El_Pasajero_Poster_Latino_JPosters

Hace poco os comenté las ganas de ver una película para pasármelo bien y no descubrir una historia enrevesada que me hiciera reflexionar sobre temas que no he abordado con profundidad o que ni siquiera me había planteado. El caso es que con “El pasajero”, lo que me apetecía era disfrutar de un thriller como los clásicos o como la época de los 90, donde te derivaban hacia una situación totalmente sorprendente, un final impredecible o una tensión constante que te hiciera vibrar como cualquier historia de estas características.

La pena es que en este caso, “El pasajero” no lo ha cumplido. Esta cuarta colaboración entre Jaume Collet-Serra tras ‘Non-Stop (Sin escalas)’, ‘Sin identidad’ y ‘Una noche para sobrevivir’, te plantea esa trama que tiene visos de ser trepidante, que te dejas llevar por todos los elementos que se te van añadiendo y encajas tu propio puzzle (demasiado enrevesado a veces, lo confieso) y que hace que estés completamente interesado en descubrir cómo va a culminar todo ese entramado. Hasta perdonas las típicas fantasmadas que en cualquier película de acción pueden apreciarse, ese momento en el que Liam Neeson parece un videojuego donde alrededor estallan y saltan vagones por los aires, o que su cuello esté al límite de ser acuchillado por las vías del tren. Todo eso se deja a un lado si se te presenta un esquema de los que no te esperas absolutamente nada, con macguffins o simplemente enseñándote cómo no te has dado cuenta de ese detalle fundamental. Pero nada de eso ocurre en esta película. Y es una verdadera lástima porque promete desde el planteamiento inicial.

Liam Neeson es ese padre de familia con edad complicada para encontrarse en una situación de desempleo, que pueda echar por tierra todo lo que se ha labrado para mantener a su familia adelante. En esa tesitura, y aprovechando un pasado como policía, se le sienta una misteriosa mujer que le plantea el juego de valorar ¿qué tipo de persona eres? y si accede a su petición utilizando sus conocimientos y deducciones como agente de la ley, podrá tener una cantidad de dinero que resolvería sus problemas. Esa búsqueda de lo que se le solicita, la planificación y la magnífica banda sonora de Roque Baños, hace que me sintiera que podía estar ante un buen producto que me hiciera pasar por los estados emocionales que esperaba, tras todo ese planteamiento inicial. Pero en definitiva, todo desemboca hacia un final muy previsible, unas ganas desenfrenadas de acabar las secuencias sin un trabajo arduo y con un abuso de cromas e imágenes por ordenador que afean completamente la atmósfera y unos personajes que tienen un arco muy poco atractivo, y que la mayoría acaban donde uno se espera. Y eso es algo que personalmente me entristece, porque mi apuesta era fuerte hacia tocar otros sentidos o variantes en esta película que hubieran ayudado a enriquecerla aún mas.

Cuenta eso sí, con muchísimos actores secundarios de los que en la mayoría de las ocasiones te apetece ver en pantalla, pero evidentemente no es suficiente ni para ser película de distracción de tarde o fin de semana. Una pena que este binomio Neeson y Collet-Serra, me haga ser bastante dudosa de apostar por una nueva historia de acción de ellos.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter