer la pieza tres veces seguidas porque la emoción y lo que saca uno en la obra es tan real y tan tú que no se puede volver a hacer, es una energía que es un día. Es muy especial. Ha nacido con mucho cariño, amor y delicadeza para intentar hacer lo mejor que se pueda, plasmarlo y hacer reflexionar al público que vea esa obra de lo que hay, de la situación que existe que no es fantasía y es una realidad.

P: Vuestro trabajo como actrices ha tenido que ser muy duro

Paqui Espejo: Es muy hermoso y muy doloroso. Yo me siento muy agradecida y afortunada de ese primer encuentro donde todo surgió. Todo surgió a raíz de una propuesta de dirección de la Escuela de Arte Dramático de Málaga, tenía a mis grandes compañeras Sandra Bravo, Alba Gallego y Yolanda Barranco que tuve el gustazo de dirigirlas, aunque no creo que fuera así si no de colaborar y participar juntas en un proceso de creación precioso que duró unos cuatro meses, donde yo aprendí mucho de y con ellas. Todas disfrutamos muchísimo del proceso, sufrimos y aprendimos mucho.  Ese proceso se llama «La verdad del zurcido» y el primer día de trabajo fue escribir de forma automática siete minutos, creo que fueron, sobre cualquier tema que quisieran ellas. El resultado después de escribir cada uno de esos textos fue distribuírselos entre sí para que subrayaran aquello que les pareciera interesante del texto de la otra, y después de esos siete minutos de subrayar y dar importancia a aquello que la compañera quisiera, se los rompí y tuvieron que reconstruir cada uno de esos textos. Ese es el sentido de «La verdad del zurcido». Cuando zurces algo, el revés es la verdad que lo que sucedió. Por más que tú sigas adelante como dice el texto, me recompongo y la verdad está detrás. El zurcido cuando tú le das la vuelta, aparece lo que sucedió.

P: Y ¿qué más lenguajes hay en «La verdad del zurcido»?

Sandra Bravo: Andrés es partícipe de esta obra cien por cien, también es verdad que antes de que él estuviese trabajábamos mucho con atmósferas y que mejor que él que con «Miedos» consiguió crear esa atmósfera, pues participe ahora en «La verdad del zurcido». Es magnífico poder contar con sonidos, tenemos sonidos de todo tipo que crean atmósferas, sentimientos y que revuelven. Eso es muy interesante. Trabajamos mucho con un código físico, apenas utilizamos la palabra. Existe pero son más sensaciones físicas que nos llevan a componer y descomponer. Trabajamos con «leit motivs», con la recomposición, con la muerte y con la maternidad. Es una cosa muy bonita que la plasmamos físicamente, no es nada hablado. Creo que es como la clave de «La verdad del zurcido».

P: ¿El mundo puede mejorar a través del arte?

Paqui Espejo: Totalmente. Ese es el sentido de nuestra profesión. En este caso, la pieza lo que pretende es concienciar y que después de verla llegue a un momento de reflexión, y de saber a qué niveles de maneras muy sutiles ejercemos esa violencia también cada uno de nosotros. La pieza tiene un foco en una creación que es una obra que hizo Rafa Soto en colaboración con Antonio Zamorano que se llama «Homocircus. Del macho al hombre en construcción, y la partitura física la creó a partir de sus textos y sus ilustraciones. Creo que ellos hacen un gran trabajo para la construcción de nuevas masculinidades, y creo que esto es un trabajo de hombres y mujeres al unísono.

P: Queréis un hilo cosido al unísono, no con odio

Sandra Bravo: Básicamente es reflejar eso. Al final somos todos, hombres y mujeres que vamos a un mismo camino y no hay ningún tipo de diferencia. Es lo que queremos reflejar con la obra, la desigualdad que tiene la mujer en la sociedad también y cómo lo representamos nosotras. Cómo podemos hacer reflexionar a una persona que, a lo mejor no tiene esa conciencia, esa reflexión de lo que pasa día a día o del tiempo de violencia, desde lo más extremo físico hasta lo más chiquitito que es que le den el vino al hombre en lugar de a la mujer. Ese tipo de discriminaciones y cosas es lo que queremos nosotras cambiar en cierto sentido, no cambiar si no una reflexión.

Paqui Espejo: Es presentarlo. Nosotras no dictaminamos nada. No somos nadie. Somos parte de lo que la sociedad es con todo lo bueno y lo malo que ello supone. Y no es en contra, si no con nosotras de la mano, no es delante ni detrás. No pretendemos más que presentar y que cada uno en su casa, en silencio, haga su trabajo.

P: Llevas ya un buen camino con Neko Teatro

Sandra Bravo: Estamos muy felices en general todo el equipo de Neko Teatro porque «Miedos» tuvo una aceptación muy buena. El público fue muy querido y la verdad es que disfrutamos muchísimo. Tener la oportunidad de hacer una cosa nueva, con Neko, con nuestro código y cómo lo representamos nosotros pues estamos agradecidos. No podemos decir otra cosa. Neko es una empresa, es una compañía que acaba de empezar desde hace muy poquito y vamos paso a paso, escalerita a escalerita, peldaño a peldaño, creciendo y creciendo, y eso es lo importante. Queremos que nuestro trabajo se vea, que sea reconocido y que poquito a poco nos empiecen a conocer. Eso es lo importante.

Paqui Espejo: Estamos trabajando con determinadas colaboraciones para justamente darle cabida y espacio a ese oficio de la confección. Esa persona que patrona y para que no se olvide que ese zurcir es gracias a las modistas.

Sandra Bravo y Paqui Espejo
Sandra Bravo y Paqui Espejo

Os recordamos que «La Nave» se encuentra en la Calle Cerrajeros, 9 y que se pueden comprar las entradas directamente allí el viernes 22 a las 21:00 que es cuando se hará la representación de esta necesaria función tan trabajada durante 6 años. Andrés Díez Blanco vuelve a estar encargado de la parte sonora de «La verdad del zurcido» que cuenta con textos de Elina Chauvet y Alfonsina Storni, el diseño artístico de maquillaje es de Lauretta Make Up y el vestuario de «Me lo dijo Pérez». Zurcir: suplir con puntadas muy juntas y entrecruzadas los hilos que faltan en el agujero de un tejido. Una simbología de la que habrá que estar pendiente de esta madeja teatral.

Si queréis escuchar la entrevista con Sandra Bravo y Paqui Espejo, sólo tenéis que pinchar en este enlace:

https://www.ivoox.com/entrevista-paqui-espejo-sandra-bravo-la-audios-mp3_rf_43828090_1.html

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter