JUGAMOS EN UN CÓDIGO DE THRILLER PORQUE CREO QUE ES LO MÁS INTERESANTE PARA ENTRETENER, PERO DETRÁS HAY UN MENSAJE PARA EL PÚBLICO QUE QUIERA VERLO

Virginia Calderón, Carlos Zamarriego, Juan Antonio Hidalgo y Marina Sänchez Vílchez.
Virginia Calderón, Carlos Zamarriego, Juan Antonio Hidalgo y Marina Sánchez Vílchez.

Inestables, dícese de las personas que sufren constantes o frecuentes alteraciones del carácter, el humor o la tranquilidad. Si pensamos en la situación actual, es un adjetivo que puede resumir muchos de los momentos que nos podemos sentir en diferentes ámbitos. El director y autor teatral, Carlos Zamarriego lo planteó desde la perspectiva laboral teniendo como protagonista a Noelia (que interpreta Marina Sánchez Vílchez) que debe pasar por una evaluación laboral de uno de sus superiores, Gustavo (interpretado por Juan Antonio Hidalgo) para conseguir el ascenso deseado después de tantos años trabajando en la empresa. Esta excusa para que el espectador reflexione la enmarca en un contexto de thriller donde podremos sentirnos identificados o reconocer las situaciones que se nos presentarán desde el próximo martes 11 junio hasta el domingo 23 en el Teatro Echegaray dentro de su ciclo “Factoría Echegaray”. La ayudante de dirección, Virginia Calderón, también nos acompaña en nuestra entrevista.

P: ¿Ilusionado por formar parte de “Factoría Echegaray”?

Carlos Zamarriego: Me encanta volver a Málaga con una obra larga. Yo estrené hace cuatro años, “Historias con H”, y ahora tengo la oportunidad con un presupuesto mayor de vivir la experiencia de “Factoría Echegaray” que es maravillosa. Es un privilegio que Málaga tenga un vivero donde la gente pueda tener recursos para sacar las obras como se merecen sacarse con ensayos, presupuesto y con un equipo técnico que nos está dando el Cervantes que es maravilloso. Muy contento porque, además, es de estas veces que dices “he acertado en el casting” porque tengo dos actores que no sólo son buenos actores, si no que generan un buen rollo y eso que tiene que ser el ensayar en teatro, que estás feliz porque vas a ensayar teatro, y con ellos pues es muy fácil, la verdad.

P: Estás, supongo, igual de contenta por esta oportunidad para “Inestables” como ayudante de dirección

Virginia Calderón: Claro que si. Es una oportunidad súper grande y tenemos que agradecer a “Factoría Echegaray” y yo en concreto a Carlos por haber contado conmigo.

P: Juan Antonio, para tí además de una gran oportunidad como actor es un momento especial porque precisamente hace dos años estrenabas como director, “El Muro”, en este Teatro Cervantes donde ahora estás ensayando

Juan Antonio Hidalgo: La verdad es que es maravilloso porque dos años después me veo en el mismo sitio y en otro proyecto tan ilusionante como el primero. Sinceramente, yo creo que “Inestables” tiene todos los ingredientes primero como pieza teatral y segundo por el equipo que hemos formado. Se nos van las horas y no miramos el reloj. Hay veces que te pones a ensayar y estás diciendo “me quedan dos horas todavía”, y aquí se nos pasan las horas volando. Yo creo que hay muy buena sintonía, sinergía de trabajo y eso va a ser garantía de que ese magnífico texto funcione muy bien. Yo es que perderme en junio, que tampoco hay mucha oferta, lo mejor que vas a poder ver encima de un escenario, sería horroroso.

P: ¿Es cierto que la fórmula para un buen ensayo es un sandwich mixto?

Marina Sánchez Vílchez: Eso es. Y tiene que ser de la cafetería de al lado del Teatro Cervantes, sino no vale.

P: Háblanos del argumento de “Inestables”

Carlos Zamarriego: Nosotros decimos que es un thriller, y además un thriller un poco a la antigua porque el motor de la tensión es el texto y la palabra, que ahora en los thriller modernos es más la acción. En realidad es un obra de ciencia ficción porque sólo hay un 4% de directivas en España que sean mujeres, con lo cual lo que le va a pasar a Noelia, la protagonista de la función, que es aspirar a ser directiva es una cosa muy alejada de la realidad, desgraciadamente. Está ese punto de obra entretenida como thriller, donde vas a estar en la butaca pensando “¿qué está pasando?” con esa tensión que va creciendo. Esa relación tortuosa entre ellos porque van a estar en un espacio, ellos dos, durante un fin de semana y no desvelo más, pero la cosa se pone bastante mal para los dos en algunos momentos. Pero al mismo tiempo es una excusa para hablar de ese “precipicio de cristal” que tienen las mujeres a la hora de llegar a un puesto directivo donde, generalmente, se les pone en una situación más difícil que al hombre, donde llegar siempre es a costa de tener que demostrar más cosas que las estrictamente profesionales. Todo el mundo que quiera tener, además, ese debate y ese mensaje detrás lo va a tener, y al mismo tiempo se va a divertir. Vamos a intentar cumplir esos dos objetivos.

P: ¿Que opinasteis al principio al trabajar con vuestros personajes?

Marina Sánchez Vílchez: Pues yo, por ejemplo, al principio se lo dije a Carlos que en la primera lectura a Noelia la veía muy distanciada de mi, y además la veía un poco irreal porque hemos tenido entrevistas y reuniones con mujeres que trabajan en un “mundo de hombres”, pero yo estaba tan alejada que pensaba “esto es de película”. Y conforme lo he ido estudiando y lo hemos ido trabajando, lo noto cada vez más cercano a mi. Te das cuenta que aunque yo no tenga nada que ver con el mundo empresarial, hay muchas analogías entre el personaje y entre mi vida personal y profesional. Muchas cosas que me han ido pasando por el simple hecho de ser mujer y lo veo relacionado con Noelia. Luego en la obra lo que tiene que pasar este personaje que es aguantar carros y carretas por el hecho de ser una tía, pues ya tiene tela con la que trabajar.

Juan Antonio Hidalgo: Yo cuando hice la primera lectura del personaje me dio un poquito de miedo porque es un personaje dificilísimo y me apasiona que esté tan distante de mi, porque si fuese más cercano sería aburridísimo. Me gusta todo ese tipo de personajes. Me asusté porque el secreto en esta obra no está tanto en lo que dicen los personajes, si no está en lo que callan, lo que no hacen, en los silencios y lo que en realidad están pretendiendo decir y a qué están jugando en cada momento. Son personajes muy delicados. Un matiz más que otro puede hacer que una escena o un momento crucial de la obra, pierda sentido. Eso fue lo que, por un lado, me asustó y por otro lado es un reto. Estamos trabajando muy sobre la cuerda floja, pero que dándole el punto justo va a ser de los personajes de los que me voy a sentir más orgulloso, aunque no me identifique para nada con él.

P: Hay otro concepto del que hablas en esta función que es la “violencia estructural”. ¿En qué consiste?

Carlos Zamarriego: Estoy seguro que mucha gente lo va a entender en cuanto lo explique. Es eso de ir a un trabajo donde no soportas a tu jefe o a tus compañeros, a lo mejor no es tanto soportar si no que pasas más horas con ellos que con tu pareja o con tus seres queridos. El tener que cogerte 15 días de vacaciones al año, que muchas veces es obligatorio cogerlos en un momento dado, y tener que ser feliz ahí porque sí. Porque nos obligan a ser felices en esos momentos y trabajar en otros momentos. Hay muchísimos ejemplos más en el caso de las mujeres, por ejemplo cuando van a una entrevista de trabajo que tengan que ir arregladas, que es algo como muy normalizado pero es una violencia de alguna manera. Esa “violencia estructural” que es la violencia que se ejerce por la propia estructura de las empresas y de nuestros trabajos, no entro en otro tipo de violencia, es el motor que me sirvió a mi para empezar a escribir “Inestables”. Yo creo que eso nos lleva a generar una inestabilidad en nuestras vidas. Después ves casos concretos dentro de las familias o con los amigos, o con las propias enfermedades que puede tener la gente, que yo creo que están muy vinculadas a eso aunque nosotros no hagamos esa relación. Si no eres feliz en tu vida, si no eres capaz de decidir muchas cosas de tu vida y normalizas mucha violencia, al final la violencia sale por algún lado. Es un poco lo que le pasa a estos personajes.

P: Lo interesante será que el público podrá trasladar todos esos aspectos que se normalizan en su propia cotidianeidad

Marina Sánchez Vílchez: Yo creo que sí se van a sentir identificados porque a medida que lo hemos ido trabajando a nivel personal, yo creo que hemos ido encontrando identificaciones con el personaje y empatizar. Cada vez te vas dando más cuenta de que no estás tan alejado en realidad, aunque no tengan nada que ver y estén en otro mundo.  Pero somos seres humanos que al final estamos siempre guardándonos cosas, nos relacionamos con las personas según en qué contextos de una manera distinta, entonces yo creo que la gente lo va a ver muy reflejado aunque no tenga nada que ver con el mundo empresarial. Por ejemplo, el tema de la contención que también se trabaja mucho aquí también se va a ver porque en la vida, ya sea en el súper cuando se te cuela alguien en la cola o lo que sea, siempre estás conteniendo. Y al final es lo que decimos, hace que revientes o que salgas por algún lado, y de ahí aparece esa inestabilidad que es de lo que va la obra.

P: Son esos aspectos que los llamamos “micros” y que parece que son ya corrientes, pero que en vez de utilizarlos en una denuncia social los has preferido enmarcar en la historia de “Inestables”

Carlos Zamarriego: Me parecía más interesante porque me gusta mucho el cine y el teatro de género. Ese que tiene un código establecido y tú entras en ese código de misterio donde hay un asesinato, o el código de thriller o de comedia, y al mismo tiempo que tenga un mensaje potente detrás. Creo que eso lo hace más digerible y por lo menos la persona que no quiera entrar en ese mensaje de primeras o no vaya con ese mensaje, puede pasárselo bien y al mismo tiempo el que quiera profundizar tiene algo para profundizar. Igualmente “Inestables” genera un posicionamiento del propio espectador porque va a haber situaciones muy violentas pero no muy explícitas o no físicas, donde se va a tener que posicionar. Si se ríe, las normaliza. Si se horroriza, va a ponerse de lado de uno o de otro. Así que el espectador de alguna manera está activo y puede pasar que gente que acabe odiando al personaje de Juan y le acabe odiando a muerte porque empatiza muchísimo, pero hay gente que a lo mejor piense “pero eso no es nada”, y tenga que hacerse una reflexión así mismo de porqué piensa que “eso no es nada”, y si lo está viendo en su empresa y por eso lo está normalizando. Nosotros jugamos en un código de thriller porque creo, cuando lo escribí, que es lo más interesante para entretener y que ya la gente sepa qué código es, pero detrás hay ese mensaje para quién quiera verlo.

P: Hace falta poner estos mensajes para que muchas veces consigamos salir de nuestra propia burbuja, y pensar que sólo ocurre lo que nosotros estamos viviendo en nuestro día a día. ¿Crees que se logrará calar esos mensajes con este código de thriller?

Virginia Calderón: Yo espero que sí, y si no es lo que dice Carlos ya depende del espectador el posicionamiento que tome. O viene, echa el rato y se va con la misma o empieza a reflexionar durante la obra que es muy fácil porque te pone en situaciones muy límite. Te tienes que posicionar si o si, no hay manera de salir sin posicionarse. Y una vez que te has posicionado, salir fuera y dar una vueltita es muy sencillo. Es eso, llevártelo a tu terreno y cosas que tú has vivido, porque yo por ejemplo tampoco pertenezco al mundo empresarial y cuando empezamos a meternos en el texto y a asimilar, ver y estudiar, ves que has vivido muchas situaciones muy similares en tu terreno, en tu contexto y en tu vida laboral y social en la calle. Yo creo que es bastante fácil que el espectador salga tocado. Que esa es la idea.

P: ¿Cómo han sido esos ensayos?

Juan Antonio Hidalgo: La verdad es que yo creo desde el principio la base de cualquier proceso de ensayos y cualquier cosa en la vida es la comunicación, y yo creo que aquí desde el principio la ha habido. Hemos entendido bien lo que Carlos buscaba con los personajes porque ya te digo que el texto “per se” está muy bien pero según como lo gires o no, puedes darle unos tintes u otros tintes con los cuales la dramaturgia puede girar mucho. Hemos entendido muy bien por donde tenemos que ir construyendo los personajes, y a partir de ahí nos hemos puesto a trabajar. Tenemos el andamio construido, ahora vamos a empezar a edificar y a dar todos esos matices.

Marina Sánchez Vílchez: Ahora es cuando empiezas a darte más cuenta de ciertas cosas. Al principio era mucho trabajo de texto, y la verdad es que Carlos y Virginia nos prepararon un montón de ejercicios e improvisaciones buenísimas que a mi personalmente me ayudaron mucho y a Juan también. Es verdad que hemos montado muy rápido. En cuestión de una semana, ya teníamos la obra montada, lo que es la base. Ahora es cuando de verdad te estás dando cuenta, que al decir muchas cosas que ya hay muchas más capas que entiendes debajo de esto o ahora veo como Juan me lo dice de una manera y ya es Gustavo, el personaje. Es una parte bonita porque hay puntos en los que podemos llegar a frustrarnos que también esta mañana parecía que no llegábamos a cosas, pero de pronto se ilumina algo, hay un fogonazo y aparecen otras cosas, y es cuando empiezas a tenerla viva. Has construido el patrón del vestido y ahora ya le estás terminando de poner los hilos, y ya sólo falta ponerte el vestido. Yo creo que es una parte como de amor y odio, pero que va muy bien y se disfruta mucho. Yo tengo muchas ganas.

6c18d6cc76b3a231d98065db3eed76c8“Inestables” cuenta con Pablo Lomba como coordinador técnico y diseñador de luces, y la escenografía corre a cargo de Javier Ruíz de Alegría. En el ensayo al que hemos tenido la suerte de asistir, la música de la función corre a cargo de alguien muy conocido en Málaga y de gran valía como es Jesús Durán. Las entradas ya se pueden comprar AQUÍ o en la misma taquilla del Teatro Echegaray que siempre ofrece interesantes descuentos en alguno de los días. Se podrá disfrutar, recordamos, desde el martes 11 de junio hasta el domingo 23 de junio. Hay que comenzar la etapa estival con una buena experiencia teatral, así que no deben perderse esta oportunidad.

Si queréis escuchar la entrevista con Carlos Zamarriego, Virginia Calderón, Juan Antonio Hidalgo y Marina Sánchez Vílchez sólo tenéis que pinchar en este enlace:

https://www.ivoox.com/entrevista-carlos-zamarriego-virginia-calderon-juan-antonio-hidalgo-audios-mp3_rf_36125567_1.html

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter