ENTROPÍA ABSOLUTA

Mateo Gil durante la rueda de prensa de "Las leyes de la termodinámica" en la 21 edición del Festival de Cine en Español de Málaga. Fotografía de Mai Serrano.
Mateo Gil durante la rueda de prensa de “Las leyes de la termodinámica” en la 21 edición del Festival de Cine en Español de Málaga. Fotografía de Mai Serrano.

Las propias leyes de la termodinámica han sido nuevamente formuladas para empezar una 21 edición de Festival lluviosa, pero provocando la misma ilusión y ganas de vivir auténticos días de cine en nuestra ciudad. La película de Mateo Gil ha sido la encargada de dar el pistoletazo de salida a la sección oficial de largometrajes con esta idea de unir los condicionantes científicos que todos hemos podido estudiar en nuestros primeros años de vida, con la propia experiencia emocional y sentimental que adquirimos y aprendemos cuando comenzamos a enamorarnos, cuando sufrimos nuestros propios miedos o cuando nos dejamos llevar por nuestros propios impulsos.

“Las leyes de la termodinámica” se fundamentan en un montaje que es la base del éxito de esta historia cinematográfica. Un guión bien construido en el que todos esos fundamentos van siendo corroborados con escenas de situaciones que nos pueden pasar en nuestra vida real, y que en cada momento vamos analizando y probando a medida que va avanzando la película. Los protagonistas, Vito Sanz, Berta Vázquez, Chino Darín y Vicky Luengo marcan personalidades muy diferentes, y muy características, que propician que se pueda dar lugar a cada uno de los enredos que son necesarios para la historia, y su posterior evolución hacia las resoluciones de cada fórmula que ha decidido poner en marcha los roles de esos personajes.

Berta Vázquez durante la rueda de prensa de "Las leyes de la termodinámica" en la 21 edición del Festival de Cine en Español de Málaga. Fotografía de Mai Serrano.
Berta Vázquez durante la rueda de prensa de “Las leyes de la termodinámica” en la 21 edición del Festival de Cine en Español de Málaga. Fotografía de Mai Serrano.

Vito Sanz es Manel, el hombre que lo tiene todo extremadamente controlado, y que podemos asociar su forma de ser a muchos perfiles donde son bastante entendidos en lo que a la ciencia se refiere, pero no a la naturalidad de las relaciones normales y corrientes. Berta Vázquez es Elena, la actriz reconoce que le fue complicado encontrar el arco de su personaje en ese guión desestructurado en el que no encontraba el camino por el que crear su identidad, pero al final logra el resultado de ser el núcleo de deseo de todos los demás elementos de la fórmula de la película. Chino Darín como Pablo quizás es la manera de ser que más podemos encontrar o asemejar en nuestro entorno, alérgico al compromiso y siempre alerta a cualquier posible flechazo de su día a día, eso sí cuando encuentra lo que realmente sabe que quiere, no duda en recalcular su sistema e ir a por todas y su objeto de deseo, en este caso, es Eva a la que encarna Vicky Luengo, y como nos confesaba en la rueda de prensa, lo que figura es su pasión por Pablo pero igualmente nos damos cuenta de lo que quiere esconder, para preservar esa fragilidad que no quiere que se revele.

El problema que tiene este film, es que al ser ampliamente con mucha base científica, es difícil mantener esa concentración de evaluar las leyes que te enseña con las acciones de los intérpretes durante todo el tiempo que transcurre. Sobre todo si no es una temática que realmente te apasione o al menos te llame poderosamente la atención. Te resulta atractiva e interesante, sobre todo por cómo se plantean con los dibujos y mapas que asociamos directamente a las situaciones de la vida real, pero al momento entras en una dinámica muy parecida y constante que puede provocar que no estés absolutamente atento, a partir de la mitad de la película. Y por otro lado, es un gusto ver siempre a Irene Escolar pero relegarla a un papel tan secundario, personalmente me ha dado mucha lástima, ya que es una actriz que cuando la descubres en un papel con más potencia, te responde siempre.

Chino Darín, Vicky Luengo y Juan Betancourt durante la rueda de prensa de "Las leyes de la termodinámica" en la 21 edición del Festival de Cine en Español de Málaga. Fotografía de Mai Serrano.
Chino Darín, Vicky Luengo y Juan Betancourt durante la rueda de prensa de “Las leyes de la termodinámica” en la 21 edición del Festival de Cine en Español de Málaga. Fotografía de Mai Serrano.

En definitiva, la divulgación científica siempre ayuda en cualquier medio de comunicación por el que se quiera transmitir a un público. Es un ejercicio de entretenimiento, como bien revelaba el propio realizador en la rueda de prensa de esta mañana. Una mezcla de géneros, compleja en cuanto a su montaje por la preparación de ese guión desorganizado y esas partes que se tenían que repetir una y otra vez digitalmente, pero que representan mentes y formas de hacer completamente identificables que eso siempre es una garantía muy satisfactoria en el cine. Y felicito al propio Mateo Gil por arriesgarse en algo completamente nuevo, y ojalá reformule muchas entropías tan versátiles en su futuro.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter