004_wp7q9f

Eric Toledano y Olivier Nakache se están convirtiendo en especialistas de esas comedias que podíamos denominar “frescas”, y que tienen su utilidad en disfrazar con detalles un poco más exagerados de lo habitual a personajes que, si bien es cierto que pueden resultar estrambóticos, lo que no nos resultan en absoluto son ajenos a nuestra realidad cotidiana. Y eso es lo que han vuelto a emplear estos directores de “Intocable” y “Samba”, en ésta, su última producción, “C´est la vie”.

El ambiente es un castillo francés, rodado precisamente en el Castillo de Courances, donde somos testigos de la preparación de toda una celebración de boda, desde los secretos más escudriñosos hasta todo lo que se conoce de un enlace de estas características y que, en ningún caso, podemos vaticinar el final al que puede llegar toda esta locura de inmigrantes sin contratar, fotógrafos que ven su trabajo pisoteado por los móviles de todos los invitados o un maestro de ceremonias que no conoce todo el repertorio musical exquisito y bastante raro en gustos, y que no para de tener que cambiar su show a medida que pasan las horas para llegar al momento en que tenga que empezar su espectáculo. O el pesado de este tipo de ceremonias que nunca falla, y también está presente en buena parte de estos enredos.

La intención de esta película y así ha sido comentado por todos los directores es una filosofía que llevaba a cabo el maestro Billy Wilder, “cuando uno está realmente deprimido es cuando hay que hacer una comedia”, y en Francia y en Europa que estamos viviendo tiempos difíciles, se nota que quisieron buscar un tema más ligero con el objetivo concreto de hacer reír. Y eso es lo que sucede. No es algo constante y carcajeante, pero sí es disfrutable y no queda un ápice de trama donde verdaderamente no suceda el milagro de estar contemplando algo que te hace estar bien y admirar un buen trabajo cinematográfico.

Los actores, más o menos conocidos por el público español, están estupendos y, además cuenta con una banda sonora con éxitos que les van a ser más que reconocibles, y que la convierten en un gusto extra para seguir aprovechando esa comicidad maravillosa que desprenden estos personajes. Incluye temas de Nina Simone, Curtis Mayfield, Earth, Wind & Fire  o Eros Ramazzoti.

No es la opción para sorprenderse de una estructura interesante o de un guión con mensaje profundo que transmitir, cumple el cometido de ser película de fin de semana a la tarde, no pensar y reírte con las ocurrencias que pueden suceder rodeados de estos roles variopintos que te atrapan desde el primer segundo de película. Y a veces se necesitan mucho este tipo de argumentos y “C´est la vie” se casa con el espectador para ofrecer, en este sentido, un matrimonio de felicidad deliciosa.

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter