ES UNA OBRA DE PERSONAJES Y DE TIPOS

Continuando en la andadura del 39 Festival de Teatro de Málaga, nos llega una apuesta humorística de esas que te dejan pensando para analizar sobre nuestros actos. Harold Pinter es un maestro de esa ironía difícil de encontrar, y que va a poder ser representada en nuestras tablas malagueñas del Teatro Cervantes hoy lunes 9 a las 20:00. Hablamos con uno de los protagonistas de «El cuidador», el actor Juan Díaz.

P: ¿Cómo interactúan estos tres personajes?

Juan Díaz: El principio de la función arranca con un espacio que es el lugar donde vive mi personaje, que es una especie de sótano, almacen o trastero donde tiene guardados y almacenados todos los objetos y muebles que ha encontrado por la calle, y a ese espacio se trae a Ulloa que es el personaje que interpreta Joaquín Climent, que es un vagabundo, un hombre de la calle que por azares de la vida se ha encontrado a Víctor, y entre los dos pues de alguna manera se ayudan. Mi personaje le quiere ayudar a que venga a mi casa a tranquilizarse y a que cuente su historia, y de esa primera conversación todo acaba derivando en que la relación parece que va a más hasta que comparten el mismo espacio y conviven. Ahí es donde se establece esa relación de convivencia donde para algunas cosas está muy bien, pero para otras es complicado. No sabemos quién es la persona que tenemos al lado, y cuando ya pasas una noche y otra noche, empiezan a acumularse los problemas, las dificultades de comunicación y surgen los conflictos, además siempre con Pinter tienes mucha ironía, mordacidad y sarcasmo, y también cosas que deja mucho en la imaginación del espectador.

P: Tu personaje es alguien que ha sufrido mucho

Juan Diaz: El personaje de Víctor se ha hecho durante muchos montajes que he estado viendo un poco lo que han hecho otros actores. Él ha tenido un trauma con 16 años que le afectó no solo psicológicamente, si no también físicamente. Yo me lo he llevado a un terreno donde, de alguna manera, pueda jugar con determinados tics, sus lagunas mentales y sus lapsus. Eso está en el texto pero también es una composición que yo he hecho mia personal. Es un trauma que no quiero adelantar qué es lo que le pasa cuando era joven, pero que inevitablemente le condiciona en el presente. Y muy a su pesar, no va a poder cambiar eso. Él va a seguir siendo una especie de lisiado de la vida. Una persona que lleva una tara, pero que aún así la fuerza que tiene Víctor, a pesar de todo y con eso, él da un paso hacia adelante y también puede seguir creciendo como persona.

P: Esta función tiene ese humor peculiar de Pinter

Juan Diaz: Es una obra de personajes y de tipos. En Pinter son más importantes a veces como son ellos que lo que dicen. En este caso los tres, tanto el personaje que hace Álex, como Joaquín como el mio están tan polarizados entre ellos que eso mismo también produce una atracción entre ellos. Una atracción que a veces le lleva a discutir, y otras veces le lleva a querer cuidarse que es de lo que habla la obra. ¿Somos más de cuidar o de que nos cuiden?. Es curioso que una obra del año 59, pues todavía sigue vigente y ahora incluso te diría más que a lo mejor hace cinco años porque ahora estamos en un momento histórico, social y cultural muy especial y muy delicado. Yo creo que eso hace que todas las sensibilidades humanas estén más a flor y necesitemos más al otro, aunque no nos fíemos, pero necesitamos al otro. Yo creo que lo estamos viendo, tenemos que tener mucha más empatía con el que sufre, con el que lo pasa mal y valorar también que lo que tenemos no es solo para nosotros, si no que hay que compartir.

P: El espacio en escena es un personaje más

Juan Diaz: La escenografía hecha por Paco Azorín y Alessandro Arcangeli es un espacio que no es convencional. Esta obra se ha hecho en un espacio como de desván, con una cama y una mesa. Aquí han roto esa linealidad y el espacio donde actuamos es limpio, pulcro y aséptico, y el resto es donde está el desorden. Entonces son como dos paisajes, un paisaje alrededor de los personajes y el centro de la historia, que el director Antonio Simón ha querido que sea muy claro y muy directo.

P: Vienes un poco pletórico con tu premio «Piornal es cultura» a tu trayectoria

Juan Diaz: A Málaga siempre se viene arriba porque da gusto y porque es un teatro maravilloso. La gente y Málaga como ciudad para todos es un lujo. Es un reconocimiento que me han hecho en la tierra de mi familia porque mi padre es extremeño. Me ha hecho mucha ilusión porque no es un por un trabajo concreto si no por mis 28 años trabajando. Tengo 45 años y empecé con 17 de manera profesional, entonces no es que me vaya a retirar pero sí que me siento en un momento como actor, la verdad es que empezando a juntar un poco de experiencia, técnica y sabiduría, aunque soy joven pero ya me siento mucho más seguro en un escenario. Muy agradecido y con muchas ganas de no solo que vean mi trabajo, si no que es una puesta en escena de «El cuidador» y nos trabajos de mis compañeros que yo creo que la gente no va a quedar indiferente. Van a pensar, se van a reír y van a ver una apuesta que yo creo que ahora mismo no hay tampoco en la cartelera, así que es interesante.

P: Vas a participar en un cortometraje muy interesante

Juan Diaz: Voy a participar en un corto de un compañero con el que ya he trabajado varias veces que es Sergio Milan. Están Pepe Viyuela, Sara Escudero o Miguel Ángel Jenner, y más actores y actrices. Es una historia muy bonita que está basada en una historia que ganó el Notodofilmfestival, el último festival. Son historias sobre el cáncer con sentido del humor, contadas desde el humor. Son 4 historias, yo participo con Sara Escudero en una y la verdad que muy bien y muy contento, con muchas ganas de rodar porque es de esas historias sencillas pero que te llegan directas. Están muy bien construidas, los diálogos y la historia, y un tema tan delicado y preocupante como es el cáncer por un momento también se le da la vuelta y podemos reírnos dentro de la tragedia.

Junto con Joaquín Climent y Álex Barahona forman este triángulo de intereses en «El cuidador» que nos deparará muchas sorpresas, en un escenario peculiar donde descubriremos cual es el interés y las relaciones de estos tres personajes tan variopintos…o no. Veremos qué grado de identificación y reflexión alcanza con el público hoy lunes 9 a las 20:00 en el Teatro Cervantes.

Autor: Harold Pinter
Traductor: Juan Asperilla
Diseño de escenografía: Paco Azorín y Alessandro Arcangeli
Diseño de iluminación: Pedro Yagüe
Vestuario: Ana Llena
Espacio sonoro: Lucas Ariel Vallejos
Ayudante de dirección: Gerard Iravedra
Productor: Jesús Cimarro
Dirección: Antonio Simón

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter