Fotografía implecable, ritmo demasiado lento, “Nieve Negra” es la historia de secretos y mentiras familiares que quedaron atrás pero reaparecen y nos hacen ver como el pasado afecta al presente.

Crítica realizada por Ana Sonia Macías Martín

Marcos junto con su esposa Laura, embarazada, vuelve a Argentina a causa de la muerte de su padre. Su retorno no es simplemente una vuelta a sus orígenes y un adiós a su primogénito, es algo más, es enfrentarse a una hermana ingresada en un psiquiátrico, a los últimos deseos de su padre, a su hermano Salvador, aislado en mitad de la Patagonia y al que tiene que convencer para que venda los terrenos familiares que han heredado; ese enfrentamiento también es al pasado, un pasado que engloba mentiras y secretos que han marcado a los diferentes miembros de la familia y que son la causa de la situación en la que se encuentra cada uno.

Una fotografía impecable con imágenes realmente espectaculares, continuos flashbacks al pasado marcados por sobreimpresiones que, en mi opinión, son un elemento muy positivo y bien utilizado en la realización de esta película. Una tonalidad gris constante hacen del largometraje una obra oscura, como bien la ha catalogado su director Martín Hodara, una oscuridad reflejada tanto en la estética de la película con muchas escenas que ocurren durante la noche y en momentos de penumbra, como en la historia con secretos que se ocultan y que marcan la relación entre los personajes. No debemos olvidar otros dos colores fundamentales en la historia, el blanco de la nieve y el rojo de la sangre que oscurece esa nieve, y que la convierte en negra simbólicamente hablando como denota el título de la obra. Realmente un estilo muy cercano a Stanley Kubric.

Tanto Leonardo Sbaraglia como Laia Costa hacen un papel extraordinario dando vida a Marcos y Laura pero merece destacar la interpretación de Ricardo Darín como Salvador, un tipo áspero, duro y asalvajado. Es una historia de tres: dos hermanos al que su reencuentro no ha ayudado en nada para acercar posturas, y una esposa que va descubriendo situaciones de su marido. Esos descubrimientos afectarán a la relación de la pareja que irá desde un comportamiento de cariño y compenetración entre ambos, a una actitud más fría determinada por los últimos acontecimientos que finalmente provocarán una evolución totalmente diferente del personaje de Laura, que seguirá el mismo camino que el de la familia de su pareja en el pasado, llegando a poner fin con sus propias manos a Salvador, e incluso a caer en la aceptación de la mentira y la falsificación de informaciones para encubrir hechos graves. Marcos denota un carácter más extraño y reservado, que a veces se siente en el extremo entre sobrevivir o enfrentarse a su hermano que para él representa otra época de su vida. Se trata de giros de guión y personajes que favorecen el desarrollo de la ficción.

Independientemente del ritmo lento de la acción durante el inicio y el desarrollo de la película, “Nieve Negra” constituye un filme estéticamente llamativo, técnicamente muy correcto y de guión dramático determinado por la dureza de sus personajes. El final pudo ser en un principio sospechado pero en definitiva, sorprendente.

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter