SER MÚSICO ES LO MÁS PARECIDO A SER LIBRE

Las fotografías de portada y la que complementa esta entrevista son de Pepe Ainsua.

Fotografía de Pepe Ainsua.
Fotografía de Pepe Ainsua.

Después de estos tiempos triviales como un cadillac sin freno, queríamos comprobar cómo se encuentran algunos de nuestros artistas que están luchando por dar conciertos y seguir compartiendo su música con tantos aficionados que les hemos estado esperando en este tiempo de confinamiento. Uno de ellos, sin duda, es Ernesto Aurignac. Queríamos conocer sus impresiones de ahora, del momento, que es lo que estamos aprendiendo a vivir en este instante. Este es el día a día que nos comenta en esta entrevista.

P: El mundo de la música siempre ha estado en constante readaptación. La situación del coronavirus ha hecho que precisamente para vosotros el futuro sea desconcertante y el presente desestabilizante. ¿Cómo crees que se va a poder sostener la industria?

Ernesto Aurignac: No tengo ni idea, no entiendo cómo funciona la industria de la música. Lo que sé que se van a sostener son los sonidos, o sea, la música. Siempre ha sido así en la historia de la humanidad y siempre lo será, incluso cuando ya no exista la humanidad. The music of Sphere.

P: ¿Y cómo quisieras que fuera esa situación para ti y tus compañeros?

Ernesto Aurignac: La vida de los músicos es preciosa. Siempre fue, es y será inestable y dificultosa económicamente, llena de inseguridades por no tener un sistema fuerte que nos ayude y ampare realmente. Sin embargo, ser músico es lo más parecido a ser libre. A mi entender la mente es lo único que nos hace libres, con ella podemos imaginar y hacer lo que queramos. La música tiene ese punto. Ser músico tiene un carácter introspectivo y vocacional muy potente que actúa en forma de libertad para el individuo. La música alimenta el alma de los músicos. Esto no está pagado con nada. Creo que no te he respondido a la pregunta, pero es que no sé qué responderte.

P: Este pasado viernes actuaste con Juanma Nieto, Joan Massana y Juan Galiardo. Algunos de tus compañeros destacaban después de este tiempo sin tocar que lo que mas tenían era ilusión, ¿qué sentiste tu?

Ernesto Aurignac: Yo sentí miedo. Miedo de que al tocar juntos tuviera la sensación de que la música había dejado de ilusionarme y motivarme. Felizmente cuando escuché el primer acorde oscuro que puso Galiardo, la primera 11 natural que usó Masana en un acorde dórico y el primer baquetazo fuera de tempo que empleó J. Nieto, sentí que tenía las mismas ganas de seguir experimentándola que antes del Covid-19.

P: «The Music BOOM» ha sido una experiencia musical de confinamiento donde has podido contar con muchos músicos que desde sus casas han aportado su talento para lograr una interesante composición final. ¿Cómo se te ocurrió este experimento y cuál va a ser su futuro?.

Ernesto Aurignac: Se me ocurrió en un sueño. Soñé que una araña gigante me devoraba y pasé a vivir en su estómago, allí conviví durante un tiempo junto a otros insectos más extraños que yo. Al despertar lo vi claro. «The music BOOM» no tiene futuro. Ya forma parte del pasado y sólo podrá formar parte del presente si lo escuchas.

P:¿En qué han quedado los proyectos «U Circle Breakers» y «Poema para una nube rosa y tres elefantes mudos?

Ernesto Aurignac: «U Circle Breakers» no es un proyecto mío. Yo era uno más del grupo, pero en vez de tocar un instrumento tenía la función de compositor. Para mí es uno de los mejores grupos que he conocido en mi vida. Que contaran conmigo para escribir la música de su primer disco fue una pasada. Después de eso me echaron. El motivo que me dieron fue textualmente este: «Tu música es demasiado ecléctica y desgarradora». Yo los entendí y emprendí otros caminos. En cuanto al «Poema para una nube rosa y tres elefantes mudos» pienso grabarlo en los próximos meses.

P: ¿Cuál va a ser ese concierto tan importante en Málaga para septiembre?. Lo que puedas adelantar.

Ernesto Aurignac: Teatro Cervantes. Homenaje a Charlie Parker por el 100 aniversario de su nacimiento. «Ernesto Aurignac & Moisés P. Sánchez dúo». 29 de Septiembre. Entradas ya a la venta. Será un placer enorme tocar en formato a dúo con uno de mis pianistas favoritos del universo en ese sitio tan especial para mí. ¡Os esperamos!

P: Recuerdo que en «Annunakis» hablabas de una teoría en la que todos somos extraterrestres y que tenía varias vertientes. Supongo que en este tiempo de confinamiento has podido inspirarte en otras teorías para componer o seguir reflexionando sobre otras posibilidades vitales.

Ernesto Aurignac: Últimamente he encontrado una inspiración muy fuerte en mis perros Phoskito y Pansequito. Sobretodo en el vacío que dejarán en mi cuerpo cuando mueran. Espero irme yo antes que ellos; o en su defecto, que algún día me dé cuenta de que todo era mentira y que realmente somos todos eternos.

P: ¿Cuales son los sueños de ahora de Ernesto Aurignac? Fue una pregunta que te hice en 2014.

Ernesto Aurignac: Tengo un sueño material y otro inmaterial. Me encantaría algún día poder comprar mi ciudad, Málaga, y derrumbar todos los edificios, de manera legal. Sólo dejaría en pie el monumento a Rockberto y todas las iglesias. Construiría sólo iglesias; mi sueño es que toda la población vivamos en iglesias, me encantan las iglesias, arquitectónicamente y estéticamente son lo máximo. Este es mi sueño material, el inmaterial es que me gustaría poder tocar lo que quiero cantar pero nunca lo consigo.

107426365_4047521981987015_814956626860834642_oP: ¿Dónde te has refugiado musicalmente en este confinamiento?

Ernesto Aurignac: En una casa-iglesia, con mi santa madre, mi santo padre y mis dos apóstoles: Phoskito y Pansequito.

Ese próximo concierto en Málaga será el 29 de septiembre en el Teatro Cervantes. Un homenaje a Charlie Parker por el 100 aniversario de su nacimiento junto a Moisés P. Sánchez. Aforo limitado y respetando todas las normas de seguridad. Precio único de 12 euros la entrada. Y se pueden comprar pinchando AQUÍ . Espero que, pase lo que pase, los músicos sigan teniendo su espacio para desbordar las locuras sonoras que nos embaucan a los soñadores.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter