LOCOS QUE INTENTAN RECUPERAR SUEÑOS

Guillermo Fernández de Oliveira durante nuestra entrevista en Almería Western Film Festival. Fotografía de Carlos Freire
Guillermo Fernández de Oliveira durante nuestra entrevista en Almería Western Film Festival. Fotografía de Carlos Freire

Vivimos un año más el Almeria Western Film Festival, pensando que no serían capaces de sorprendernos más. Y cómo me gusta, que me hagan cambiar de opinión. Un escenario renovado donde ya podemos sentir el ambiente de un auténtico saloon del oeste y conferencias que dejan un sabor de boca que huele a polvo del desierto.

Nada más llegar en la jornada de inauguración, nos sorprenden con la presentación de un documental que despierta el interés y curiosidad de cualquier amante cinematográfico. Su título es “Sad Hill Unearthed”, y responde a la inquietud de la Asociación Cultural Sad Hill de reconstruir el cementerio que se utilizó en la película “El bueno, el feo y el malo” que se encuentra en Burgos. El alma mater de esta idea es el realizador, Guillermo Fernández de Oliveira, quién está en proceso de terminar esta aventura, pero no quiere dejarnos sin esa inquietud y ganas de conocer el resultado final de este trabajo.

Tuvimos la ocasión de entrevistarle, momentos antes de la presentación en el Teatro Municipal de Tabernas

Entrevista con Guillermo Fernández de Oliveira en el Almería Western Film Festival. Fotografía de Carlos Freire
Guillermo Fernández de Oliveira durante nuestra entrevista en Almería Western Film Festival. Fotografía de Carlos Freire

P: ¿Cómo se te ocurre el meterte en esta locura?

Guillermo Fernández de Oliveira: Esto es que Dios tiene un camino para tí, por mucho que intentes hacer otra cosa, él tiene sus planes. Yo aterrizo en esta historia porque soy un fanático de las localizaciones de cine. Un compañero mío escucha en Radio 3, a las personas de la Asociación Cultural Sad Hill que dicen que quieren reconstruir el cementerio de “El bueno, el feo y el malo” y que, de cara al 50 aniversario van a intentar ponerse manos a la obra. Llamo a la Asociación y hablo con David Alba para ir para allá en cuanto tengo la primera oportunidad. Es una localización fascinante, 50 años ahí olvidada y caminas por ahí y prácticamente no reconoces nada. La magia sucede cuando tu te subes a un punto elevado, esto está en el fondo de un valle, y ves que esa forma original de esos círculos concéntricos todavía es perfectamente reconocible. Así como una señal alienígena en el suelo. Entonces, el sitio me deja enamorado. Está gente quiere reconstruirlo y desenterrar porque creen que el empedrado sigue ahí, me quedo con la mosca detrás de la oreja y les voy siguiendo por facebook todos sus pasos. En septiembre del año pasado, me entero que van a iniciar los trabajos y hacen una convocatoria para que el que se quiera venir, traiga su azadilla e intenten recuperarlo. Entonces, me parece un proyecto precioso y, en cuanto me entero de esto, cojo la cámara y me voy para allá para grabar cómo está aquello, antes de que empiecen a trabajar. Poco a poco, la historia fue rodando y lo que yo pensaba que iban a ser cuatro gatos que iban allí a cavar, resultaron ser 40 y eso fue despejándose. Cuando ibas allí, pasabas el día con esta gente y te ibas enterando de mogollón de anécdotas. Veo que por ahí, hay muchas historias y como veo que tienen posibilidades de que lo consigan, voy a ir haciendo mis entrevistas. Al primero que entrevisto es a sir Christopher Frayling, que es el biógrafo de Sergio Leone que vive en Londres. Cuando le cuento que quiere hacer esta gente, se vuelve loco.

Guillermo Fernández de Oliveira durante nuestra entrevista en Almería Western Film Festival. Fotografía de Carlos Freire
Guillermo Fernández de Oliveira durante nuestra entrevista en Almería Western Film Festival. Fotografía de Carlos Freire

P: Y en ese proyecto que no sabes a donde va a parar, consigues entrevistar a Ennio Morricone

Guillermo Fernández de Oliveira: Para mí, fue un sueño. Yo todavía no me creo que haya entrevistado a Ennio Morricone en su casa. Cuando consigo a Christopher Frayling, empieza mi batalla con Ennio Morricone y le busco como a cualquiera por internet. Al final por un contacto directo, conseguimos la posibilidad de que nos reciba en su casa en Roma. En el peor de los casos, pasábamos un precioso fin de semana en Roma. Fuimos y llegamos a su casa, donde nos abre su mujer, Maria Travia, con la que lleva casado desde los años 50. Nos lleva al salón y vamos pensando en montar la cámara por si en algún momento nos echaba de allí. De pronto, oímos una triple vuelta de llave, sale de un despacho, estaba convaleciente de una rotura de fémur y con un mal genio que no te puedes imaginar. Empieza a blasfemar y sin mirarnos decía que él no había dicho nada de hacer esto. Su mujer es la que le dice que venimos desde España y que nos tenía que atender. Ennio, a regañadientes, se sienta y habla con nosotros pero aunque le digas un halago, le sienta fatal. Para romper la coraza, teníamos algunos agasajos y lo primero fue darle jamón y vino. E íbamos hablándole del proyecto porque en cualquier momento, nos echaba y lo que dijera, nos podía valer. Como sabíamos que le gustaba la música, le trajimos el documental de Paco de Lucía con un doble CD y luego le llevamos una invitación al Almeria Western Film Festival con una lata de aceite del desierto, así que no dio abasto con tanto regalo. A partir de ahí, logramos abrir el melón para que nos contestara a cuatro o cinco preguntas que teníamos marcadas como fundamentales. Y llegados a este punto, estaba completamente suelto y cuando le contamos lo que se estaba haciendo en el cementerio, le pareció una historia preciosa y eso ayudó a que acabara encantador con nosotros. E incluso, le acababan de dar el Oscar por “Los malditos ocho” y nos preguntó si queríamos verlo y nos lo enseñó en su despacho.

guillermo4
Guillermo Fernández de Oliveira durante nuestra entrevista en Almería Western Film Festival. Fotografía de Carlos Freire

P: ¿Que más vamos a poder ver en el documental?

Guillermo Fernández de Oliveira: Al final, he conseguido unas estrellas que en el póster del documental van a quedar genial. Clint Eastwood, Ennio Morricone, James Hetfield (cantante de Metallica) o Eugenio Alabiso (montador de “El bueno, el feo y el malo”) pero no deben eclipsar a los verdaderos protagonistas del documental que son este grupo de locos del cine, obsesivos y capaces de lo imposible por recuperar un poco de un sueño. Los auténticos protagonistas del documental son ellos, en concreto nos centramos en cuatro que son las caras más visibles pero toda la gente que va a cavar ahí cada fin de semana. Gente que iba desde Portugal o Francia, se hacían 800 kilómetros de coche para ir con la azadilla a desenterrar el cementerio.

P: ¿Por qué emociona tanto ese lugar?

Guillermo Fernández de Oliveira: Lo más significativo que te puedo decir es que, aunque allí no hubiera un cementerio ni se hubiera rodado ninguna película, merece la pena ir. Es un lugar de una naturaleza salvaje, no hay poste de tendido eléctrico, no hay ninguna casa y la carretera es un camino de tierra con una peña rocosa con buitreras. Y entiendes porqué Sergio Leone se va a Burgos a rodar allí. Es una maravilla de lugar. Y encima con esa historia.

guillermo5
Guillermo Fernández de Oliveira durante nuestra entrevista en Almería Western Film Festival. Fotografía de Carlos Freire

P: La gente estaría feliz de saber que se iba a hacer este documental

Guillermo Fernández de Oliveira: Sus logros eran mis logros. Y mis logros eran los suyos. Yo cada vez que iba a entrevistar a estos grandes nombres del cine, iba como embajador de la Asociación Cultural Sad Hill y les entregaba la estatuilla de miembro honorífico. Para todos, ha sido estar viviendo un sueño durante un año.

P: Y el tuyo también al estar presentándolo aquí en el Almería Western Film Festival

Guillermo Fernández de Oliveira: Aún queda camino por recorrer, grabado ya está todo pero yo nunca había hecho un documental y tampoco era mi intención hacerlo, pero tengo que descubrir el camino de hacer un documental, a medida que lo recorro.

guillermo6
Guillermo Fernández de Oliveira durante nuestra entrevista en Almería Western Film Festival. Fotografía de Carlos Freire

P: Igual que el año pasado, nos desvelaste las claves para hacer un crowfunding, estás descubriendo otras realizando un documental

Guillermo Fernández de Oliveira: Estoy viviendo otra nueva experiencia. Igual el año que viene, doy otra charla. En cada etapa, he tenido mis dificultades. Por ejemplo, entre enero y finales de abril, no grabé absolutamente nada porque, primero, en el cementerio no se estaba haciendo ningún trabajo, porque ya había empezado la temporada de lluvias y no se podía cavar allí porque estaba anegado, y al mismo tiempo, mi perseverancia por conseguir a Morricone, a Clint Eastwood o a James Hetfield, semana tras semana, me hacía darme con un muro. Eso parece fácil de contar y que cuatro meses no son nada, pero no avanzar nada te hace pensar que estás tirando un montón de tiempo y que no lo consigues, y podría no haberlo conseguido a ninguno de esos tres. Esos tres, al final, te abren muchas puertas. El único al que no he conseguido es a Tarantino. Es una pena porque lo difícil es llegar, y lo he comprobado con todos ellos. Están protegidos por una serie de barreras con cantidad de gente que quiere contactarlos para sabe Dios qué. Una vez a ellos les llega la historia y logras romper esas barreras, es gente apasionada de su trabajo y que lo han vivido, de un modo u otro.

P: En Burgos vivieron un gran momento especial con la finalización del documental que coincidió con el evento que se realizó por el 50 aniversario de “El bueno, el feo y el malo”

Guillermo Fernández de Oliveira: Esa jornada del 24 y el 25 de julio en la que se inauguró el cementerio reconstruido con 1.000 de las 5.000 tumbas originales fue impresionante. Se proyectó la película en la localización original con 4.000 personas que fueron a verla, que no tuvieron ninguna institución detrás que impulsara esto y que han sido gente que lo ha logrado por pura determinación con esfuerzo y mucha ilusión.

Durante la presentación del documental, Guillermo sigue profundizando en esa aventura para lograr que “Sad Hill Unearthed” sea una realidad, cada vez más cercana. Entre las curiosidades, el ir lanzando un trailer, a medida que iba grabando para captar la atención de sus entrevistas futuras y que la campaña de crowfunding donde se puede seguir apadrinando una tumba por 15 euros, incluye un mapa donde se puede localizar su propio nombre en la lápida. Según alguno de los entrevistados, este proyecto es “el mejor homenaje que se le puede hacer a Sergio Leone” y qué menos cierto que Tabernas sea uno de los lugares, donde se debía dar a conocer. Ojalá Guillermo Fernández de Oliveira logre concluirlo, consiguiendo esos recursos gráficos y esas trabas administrativas que topan nuestra deseada evolución constante. Yo estoy convencida que van a ser más barreras que logrará solventar. Por cierto, nos regaló alguna pincelada del proceso y pinta más que interesante.

Miguel Blanco durante su conferencia en el Almeria Western Film Festival. Fotografía de Carlos Freire
Miguel Blanco durante su conferencia en el Almeria Western Film Festival. Fotografía de Carlos Freire

Posteriormente se llevó a cabo en el Teatro Municipal, la conferencia “De Leone a Tarantino, el western en la posmodernidad” impartida por el profesor, Miguel Blanco y el ya mencionado, Guillermo Fernández de Oliveria. Miguel explica las diferencias en el plano del guión entre los western clásicos y los más contemporáneos, recalcando que este género es el único que nace del cine y servía para contar el origen y la formación de un país y que, actualmente se cuenta desde un punto de vista más violento. Además, recalca la diferencia entre los protagonistas que eran de perfil bueno, enmarcados en una ambientación específica mientras que ahora las tramas van enfocadas a la venganza. A medida que avanzan los años, aparecen nuevas figuras como la del antihéroe, ya que el espectador se vuelve mas cínico ante lo que ve. Y para concluir, destaca que Tarantino, influenciado por el cine de Leone, consigue ensanchar los límites de este género.

Y Guillermo Fernández de Oliveira resume muy acertadamente las diferencias en cuanto a la dirección de Leone y Tarantino. En el caso de Sergio Leone se fundamentaba en los conceptos básicos del western, pero a partir de los 60 y es algo de lo que se nutre Tarantino, ya no se es fiel a esos elementos pero si que se siguen inspirando en retratar esos paisajes y en diferentes tipos de planos.

Toca seguir disfrutando y soñando de este arranque de la sexta edición del Almería Western Film Festival.

Si queréis escuchar la entrevista con Guillermo Fernández de Oliveira, sólo tenéis que pinchar en este enlace:

http://www.ivoox.com/entrevista-guillermo-fernandez-oliveira-sad-hill-audios-mp3_rf_13215648_1.html

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter