DESDE EL HUMOR SE PUEDEN HABLAR DE TODOS LOS TEMAS UNIVERSALES QUE PUEDE ABORDAR UN SER HUMANO

Javi Sancho durante nuestra entrevista. Fotografía de Arantxa Catalá.
Javi Sancho durante nuestra entrevista. Fotografía de Arantxa Catalá.

Javi Sancho porta una libreta en nuestra entrevista y es lo primero que me enseña. Se le iluminan los ojos cuando empieza a hablar de experimentación, objetos a los que logra darle vida o cual sería el leit motiv de un posible títere que vaya a crear próximamente. Son ideas plasmadas en un cuaderno. Hay bocetos y texto, pero más que nada hay una intención clara de convertir su compañía TanTontería Teatro en su caja del tesoro donde puede vivir a base de su trabajo y esforzarse día a día en que eso siga siendo una realidad. Hablamos con él de todo ello.

P: ¿Tantontería Teatro ha cumplido la expectativa que tenías como profesional?

Javi Sancho: Ha cumplido parte de las expectativas que yo tenía. “TanTontería Teatro” ha nacido en el 2017 y, poco a poco, te vas poniendo metas. Ha cumplido expectativas porque yo pensaba cumplir una serie de funciones y montajes hechos y se han cumplido, pero queda mucho por hacer todavía. Mucho que investigar, mucho que descubrir y mucho que plantear.

P: ¿En qué momento de tu vida se te ocurre que quieres hacer esto?

Javi Sancho: El momento era el propicio. Siempre cuesta encontrar una persona a la que tu le digas, ¡vamos! y ella te de la misma respuesta. De hecho Ester Abad, mi compañera, coincidimos trabajando en Aragón con una productora con la que también hacíamos títeres y muy cercano a lo que estamos haciendo ahora, y vimos que existía una gran complicidad en el trabajo y como colegas, entonces tuvimos la oportunidad de crear algo más de calle y más básico de clown, y vimos que funcionábamos, que nos divertíamos y que nos reíamos muchísimo. Nos gustaba esa línea de trabajo que es verdad que es muy diferente a la que estamos haciendo ahora, pero fue el punto de partida y el granito de arena con el que empezamos “TanTontería Teatro”. El nombre surgió haciendo tonterías, inventando sketches, gags y cosas de rutinas payasescas, y hablando todo el día de tonterías dije “basta ya de tanta tontería”, me quedé pensando y dije “que buen nombre para una compañía” y fue el nombre que cogimos después para llevar a cabo el proyecto empresarial.

P:  ¿Tenías claro lo que queríais que formara parte del proyecto?

Javi Sancho: El clown desde luego, pero antes lo que era la línea de la compañía la basamos sobre todo en el humor. Antes de decidir que queríamos hacer títeres o clown, sabíamos que queríamos hacer humor. Desde el humor poder hablar de todos los temas universales que pueda abordar el ser humano.

P: Empezasteis con “Gruñidos”

Javi Sancho: Surgió una programación de un infantil y nos volcamos con “Gruñidos”. Creo que fue lo mejor que pudimos hacer porque el proceso creativo de “Tiempos Viejos” fue muy bonito y fue en el momento que tenía que ser.

P: Me estremece lo que habéis hecho con “Tiempos Viejos” porque habla de que todas las personas, tengamos la edad que tengamos, somos aún capaces

Javi Sancho: Hay un tema que nos inquietaba mucho a Ester y a mí que era la posibilidad de ser capaces. Siempre. En la vida. Tenemos mucha vitalidad y a mi me daba miedo, llegar a cierta edad y no ser capaz de algo, de pensar bien o de lo que sea. Yo tengo mi referente en mi abuelo porque vivió queriendo ser joven siempre y tenía 74 años y pensaba que tenía 18. Fue el punto de partida para homenajearle y ella homenajear a su respectiva abuela. Después todo eso fue evolucionando, fue el germen y lo hemos creado a partir de personajes universales. Se puede extrapolar a cualquier persona. Y es un homenaje también a la persona cuidadora, lo planteamos así. Tengo la frase apuntada de la premisa con la que empezamos “Tiempos Viejos” que es “si un anciano decide enamorarse como un adolescente o soñar como un niño, ¿es menos anciano?, nosotros pensamos que ese anciano puede decidir que edad tener, ellos son los que conocen todas las edades”. Entonces ese fue el punto de partida para empezar a crear “Tiempos Viejos”.

P: ¿Hablasteis con mayores en residencias o con cuidadores?

Javi Sancho: Nosotros montamos esto en Huesca. Vivíamos en Teruel y nos desplazábamos de lunes a viernes a trabajar en Huesca. Fue un trabajo de 8 horas diario por la mañana en un sitio cedido en Huesca y por la tarde hacíamos trabajo de producción e investigación. Una de las cosas que tuvimos que hacer fue investigar en una residencia de ancianos, estuvimos conviviendo con algunas personas profesionales, entrevistamos directamente allí a los abuelos del centro y fue una vivencia muy personal y muy gratificante a la vez. Fue muy gratificante porque me di cuenta, habiendo personas de todo tipo era curioso que todos tenían mucha vitalidad y todos tenían muchas ganas de demostrar su capacidad que era de lo que queríamos hablar en la obra. De ser capaces. Eran constantemente una llamada de atención a nosotros. Siempre nos reuníamos en grupo y me di cuenta que vivimos en los extremos. Había personas que parecían que tenían unas habilidades sociales tremendas y otras personas que no, pero en realidad las dos cosas son una pérdida de habilidades sociales. Te pongo un ejemplo, había una persona que hablaba constantemente, sin escuchar nada de lo que se estaba hablando y lo que se estaba proponiendo, y al lado había justo otra persona que no hablaba nada, con los ojos muy abiertos y esperando el momento adecuado para poder decir algo. Eso me llamó mucho la atención. En un mismo sitio y en un mismo lugar estaban los dos extremos.

P: Y de ahí creasteis a los dos protagonistas

Javi Sancho: A raíz de eso tuvimos la complejidad de que la obra no estaba hecha, se iba creando conforme íbamos investigando y averiguando que posibilidades había dramatúrgicas y por donde íbamos a tirar. La obra ha sido creada por nosotros de manera colectiva.

P: Cuando acabáis una función de estas características, el desgaste tiene que ser tremendo

Javi Sancho: Hasta ahora cada función ha sido de una manera diferente. Es verdad que sólo tenemos cinco funciones hechas, así que la obra lo que ha ido cogiendo han sido unas dimensiones. Al principio está el cierto miedo a ver y se plantea de una manera muy estructural. Los tiempos no están muy medidos o no todo lo medido que deben estar. Nos hemos dado cuenta que en estas últimas funciones, hemos adquirido un tiempo de lo que es la ejecución de los sketches y los gags muy bueno. Incluso en las últimas funciones, ya pudimos “parar” el espectáculo esperando la carcajada del espectador.

Javi Sancho durante nuestra entrevista. Fotografía de Arantxa Catalá.
Javi Sancho durante nuestra entrevista. Fotografía de Arantxa Catalá.

P: Y lo hacéis con ese humor que también hace pensar

Javi Sancho: Lo tratamos desde el humor pero también hay muchos momentos crueles, duros y dramáticos dentro de la obra.  Yo creo que lo que hace el humor es lubricar esa parte dramática del espectáculo. Nuestra visión es de carácter positivo de la vida humana, y plantearlo de una manera positiva.

P: Y nos queda por hablar de “La vida es cuento” donde adaptáis en teatro para títeres el clásico de Calderón de la Barca

Javi Sancho: Es una versión de Jose Carlos Cuevas en la que expresa el conflicto intergeneracional de padres e hijos. Es lo de los padres están obligados a castigar a sus hijos por mal comportamiento, una constante educacional. Todo eso se plantea en la obra. Lo hemos abordado desde el teatro de objetos y los títeres. Me parece una propuesta muy interesante porque todo se engloba dentro del mundo del niño y de la convivencia con el padre. Lo que parece que es una equivocación del niño, a lo mejor no es tanta equivocación de él como del padre.

P: Se ha actualizado este clásico como se cambia el pensamiento de esa generación donde Calderón escribió ese texto hasta ahora

Javi Sancho: Ha sido un esfuerzo en encontrar lo que es el paralelismo entre nuestra idea que queríamos presentar al espectador y la obra que presenta Calderón. Hay muchas cosas filosóficas dentro de la obra que yo no digo que hayan desaparecido, pero se ha puesto al servicio de nuestra idea.

P: ¿Qué es el teatro de objetos de “La vida es cuento”?

Javi Sancho: Planteamos una situación en un lugar determinado, en una habitación determinada de una niña en este caso y los elementos que están allí can a dar lugar a personajes porque se desproveen de su naturaleza como objetos para adquirir la naturaleza del propio personaje.  Ha sido un esfuerzo también encontrar qué características pueden dar los personajes que intervienen porque no puede ser cualquier cosa. Seguimos trabajando en ello, estamos con ensayos todavía y vamos ahora para “Clásicos en Alcalá” el 6 de julio. Estamos con los últimos ensayos para retomar lo que fue el estreno en las “Jornadas del Siglo de Oro” de Almería, y ha adquirido otras dimensiones también el espectáculo. Muy satisfecho, la verdad.

P: Todos los trabajos que me estás planteando tienen su fase de experimentación y luego de aprendizaje

Javi Sancho: Nosotros seguimos aprendiendo. Creo que “TanTontería Teatro” está en una fase inicial en todos los aspectos. Tanto como compañía, como plan de negocio empresarialmente hablando como de aprendizaje nuestro. De hecho, también en la línea del clown seguimos aprendiendo. Hay un aspecto que es muy interesante en el clown que es que todo el mundo que habla del clown habla del fracaso. La diferencia de un payaso más duro y un payaso inicial es que el fracaso nace espontáneamente en el término más duro y el que es. El payaso consagrado el fracaso lo prepara. Cuando yo consiga hacer eso en escena, prepararos. El fracaso se va consiguiendo poco a poco y se va luchando, pero cuando lo consiga diré que está todo medio aprendido o me faltan cosas por aprender, pero para eso quedan años.

P: Y aún creo que en ese punto seguirás queriendo aprender más para tu compañía como lo que me contabas de “Tiempos Viejos” de determinar que aún somos capaces de hacer cosas

Javi Sancho: De hecho Ester y yo hemos hablado de mantener el espectáculo de “Tiempos Viejos” siempre toda nuestra vida como “TanTontería Teatro” porque ahora nosotros no nos caracterizamos como personas mayores, te comentaba que empezamos como personajes universales. Desde nosotros mismos recreamos el anciano. Pues una de las cosas que hemos acordado es mantener el espectáculo toda la vida y ser viejos de verdad con él, con el espectáculo de “Tiempos Viejos”. Que realmente seamos personas mayores en el escenario.

P: En el panorama empresarial, cuando montas la compañía y ves lo que pasa, ¿qué te has encontrado?

Javi Sancho: Yo cuando empecé en todo esto pues siempre he tenido una parte de trabajar para mi y siempre he tenido una visión bastante empresarial. Yo lo he tenido claro siempre. Sé que el teatro está complicado y creo que la mejor manera es apostar por tus propios proyectos. Llamar puerta por puerta a ver quién necesita de ti es un desgaste que lo sigo haciendo pero no tengo porqué esperar donde acudir. Fue un punto de partida decir, vamos a montar esto, Ester dijo ¡vamos! y lo que sí creo es que esto es como cualquier negocio, hay que montarlo y trabajar día a día como el que tiene una carnicería, una frutería o un bar. Todos los días ellos abren sus negocios, pues yo trabajo todos los días con esto. Hay que darle una dimensión empresarial en el sentido de crear estrategias, y tener claro que el espíritu artístico está pero que creo que también no podemos hacer todo a la ligera por ganas. Yo lo que no quiero es estar trabajando tres o cuatro meses en un montaje para una única representación. No es viable. Yo lo que quiero es trabajar en un proyecto en el que me tire como, por ejemplo, con “Tiempos Viejos” que estuvimos en Huesca dos meses, desde últimos de noviembre a mediados de febrero aproximadamente y continuamos con el proyecto. Le quiero dar una vida amplia, no una única representación. Eso al final no es una inversión segura, esa es mi idea.

P: Lo que pasa es que todo este proceso no depende solo de ti, si no también de quién contrate o programe

Javi Sancho: Lo afronto con tiempo, paciencia, dedicación y empeño. Por eso se trabaja todos los días. Porque el que no te coge el teléfono hoy, mañana hay otra oportunidad. Es paciencia. Tengo claro que es cuestión de crearte una trayectoria y que el público, el programador y toda la gente que forma parte de nuestro entorno es consciente de que tú estás ahí y haces lo que estás haciendo, y estás en esa línea. Es verdad que también diversificar está bien. No digo que no se llame a las puertas de una compañía para trabajar tu, pero tu como compañía y yo como compañía tengo una identidad y mi identidad es el teatro gestual, clown y el teatro de títeres.

P: La compañía lleva poco tiempo pero si echas la vista atrás, ¿te ha merecido la pena?

Javi Sancho: Lo primero que pensé cuando ganamos los premios de Málaga Crea por “Tiempos Viejos” y el año pasado también que ganamos otro premio fue que llevamos poca trayectoria, desde 2017, fue en todas y cada una de las pequeñas cosas que formaron parte del proceso, que hemos hecho, conseguido y solucionado hasta llegar a donde estamos. Yo al principio decía, “bueno, si conseguimos cinco funciones me satisface el año”. Y hemos conseguido más. Y aparte es la repercusión. Nosotros nos estamos moviendo constantemente. Hemos estado en Teruel y hemos estado con gente muy cercana y afín a nosotros, que le gustaban lo que hacíamos y nos siguen todavía. Aquí todavía nos estamos haciendo un hueco pero en todos los niveles, me satisface muchísimo a nivel de trabajo, de repercusión y de cara a los espectadores. También incluso a nivel familiar porque estoy demostrando que esto es una posibilidad laboral también. Muchos artistas se han tenido que ver en esas. No confían que esto sea una posibilidad también de vivir, o tus propios padres o la familia. Esto, al final, se demuestra. Yo estoy viviendo de esto ahora mismo. Me satisface pero sobre todo me satisface a niveles artísticos y a niveles más personales míos.

Javi Sancho durante nuestra entrevista. Fotografía de Arantxa Catalá.
Javi Sancho durante nuestra entrevista. Fotografía de Arantxa Catalá.

Dentro de poco tanto “Gruñidos” como “Tiempos Viejos” se podrán disfrutar en el espacio escénico de CAMM “Maestro Puyana”. Una oportunidad para dar apoyo a la labor de Javi Sancho. A respaldar a esos profesionales que saben lo que tienen que hacer, que son los que conocen el mundo cultural y pretenden ganarse su espacio para seguir evolucionando. Es increíble como logra contagiarte de su ilusión y así merece la pena hacer entrevistas como ésta, y difundir su buen hacer encima de un escenario y creando mundos para “TanTontería Teatro”. 

Si queréis escuchar la entrevista con Javi Sancho, sólo tenéis que pinchar en este enlace:

https://www.ivoox.com/entrevista-javi-sancho-tantonteria-teatro-audios-mp3_rf_37644929_1.html

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter