EL PÚBLICO ACABA ASOMBRADO PRÁCTICAMENTE DE TODO LO QUE HA VISTO. SE DA CUENTA QUE SI ESTAMOS DONDE ESTAMOS CON TODO ESTE CAPITALISMO SALVAJE EN EL QUE ESTAMOS INMERSOS Y QUE YA ACEPTAMOS COMO UNA COSA NORMAL, SE DEBE PRÁCTICAMENTE A UN INVENTO DE ESTOS SEÑORES.

lehman-trilogy-foto-de-sergio-parra1A priori, las cifras pueden dejarnos boquiabiertos ante cualquier obra teatral que se nos presentase. Una balada para sexteto en tres actos. Hablar de una familia y sus tres generaciones, resumir 150 años de historia, crear a 12o personajes y todo ello en tres horas con descansos de 15 minutos. Fue una locura que nos adelantó su adaptador y director, Sergio Peris-Mencheta, y que ahora concretamos aún más gracias a uno de sus actores, Víctor Clavijo.

P: ¿A quién le puede interesar durante tres horas escuchar a seis locos hablando sobre economía?

Víctor Clavijo: A todo tipo de público. Al que le interesa la economía porque todo lo que contamos en la obra le va a sonar y a gente que no le interesa ni la economía, porque la obra no solamente habla de economía sino que habla de la historia de unos pioneros que cruzaron el charco en 1944, y que empezaron con una tienda de telas y venta de algodón, y a partir de ahí construyeron un imperio. Es una historia épica que habla sobre la construcción de un imperio, y en este caso un imperio económico. Habla sobre la familia, es además una trilogía como en “El Padrino”. Una saga familiar que tiene todos los componentes de una historia épica sobre como pudieron construir este imperio económico, y de alguna manera también cuenta porqué estamos donde estamos económicamente hablando. El mundo que vivimos, las cosas que disfrutamos, las cosas que nos están fastidiando la vida económicamente se deben, de alguna manera, a esta gente. Entonces le va a interesar a todo tipo de personas. Es una obra muy didáctica con un ritmo bestial, que sea musical hace que todo esa información entre mucho más fácilmente. Se pasa el tiempo volando y encima es muy divertida, con lo cual le va a interesar a todo tipo de público. Les va a interesar incluso a los capitalistas y a los anticapitalistas. Los anticapitalistas van a considerar que se les da la razón y los capitalistas también van a pensar que la obras les da la razón a ellos, con lo cual es fantástico y para todos los públicos.

P: Actúas junto a Pepe Lorente, Darío Paso, Litus Ruíz, Aitor Beltrán y Leo Rivera en un despliegue que tenemos muchas ganas de saber cómo lo llevaréis a escena. Necesitaréis una bombona de oxígeno al final.

Víctor Clavijo: No hay tiempo para respirar. Es una locura para nosotros. Ya tenemos lógicamente mucha más medida la energía que gastamos y cómo dosificarla. En la función nos han costado muchísimas cosas, hemos tenido dificultad en muchas cosas pero una de ellas ha sido, precisamente, dosificar esa energía. Los entreactos eran una locura porque nosotros teníamos que colocar las cosas de utilería y de vestuario, digamos listas para el siguiente acto. Había mucho lío sobre donde tenía que ir cada cosa, con lo cual todo ese viaje de atrezzo, utilería, vestuario que nosotros mismo colocábamos en cada entreacto, y luego todo lo que ocurre detrás del escenario que el público no ve, pero que estamos continuamente moviéndonos y cambiándonos de vestuario, en fin todo esto es un estrés añadido que hacía, efectivamente, que la función sea el doble de estresante que lo que el público, a priori, ve a primera vista. Pero cuando ya tenemos dosificada la energía, sabemos donde gastar más o menos, y ya de alguna manera controlamos mucho mejor la función, en ese sentido. Terminamos menos agotados que cuando la hacíamos las primeras veces, que yo acababa en verano en los Teatros del Canal completamente empapado de sudor, y eso que yo apenas sudo absolutamente nada, pero acababa literalmente empapado en sudor y la ropa también. Y ahora ya eso no me ocurre.

P: La música adelantabas que ayuda a situar en el espacio y en el tiempo, y desengrasa toda esa cantidad de información que recibe el público

Víctor Clavijo: Ayuda a situar la obra en el tiempo porque la música en cada momento tiene que ver con el periodo histórico, y con el estilo de música del periodo en el que se desarrolla la acción en ese momento. En la música hay una evolución también, porque empieza prácticamente a capella sin instrumentos musicales o con instrumentos más rústicos de la época, y acaba convirtiéndose en una banda de rock de los años 60. Evoluciona instrumentalmente la música, aparte de los estilos. Y la escenografía también evoluciona en ese sentido. El escenario empieza completamente desnudo, y se va vistiendo conforme este imperio va creciendo y va adquiriendo riqueza, igualmente que ellos van enriqueciéndose pues el escenario también se va enriqueciendo y se va vistiendo, por así decirlo. La música ayuda a desengrasar la historia, ayuda a que sea mucho más amena y divertida, y sitúa a los personajes por ejemplo con la música hebrea para situar la tradición de estos personajes, poco a poco esa tradición va desapareciendo conforme van pasando las generaciones, y cuando llegan a Estados Unidos están muy pelados por eso la música hebrea es muy importante sobre todo en el primer y segundo acto. Luego ya en el tercero desaparece por completo, ya no hay ni pizca de la tradición hebrea ni de la música, por supuesto. Todas las piezas, salvo las canciones hebreas y un par de temas que no puedo desvelar, la mayor parte de toda la música son composición original de Litus Ruiz.

P: Y ¿qué pellizco se lleva luego el público?

Víctor Clavijo: La función de cualquier obra de teatro es que remueva algo al público, que le haga pensar y que se haga un teatro como le gusta a Sergio, que modifique al espectador, y que le haga cambiar de cuando entra a cuando sale. En ese sentido la obra, efectivamente, también hace eso. Se trata de una transformación, más que emocional, quizás más bien intelectual porque creo que el público acaba, de alguna manera, completamente asombrado de todo lo que ha visto, se da cuenta que si estamos donde estamos con todo este capitalismo salvaje en el que estamos inmersos y que ya aceptamos como una cosa normal, se debe prácticamente a un invento de estos señores. Es bastante espeluznante ver, de alguna manera, como estos tipos están detrás de la construcción del canal de Panamá, son los primeros que invierten en la guerra como inversión de un capital para conseguir un beneficio, están detrás del invento de la bolsa de Nueva York, y están detrás de muchísimos inventos que hoy de alguna manera nos parecen normales. De la comercialización de los vaqueros, la aviación comercial, el desarrollo de la industria del petróleo, los trenes, en fin están detrás de prácticamente todas las salsas, como dice Sergio. Evidentemente, el público va a salir sorprendido dándose cuenta, de alguna manera, que si estamos donde estamos, y si vivimos como vivimos, gran parte por suerte o por desgracia se debe a estos señores. O a señores como ellos.

P: ¿Nos hará pensar sobre el sueño americano?

Víctor Clavijo: Hemos asumido una serie de mitos, de sueños y de objetivos que están en nuestra cultura y nos están bombardeando con ellos desde que nacemos. La idea del triunfador, del emprendedor y del pionero como son estos tipos, que a mi realmente me parecen admirables. Hicieron muchísimas cosas negativas y otras cosas muy valorables. La gente que, de alguna manera, emprende y consigue un objetivo o lo que se propone, me parece muy admirable. Pero no a costa de la sangre y del sudor de los demás. Ahí es cuando las cuestiones morales, evidentemente no tienen el mismo valor. Pero efectivamente la idea del emprendedor, del triunfador y del sueño americano es una cosa que nos han metido desde que nacemos, en nuestra cultura, en la tradición de las películas, los anuncios y la idea del “looser” en Estados Unidos, con lo que tanto sufren los míos está ahí, y es generadora de frustraciones, de anhelo, sobre todo más de frustraciones que de anhelos. Pero bueno es parte de nuestra cultura. Las culturas asumen y absorben mitos, antes los mitos eran dioses y ahora el mito es el dinero. Es el único Dios. Efectivamente, cuando el público ve esto con nuestra función se da cuenta que asumimos sueños que, a veces, no nos corresponden. Son sueños que pertenecen a otras culturas y que no conducen a ningún sitio. Es lamentable.

fotonoticia_20180821182100_800Los encargados de trasladarnos todo este riesgo teatral son, además de nuestro entrevistado, Pepe Lorente, Darío Paso, Litus Ruiz, Aitor Beltrán y Leo Rivera que nos trasladaran la historia de los Lehman Brothers, y aportaran toda esa información y los datos necesarios para que comprendamos cual fue la situación económica por la que aún seguimos haciéndonos muchas preguntas, y aún hay tanta incertidumbre. Será un despliegue digno de ver en nuestro Teatro Cervantes este próximo miércoles 23 y jueves 24 a las 20:00. Descubran por qué tanto público ha salido tan entusiasmado y con tantas buenas sensaciones después de disfrutar con “Lehman Trilogy”.

Si queréis escuchar la entrevista con Víctor Clavijo, sólo tenéis que pinchar en este enlace:

https://www.ivoox.com/entrevista-victor-clavijo-lehman-trilogy-audios-mp3_rf_31643380_1.html

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter