“ACANTILADO” ES DE ESAS PELÍCULAS QUE SE QUEDAN EN TU INCONSCIENTE Y VAS MADURÁNDOLA POCO A POCO

En “Acantilado”, adaptación cinematográfica de la novela de Lucía Etxebarría, “Los contenidos del silencio”, la directora Helena Taberna confesaba que esta película la había podido realizar con libertad absoluta y ese es el thriller que ha querido reflejar en esta historia que se presenta en la sección oficial pero fuera de concurso. Canarias es el ambiente en el que se desarrolla esta historia intentando localizar a una joven desaparecida que pertenecía a la secta donde prácticamente la mayoría de sus miembros se han suicidado por uno de los acantilados de la isla. En uno de los papeles que más evolucionan de la película, nos encontramos a Juana Acosta, quién ya nos presentó una interesante película el año pasado con “Tiempo sin aire” y a la que hemos entrevistado sobre su trabajo

Juana Acosta. Fotografía de Daniel Fernández Sosa
Juana Acosta. Fotografía de Daniel Fernández Sosa

P: Estos personajes se encuentran muy solos en esta película

Juana Acosta: Son personajes solitarios y oscuros, que ocultan cosas. Todos tienen secretos oscuros inconfesables que, además, a lo largo de la película tampoco se esclarecen. Me gusta mucho que la directora deje que el espectador imagine lo que surge en esos secretos que guardan. En el caso de Helena rompe con su vida anterior en la península y se va a vivir a Canarias con su tío a trabajar en la librería y a tratar de buscar su propia libertad. Puede asumir su condición de mujer bisexual y puede enamorarse de una mujer como Cordelia. Ella se enamora profundamente de esta chica pero no es suficiente y se agarra a ella como si fuera un flotador. Apenas ve que Helena no le va a resolver la vida, se agarra a otro flotador que para ella es la secta. Fue justo cuando yo entendí a mi personaje. Está con una necesidad de afecto brutal y eso es una característica de todos los personajes en la película. Necesitan ser queridos y le tienen pánico a la soledad. Eso coinciden todos pero Helena tiene la particularidad de que se le juntan dos cosas muy claves que son el amor y la muerte. Ella cuando está en su duelo personal complejo porque ha perdido a su amor y a su amante que es Cordelia, no solamente la pierde cuando Cordelia la abandona y se va a la secta sino que también está buscando su cuerpo. La muerte está presente todo el rato y aparece en el momento menos oportuno. Aparece el hermano de Cordelia que para Helena es tener algo de Cordelia. Eso es bastante retorcido pero, a la vez, muy revelador. No te puedes imaginar que el amor o la atracción puede surgir como les sucede a ellos en un momento como ese.

Juana Acosta. Fotografía de Daniel Fernández Sosa
Juana Acosta. Fotografía de Daniel Fernández Sosa

P: Este viaje que tú has tenido que hacer con este personaje debe ser de los más complicados que hayas hecho

Juana Acosta: Fue interesante por el trabajo que hice con la directora previo. Hicimos muchos ensayos. Helena y yo leímos el guión juntas varias veces. Fue un trabajo de tomar las decisiones juntas y de por dónde íbamos a tirar. Yo creo mucho en este trabajo anterior, el trabajo de mesa me gusta muchísimo. Levantar el material, beber de ese material, cómo resuena en mí, ver cómo me puedo aproximar yo a esta historia y con Helena tuve esa posibilidad y se lo agradeceré siempre. Los directores no te dan ese espacio. Y Helena es una directora que le gusta mucho el trabajo de los actores. Eso se agradece muchísimo. Le gusta hilar fino y le gusta la sutileza. Acantilado creo que es una película de sutilezas, no es una película de trazo gordo. Es una película bastante inquietante, misteriosa y tiene elementos que me llaman la atención. Me gusta mucho ese contrapunto que hay con la fotografía que es muy luminosa y ese viento que se convirtió en un personaje más en la historia. Nunca nos íbamos a imaginar que en Canarias nos íbamos a encontrar con ese viento brutal que por momentos era muy angustiante. Esa luminosidad que imprime Javier Aguirre que me parece que su trabajo es maravilloso en contrapunto con la oscuridad de estos personajes, me gusta mucho eso de esta historia.

Juana Acosta. Fotografía de Daniel Fernández Sosa
Juana Acosta. Fotografía de Daniel Fernández Sosa

P: Es un thriller dramático que tenía que haberse llamado como la novela original, “Los contenidos del silencio”

Juana Acosta: Creo que tiene una narrativa sutil y que no es obvia. Creo que es de estas películas que se quedan en el inconsciente y que van madurando poco a poco. Creo que es una película muy especial y que corresponde mucho con la cinematografía de Helena Taberna.

P: Y luego una visión interesante de esta película es no juzgar ni etiquetar las opciones tanto sexuales como emocionales de los personajes

Juana Acosta: Helena comprende que ella se enamora de los seres humanos y no de un sexo. Ella realmente se enamora profundamente de Cordelia. Cordelia no es enamora de ella pero Helena si se enamora de ella. Después siente una atracción muy fuerte por su hermano, ella había tenido antes historias con hombres pero Helena empieza a vivir libremente su bisexualidad a partir de que se va a vivir a Canarias. Es cuando ella empieza a buscar una vida con más libertad en todos los sentidos. Dedicarse a todo lo que ella siempre le ha gustado que son los libros. A zafarse de todos los lastres que tenía en la vida y no le servían ni funcionaban. De pronto, en esa búsqueda aparece Cordelia y ella se vuelve loca desde el primer momento en que la ve.

Rueda de prensa "Acantilado". Fotografía de Daniel Fernández Sosa
Rueda de prensa “Acantilado”. Fotografía de Daniel Fernández Sosa

P: Estás teniendo un año muy productivo

Juana Acosta: Estreno cuatro películas este año. Vengo de estrenar Anna, una coproducción francesa-colombiana que ha sido muy lindo presentarla en mi país y ahora la estrenaremos en Francia a mitad de año. Luego Acantilado que se estrena el 3 de junio. Después Vientos de la Habana que es una película de Felix Viscarret que rodamos en Cuba el año pasado con Jorge Perrugoría y que es la adaptación de una novela de Leonardo Padura. Y luego estreno también Siete años que es la película que rodé a principios de este año con Roger Gual en donde estoy con Manuel Morón, Paco León o Alex Brendemühl y habla sobre la corrupción. Viene un año cargado de estrenos.

P: Nunca te has permitido encasillarte en un tipo de personaje

Juana Acosta: Siempre he tratado de buscar personajes diferentes y alejados de mi. Eso siempre me ha gustado.

P: Hace mucho que no te veo en teatro

Juana Acosta: Quiero pero mi chico hace mucho teatro y no se puede los dos a la vez porque tenemos una hija y entonces es complicado por el compromiso de esas horas en que nuestra hija sale del colegio y todo lo demás.

P: ¿Estás actualmente en la posición de poder elegir qué papeles quieres hacer?

Juana Acosta: Estoy cada vez más en esa línea. Una carrera también se hace con los “no”. Nosotros estamos acostumbrados a que nos digan que no y también hay que aprender a decir que no para poder avanzar en una carrera en la que soñamos. En mi caso, llevo 20 años de carrera que cumplí el año pasado y estos últimos años me siento muy agradecida porque me están llegando personajazos. Los que había soñado siempre. Estoy en un punto que quiero hacer cosas que me apetezcan mucho. No quiero aceptar trabajos por tener trabajo. Realmente quiero personajes que me alimenten el alma y que me hagan crecer como actriz.

Helena Taberna. Fotografía de Daniel Fernández Sosa
Helena Taberna. Fotografía de Daniel Fernández Sosa

El equipo de “Acantilado” no se puede quejar de lo gran embajadora de la película que es Juana Acosta. Cercana, sensible y transmitiéndote una tranquilidad en su discurso que se contagia enseguida. Algo que se contrapone con la propia película que se presenta, no es para nada tranquilizadora y crea que los propios espectadores terminen las historias que la directora, Helena Taberna, les haya sugerido. Por cierto, se mostraba entusiasta en la rueda de prensa pero, a la vez, nerviosa terminando las frases de sus actores y agradeciendo constantemente su trabajo. Un dato curioso, el mayor número de sectas en Europa está en las Islas Canarias. Algo que evidencia aún más el resultado de esta historia y muchos acantilados son los que seguirá sorteando en su devenir.

Si queréis escuchar la entrevista con Juana Acosta, sólo tenéis que pinchar en este enlace:

http://www.ivoox.com/entrevista-juana-acosta-acantilado-festival-de-audios-mp3_rf_11297958_1.html

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter