HACER HUMOR CON SENTIDO DEL AMOR

La última película presentada a concurso en la sección oficial del Festival de Cine Español de Málaga nos reconcilia con esas comedias donde sabíamos que no iba a ocurrir nada de lo que pasaba pero qué hermoso poder ilusionarnos en el cine con esas historias. Eduardo Noriega y Michelle Jenner protagonizan esta idea amorosa que se nutre de libros y de diferentes autores. Hablamos de ella con su director, Miguel Ángel Lamata.

Miguel Ángel Lamata. Fotografía de Ana Sonia Macías Martín
Miguel Ángel Lamata. Fotografía de Ana Sonia Macías Martín

P: Has vuelto a recuperar un género que se pensaba que estaba denostado

Miguel Ángel Lamata: La comedia romántica siempre ha estado ahí. Si piensas en “Sucedió una noche” de Frank Capra o esas películas con la magia especial de Ernst Lubitsch, esa comedia con un toque de romanticismo, con una historia de amor más o menos imposible que lejos de hacerte llorar, consigue que sonrías o que te partas de risa directamente, es una combinación muy saludable. Amor y humor. Hay que hacer el amor con sentido del humor o hacer el humor con sentido del amor.

P: ¿Cómo se ideó en el guión el hecho de jugar con escritores?

Miguel Ángel Lamata: A muchas de las personas más importantes de mi vida las he conocido en movidas culturales. Hay algo intrínsecamente sexy y atractivo el ver que alguien está en una librería hojeando un libro. Me gustan mucho los autores que se nombran en la película, quería homenajear a los autores que han marcado mi vida como lector. Leer me libró de la locura, de no haber descubierto los libros a una muy tierna edad sería mucho peor persona de lo que soy.

P: El ejercicio de los actores es jugar pero ¿tú también lo has hecho con el guión?

Miguel Ángel Lamata: Yo siempre he sido muy mecánico a la hora de escribir, siempre he buscado un tema con el que tuviera una conexión emocional y luego he intentado estructurarlo en sus tres actos con sus tres puntos de giro, aunque yo creo que esa estructura también nos la tendríamos que cargar. Este guión lo escribí sin pensar nada. Yo iba escribiendo y dejaba que los personajes me hablasen y tiraran de mí para que me llevasen donde quisieran.

Miguel Ángel Lamata. Fotografía de Ana Sonia Macías Martín
Miguel Ángel Lamata. Fotografía de Ana Sonia Macías Martín

P: ¿Por qué quisiste poner al personaje de Eduardo Noriega en esa situación personal y profesional tan complicada?

Miguel Ángel Lamata: Woody Allen dice que las dos claves de la felicidad son el trabajo y el amor. Cuando él se ha sentido equilibrado laboralmente y emocionamente es cuando ha sido más feliz. Me parecía interesante poner a este personaje en una disyuntiva emocional y laboral, que estuviese en una encrucijada vital total. Aparte quiere ser valorado como algo que todavía no ha demostrado, él quiere ser respetado como un dramaturgo serio cuando todavía no ha dado prueba alguna de serlo y yo conozco a gente que está en el bando contrario. Gente que son muy respetados como dramaturgos serios pero que paralelamente les gustaría ser valorados como autores meramente comerciales y en el lado contrario para que sean respetados como actores de culto. Yo creo que es bueno que todo el mundo sea libre

P: ¿Por qué el personaje cree que su próximo guión debe ser una obra de teatro?

Miguel Ángel Lamata: Yo tuve época teatrera en mi Zaragoza natal. Y lo echo mucho de menos y me gustaría volver a poner en escena alguna cosa.  Pero al final cuando me pongo a escribir, siempre me sale algo para cine. Siempre que me sale una historia pienso en qué medio va a ser representada mejor y, al final, siempre acabo plasmándola cinematográficamente. El proyecto de Capote y Bukowski sería interesante escribirlo porque eran dos seres muy diferentes que, apenas se conocieron y que Bukowski escribió un buen poema para Capote dándole cera de una manera sarcástica. Sería un buen encuentro estos dos en el infierno

Miguel Ángel Lamata. Fotografía de Ana Sonia Macías Martín
Miguel Ángel Lamata. Fotografía de Ana Sonia Macías Martín

P: “Nuestros amantes” tiene un ambiente evidente que es Zaragoza

Miguel Ángel Lamata: Me acuerdo muchas veces de fiestas de instituto a las que no iba porque me gustaba más ir al cine. Cuando bajaba por el Paseo de la Independencia donde había muchos cines, siempre que salía contento de una película, pensaba cuando se podrían proyectar en esos cines alguna mía. Yo fantaseaba con dar el salto de cinéfilo a contador de historias. Quería ambientar en Zaragoza y ofrecer esas películas como las que me gustaba ver en esa época. Y es lo que hemos hecho.

P: ¿Qué es lo que más te ha costado de todo este proceso?

Miguel Ángel Lamata: Tenemos que hacer que España se entere de nuestra película. Estamos contentos con ella y creemos que pueden hacerles reír bastante y emocionarse un poquito. Financiar la película ha sido lo más costoso, al ser la primera con nuestra productora, no sólo tienes que convencer que tiene una buena película sino tu calidad como productor.

Eduardo Noriega fue la primera persona que recibió el guión nada más acabarlo y estaba muy pendientes de que saliera para poder protagonizarlo. Esa misma unión a la hora de sacar “Nuestros amantes” es la verdadera posible que todo lo que han conseguido, se haya hecho realidad. El mensaje de Miguel Angel Lamata tiene que llegar a todas las personas que tienen esa visión más sensible a la hora de ir al cine, sea en una librería o donde su misma imaginación les cree. ¿La fecha? El 3 de Junio podremos ir a disfrutarla. 

Si queréis escuchar la entrevista con Miguel Ángel Lamata, sólo tenéis que pinchar en este enlace

http://www.ivoox.com/entrevista-miguel-angel-lamata-nuestros-amantes-audios-mp3_rf_11364920_1.html

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter