LOS ESCRITORES, Y MUCHO MÁS LOS MASCULINOS, CUANDO RETRATAN A UNA MUJER SE EMPEÑAN EN HACERLO DESDE LOS SENTIMIENTOS, MIENTRAS QUE YO NO QUERÍA HACERLO DE ESA FORMA. ME PARECÍA MÁS INTERESANTE QUE ANTONIA SCOTT TUVIERA QUE GESTIONAR SUS CAPACIDADES.

Juan Gómez-Jurado durante nuestra entrevista. Fotografía de Carlos Freire.
Juan Gómez-Jurado durante nuestra entrevista. Fotografía de Carlos Freire.

Hace cuatro años tuve ya el placer de conocer en persona a Juan Gómez-Jurado y tener la gran suerte de entrevistarle y conocer la gran inteligencia que asociado a su intención de divertir a los lectores, resulta una combinación ideal para que sus libros sean completamente adictivos y hagan pensar en muchas reflexiones que expresamos al propio autor en esta entrevista. Con un esfuerzo sobrehumano sobre su fastidiada garganta, pero esperando hasta la última persona que quisiera pedirle una firma de su ejemplar de “Reina Roja”, descubrirán que la brillantez de hacer una historia protagonizada por estos protagonistas tan atractivos como son Antonia Scott y Jon Gutiérrez, no es casualidad ni mucho menos. Es un trabajo estudiado y brillante del que muchos lectores ya podemos disfrutar en nuestras librerías.

P: Tengo la impresión que con “Reina Roja” te has divertido a lo grande

Juan Gómez-Jurado: Me lo he pasado muy bien escribiendo a Antonia Scott, pero me lo he pasado muy bien cuando la he entendido. Han sido tres años de trabajo, y tres años en los que al principio no nos llevábamos muy bien ella y yo porque es un personaje muy complejo, una mujer muy inteligente, y que como todas las personas muy inteligentes producen a la vez fascinación y rechazo. Para yo llegar a comprender a un personaje que es tan distinto de mi, obvio que no soy mujer ni inteligente y lo estamos dejando claro en esta entrevista, así que yo para ascender hasta el sitio donde me estaba esperando ella, cuando empecé a intuirla así en la distancia yo necesitaba un sherpa, y ese sherpa es Jon Gutiérrez. Ese policía que, como decís muchas chicas, es mi mejor amigo soñado. Y creándole a él, fue como conseguí ascender hasta ella, y por eso me ha llevado tanto tiempo.

P: ¿Cómo pensaste en esta estructura tan curiosa, pero a la vez tan buena de ritmo de leer, de “Reina Roja”?

Juan Gómez-Jurado: Mucho pensamiento, mucha planificación, mucha cautela y mucha búsqueda dentro de mi de ¿qué es lo que se ha hecho?, ¿qué es lo que he hecho yo? y ¿cómo puedo mejorarlo?. Este es un thriller muy innovador en cuanto al planteamiento de la estructura. Y la innovación más grande es el personaje de ella, eso está claro. Nunca se había hecho esto jamás. Y te preguntas ¿por qué?. Porque igual no era el momento social ni político. Los escritores somos fruto del signo de los tiempos que nos rodea, y acabamos produciendo lo que vemos a nuestro alrededor. Y a la hora de planificar, yo me dejo llevar normalmente por una estructura muy rígida y esta vez pensé más bien en una estructura que tuviera que ver con las emociones. Es muy complicado de explicar. Pero yo me iba dejando llevar, y dejé escrita, antes de empezar a escribir la novela,  una especie de entramado emocional en el cual íbamos o debíamos de sentir cosas en cada momento. Esto que yo sepa no se había hecho nunca tampoco antes. Pero me pareció una buena idea a la hora de hacer las cosas y por eso lo hice.

Juan Gómez-Jurado durante nuestra entrevista. Fotografía de Carlos Freire.
Juan Gómez-Jurado durante nuestra entrevista. Fotografía de Carlos Freire.

P: Yo pensaba en ese poder inteligente que tiene Antonia Scott, y no sabría decirte si me gustaría tenerlo o no

Juan Gómez-Jurado: Lo primero con lo que reaccionáis todas las chicas cuando acabáis de leer el libro y me gusta mucho, es una identificación con el personaje de Antonia Scott desde el punto y hora en el que ella tiene que estar camuflando su inteligencia. Porque todas os habéis visto antes o después en la necesidad de haceros las tontas. Eso es algo con lo que un hombre empatiza menos porque es muy raro que se vea en esa situación por su género. Puede verse en esa situación por condiciones externas pero no por quién es desde su nacimiento. Para mi eso era muy importante también. Aunque estamos hablando de un thriller, no nos olvidemos, esas cosas simplemente ocurren por quién es ella y cómo se va camuflando. Cómo tiene que ir modificando su comportamiento muchas veces en función de con quién está. Pero es puro cálculo y puro raciocinio. Los escritores, y mucho más los masculinos, cuando retratan una mujer se empeñan en hacerla desde los sentimientos, mientras que yo no quería hacerlo de esa forma. Me parecía más interesante que el que tuviera que manejar sus sentimientos y emociones fuera Jon, mientras que ella lo que tiene que ser capaz de gestionar son sus capacidades. Eso es una inversión de los roles de género que está en el germen del subtexto de toda la novela. Lo más importante de todo es que ninguno querríamos ser Antonia Scott porque la inteligencia solo conduce a la infelicidad.

P: En el desarrollo de la investigación de la trama, es de vital importancia información que se revela a través de las redes sociales. ¿Somos plenamente conscientes de lo que hacemos en este sentido?

Juan Gómez-Jurado: Cuando comenzó Internet, el debate era esto. Y hay un instante en el cual hay un flash donde se preguntan esto durante la novela, sin embargo creo que el auténtico debate no está en qué daño te puedes causar tu a ti mismo con las redes sociales, creo que el autentico debate está en qué daño causas tú a los demás con las redes sociales. Mucha gente cuando escribe un tweet, escribe un artículo o dice algo, lo hace con la pretensión de cambiar el mundo. Es una pretensión que a mi personalmente me parece ridícula. Es mucho más fácil cambiar el mundo que cambiar tú. Eres tú quién tiene que cambiar. Y me parece que la revolución, empieza en el metro cuadrado que tienes delante, no poniendo tweets. Por eso, yo soy más partidario de los cambios pequeños. “¿Qué puedo hacer yo para mejorar este entorno en el que estoy aquí ahora mismo, estos cinco metros a mi alrededor, esta situación en la que estoy o en la que voy a verme mañana?”. Si tú empiezas planteándote eso, lo siguiente que te plantearás será, “¿de verdad esta reacción inmediata e incendiaria a algo que ha dicho otra persona, va a mejorar la discusión, va a mejorar el mundo o sólo estoy reaccionando como un animal?”. Como cuando paseo con mi perro y le ladra a otro perro desde la acera de enfrente, y él le devuelve el ladrido todavía más enfadado. Eso es twitter. Sin embargo, a mi me ha dado muchísimo, contacto todo los días con mis lectores y soy tremendamente feliz. Pero sí que abogo porque todos nos paremos un poquito a pensar antes de hablar. De verdad que no cuesta nada. Y no hacerlo tiene consecuencias negativas para el mundo, y lo estamos viendo ya todos los días.

P: Y estamos hablando de todas estas reflexiones, pero no olvidemos que “Reina Roja” es un gran divertimento para el lector. Reflexión y entretenimiento, la mejor mezcla para el disfrute de la lectura.

Juan Gómez-Jurado: Hemos tocado algunos aspectos del libro que son megaprofundos, pero no nos volvamos locos. “Reina Roja” es un thriller que te va a tener pegado al asiento. Y garantizo a todas tus lectoras y lectores, que si no te gusta, te devuelvo el dinero. Sin ningún problema. Lo hago encantadísimo porque además es que no he tenido que hacerlo todavía, y mira que lo he dicho veces. Hemos hablado de cosas muy profundas, pero en el centro de la propuesta siempre tiene que estar la historia. Una historia que le de la vuelta a la cabeza al lector y se lo pase fenomenal. Que esté riéndose, sufriendo, al borde del asiento, pegado a las páginas y enganchado a la lectura. Eso es lo que a mi me preocupa y eso es lo que yo quiero hacer. Nunca tengo intencionalidad cuando lo estoy escribiendo, sólo cuando he terminado es cuando me doy cuenta que los personajes contándome su historia y lo que les ocurre, me han llevado a sitios que yo como hijo de mi tiempo, de mi época y del momento en el que estoy, entiendo como que preocupantes y que podíamos cambiar.

P: ¿Nunca te animarías a hacer teatro?

Juan Gómez-Jurado: Ni de coña. Eso es para gente profesional. Yo sé hacer una cosa bien y ya está. Pero respeto mucho el teatro, adoro y voy muchísimo al teatro, mínimo dos o tres veces al mes. Adoro la dramaturgia, es una ciencia que no tiene que ver con escribir novelas y jamás me metería en eso porque no lo sé hacer.

Juan Gómez-Jurado durante nuestra entrevista. Fotografía de Carlos Freire.
Juan Gómez-Jurado durante nuestra entrevista. Fotografía de Carlos Freire.

Cuando le pido firmar mi libro, saca delicadamente una bolsa donde se encuentra un sello ideado por “Tomás Hijo” que estampa en esa hoja y despierta mi asombro, a la vez que me cerciora del cariño y cuidado que Juan Gómez-Jurado tiene hacia sus seguidores. Una idea, por cierto, que se le ocurrió a Alberto Chicote. Esta circunstancia me cerciora que cuando una mente privilegiada como la suya se dedica a algo que es tan esencial como importante como es la cultura, en cualquier de sus disciplinas, me reconcilia en que la experiencia que voy a sentir es única, y que afortunadamente aún quedan muchos caminos por recorrer con esta trama de “Reina Roja”. Lo único malo de toda esta vivencia, es que ya quiero más. Y entrevistar de nuevo a Juan Gómez-Jurado también. Esperaré en mi propia Calle Melancolía a que vuelva a suceder.

Si queréis escuchar la entrevista con Juan Gómez-Jurado sólo tenéis que pinchar en este enlace:

https://www.ivoox.com/entrevista-juan-gomez-jurado-reina-roja-audios-mp3_rf_30286596_1.html

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter