“LA STRADA” SE CENTRA EN LOS ABISMOS QUE SE ABREN DENTRO DE LOS PERSONAJES, MÁS QUE EN EL CONTEXTO SOCIAL

lastrada_fotosergioparra_01-largeSon los tres personajes que nos hicieron emocionarnos con “La Strada”, la mítica pelicula felliniana que en esta ocasión cogida bajo la batuta de Mario Gas y la adaptación de Gerard Vázquez, nos la trasladan al teatro con esa atmósfera muy reconocible por la que veremos a Gelsomina (Verónica Echegui), El loco (Alberto Iglesias), y nuestro invitado, Alfonso Lara, que tiene un complicado reto encarnando a Zampanó. Todo ello nos lo relata en esta entrevista.

P: Lo más interesante va a ser ver en escena esa Italia de posguerra que reconocemos de la película

Alfonso Lara: El cine y el teatro son sitios distintos, son complementarios porque se hacen adaptaciones en uno u otro sentido como es el caso de “La Strada”. Realmente en el teatro creo que Mario y Gerard Vázquez cuando hicieron la adaptación es imposible reflejar el realismo que existe en el cine por el propio formato en que está hecho, por lo tanto esa faceta “neorrealista” está en tanto que los personajes pertenecen a una estirpe de expatriados de la sociedad que hemos sido también los cómicos muchas veces durante muchos años. “La Strada” sirve también para preguntarnos sobre la naturaleza de nuestra profesión, pero realmente se centra más en los personajes, en los abismos que se abren dentro de ellos, más que en el contexto social. Realmente la adaptación de Gerard Vázquez ha conservado a Zampanó, a Gelsomina y al Loco, y en base a ellos tres se articula toda la función. Yo creo que el gran mérito de esta adaptación es que es plenamente reconocible, tu ves “La Strada” pero en el teatro no en el cine.

P: ¿Cómo te has enfrentado a este Zampanó que sólo sabe comunicarse a través de la violencia?

Alfonso Lara: Zampanó no es un malvado, no es alguien malo de mal corazón. Zampanó es un animal salvaje y es cruel como la naturaleza es cruel. Zampanó se rige por unos códigos muy simples, muy básicos y también muy miserables en algún caso porque Zampanó es un esclavo. Está dispuesto a trabajar sin cobrar, está dispuesto a rebajarse, y sin embargo quiere dar la impresión de lo contrario. De ser alguien con mucha personalidad, y Gelsomina que está en el otro extremo y es un personaje que se encuentra, le plantea algo que Zampanó no sabe gestionar que es la inocencia y la pureza de sentimientos, el amor inocente también puede de alguna forma gobernar el mundo. Zampanó eso no sabe gestionarlo, no entra dentro de sus parámetros. Es un personaje profundamente atormentado. Yo he intentado prestarle mi humanidad. Es un personaje fantástico, tenebroso porque da miedo meterse en esas cosas e investigar en lo que pueda haber de Zampanó o no en mi. Es muy bonito el tener la oportunidad de bucear en alguien así, tan primario y que desgraciadamente aprende la lección muy tarde.

P: Más aún entonces sucede lo que tantas veces reiteramos que pasa en el teatro que cada función es como empezar de cero una y otra vez

Alfonso Lara: No hago spoilers cuando digo que la función acaba igual que en la película, pero la última escena de Anthony Quinn es maravillosa. Yo he tenido siempre esa escena en el recuerdo desde que tengo uso de razón, antes de dedicarme incluso a esto. Gerard Vázquez y Mario Gas han tenido el buen gusto, el respeto y la sensibilidad de mantener ciertos elementos espaciales y anímicos que son tan demoledores de “La Strada”. Yo realmente acabo la función que luego necesito media hora o tres cuartos de hora para volver a ser un poco Alfonso.

P: Vaya reto

Alfonso Lara: Yo no soy de los actores a los que les gusta llevarse los personajes a casa colgados ni nada por el estilo. Aunque haya estudiado en escuelas de Stanislavski y cosas así. Cuando salgo prefiero comentar la jugada o no comentarla y estar con los amigos, pero realmente es como un buzo que se mete en las profundidades del mar, necesitas un tiempo de descompresión que es normal porque el desgaste físico, porque “La Strada” es una obra en la que realmente es cansada físicamente para nosotros, y el desgaste también anímico es grande.

P: Los que han tenido la suerte de disfrutar de esta función dicen que es viaje de amor y ternura

Alfonso Lara: Es una reflexión sobre el amor, sobre todo a través del personaje de Gelsomina porque hace un viaje por la inocencia, por la pureza y por toda esa blancura lunática que ella plantea, pero “La Strada” es una tragedia. Es una tragedia demoledora. Mucha de la gente sale y dice “me has dado la tarde”, “madre mía, puf, déjame que me lo piense un rato”, porque la gente se queda muy tocada pero claro eso es lo bueno del teatro porque también está para eso. Está para que la gente reflexione a través de una carcajada como era el caso de “Páncreas”, y reflexione a través del sobrecogimiento que plantea “La Strada”. Ya la película es una historia muy triste, y nosotros nos abandonamos a contarla de la manera más honesta posible.

P: No podía trasladarla otro director que no fuera Mario Gas, por su capacidad imaginativa

Alfonso Lara: Cuando a Mario le ofrecieron el proyecto le gustó porque era muy para él. Porque Mario también es muy Fellini, no sé como decirlo, con el tema del circo. Es un hombre de teatro pero de siempre de toda la vida con mucha imaginación. Ha sido un proceso muy agradable, nunca había trabajado con él. Había estado otras veces a punto, pero nunca se dio. Esta vez ha sido un proceso muy bonito y disfrutado por todas las partes, y es muy juguetón y niño, entonces eso está muy bien porque entra dentro del universo de Fellini, y del circo y de lo que debe ser para mi el teatro que es, al fin y al cabo, un juego. Un juego maravilloso en el que están en juego, valga la redundancia, muchas cosas importantes pero no deja de ser eso, una función y un espectáculo, y Mario tiene un gran sentido del espectáculo.

P: Con tus compañeros, Verónica Echegui y Alberto Iglesias, hacéis un bonito homenaje a los cómicos ambulantes

Alfonso Lara: En el teatro es básico estar en equipos y trabajar todos a una. Mario se ha preocupado mucho de que rememos todos en la misma dirección, y aquí nadie es más que nadie, cada uno cumple su trabajo desde nosotros, él, Virginia y Nacho que nos ayudan en escena, regiduría, Cristina con el vestuario y todos los que están implicados en “La Strada”, tenemos que formar un equipo. No me interesa además el estar en sitios en los que no disfrute haciendo esto, y más si se trata de mirarnos un poco las tripas a la profesión como “La Strada” nos permite también. ¿Hasta qué punto me permite un reflexión, aparte de humana, profesional? ¿Hasta qué punto hemos avanzado? ¿Seguimos los cómicos igual que antes? ¿Qué paradoja del comediante de estar destruido por dentro pertenece también a un escenario a hacer reír a los demás? Eso, también, a un nivel un poco más íntimo, más de profesión, permita “La Strada” esa reflexión y valoración.

P: Y dentro de poco tenemos un proyecto de serie en televisión con “Señoras del hampa” en Telecinco

Alfonso Lara: Es una serie estupenda. Yo me ví hace poco el primer capítulo, porque no había visto absolutamente nada, y yo tengo mucha fe y esperanza. No estaría mal que funcionase porque me ha costado tanto compaginar “Señoras del hampa” con “La Strada”, que me he dejado mucho en estos tres últimos meses de 2018 en el pellejo y creo que me lo he merecido. Hablando en serio, yo creo que es una serie muy distinta a lo que estamos acostumbrados a ver, en la que las protagonistas son las mujeres, cosa que me parece muy necesaria porque está muy bien tal y como está la profesión y la sociedad. Y mi personaje en concreto que es gris pero que luego va avanzando hacia un sitio muy guay. Es una comedia negra punky que yo creo que a la gente le va a encantar. La verdad es que estoy deseando que Telecinco diga “¡venga, vamos a emitirla!”, porque es la verdad es que es un bombazo de serie.

cartel-la-strada-03Esta gran oportunidad de sentir este drama teatral al que han puesto tanta emoción y trabajo será el próximo viernes 17 y el sábado 18 a las 20:00 en nuestro Teatro Cervantes. Es la ocasión de ver en escena algo diferente que cumple una de las máximas teatrales de hacer un viaje por todas las sensaciones vitales posibles, y descubrir todos los mensajes acertadamente planteados de esta historia dramática. No se lo pierdan.

Si queréis escuchar la entrevista con Alfonso Lara, sólo tenéis que pinchar en este enlace:

https://www.ivoox.com/entrevista-alfonso-lara-la-strada-audios-mp3_rf_31487579_1.html

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter