Crítica realizada por Ana Sonia Macías Martín

Rodado de manera poco convencional en cine de ficción pero muy de moda en otro tipo de contenidos audiovisuales, desde el punto de vista de un falso documental con continuas intervenciones a cámara, “Selfie” es “una alegoría subnormal de la política de España”, según su director Víctor García León. Es un análisis de nuestra sociedad actual que pone en el punto de mira a ambos lados, la izquierda y la derecha.

Esto lo consigue a través de un espécimen humano llamado Bosco, un joven de clase alta y valores elitistas que es sacado de su micromundo, a raíz de la detención de su padre, un ministro del PP imputado por corrupción y por malversación de fondos públicos, además de otros delitos económicos. Aún después de este hecho, Bosco no quiere ver la realidad, pero está perdido, y sus acciones y actitudes lo demuestran, no tiene un hogar, no tiene una familia, sus amigos no lo aceptan, se le ha acabado el dinero y lo han expulsado de la Universidad privada en la que estudiaba. Es lo que le lleva a sumergirse en otro ambiente diferente y muy de izquierdas, tanto, que acaba asistiendo a mitines de Podemos.

En la obra se hace crítica a ambas partes de una manera original y atrayente, que te mantiene durante toda la película enganchado al argumento. Es precisamente ese estilo documental el que ha favorecido al desarrollo, pudiendo incluso llevar a la gran pantalla situaciones de la vida real improvisadas pero hiladas a la historia, como la escena en la calle Génova durante la noche electoral, un mitín de Podemos, o la intervención directa del personaje con Esperanza Aguirre. Ante esto solo cabe decir ¡bravo! Fantástica forma arriesgada de rodar, utilizada de manera acertada, aportando credibilidad e interés al guión.

No se puede olvidar la clave de humor de la película, a través de las intervenciones y acciones del protagonista, hacen de ella un contenido divertido que mantiene la risa en el espectador a lo largo de todo el film. Santiago Alverú, confirmaba que no es actor, pero en esta ocasión no le hizo falta serlo para conseguir retratar a la perfección al tipo de personaje que el guión requería.

Selfie, es una comedia agridulce, que nos pone de manifiesto aspectos de nuestra sociedad que no son precisamente un orgullo para nosotros. Pero la forma en la que el tema es tratado en la película, bajo mi punto de vista, se asemeja a la actitud que caracteriza al ciudadano español, acabamos siendo consciente de la situación en la que se encuentra nuestra sociedad, nuestro país, pero lo asimilamos, lo hacemos intrínseco, lo convertimos en comedia, riéndonos y pasando por alto hechos realmente graves, y finalmente no avanzamos o hacemos algo para mejorar, y ahí está lo triste del asunto.

Gracias por este tipo de películas que te hacen pensar, valorar y analizar lo que tenemos, espero algún día seamos capaces de enfrentarnos a ello y cambiar la situación.

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter