TEATRO BAJUNO NECESARIO PARA EMOCIONAR

Manolo Albarracín. Fotografía de Mai Serrano.
Manolo Albarracín. Fotografía de Mai Serrano.

Si quieres hablar del teatro más puro, hazlo sobre la realidad humana. Miles de personas caminando hacia nuestros quehaceres diarios y que no se dan cuenta que pueden estar siendo observadas. Hay actores que fijan sus marcas y crean a sus personajes con naturalidad, gracias a ese ejercicio que considero muy interesante a la hora de interpretar un tipo de personalidades que son reconocibles en este terreno de la ficción. Imagínense, que el escenario donde somos los testigos de esas historias es un patio, pero además que forma parte de un hostal donde mientras se desarrolla una obra de teatro, la propia vida alrededor sigue evolucionando su curso normal. Cotidianidad dentro del formalismo escénico que se integran perfectamente. Es una circunstancia que vamos a descubrir los espectadores de “Patio 19”. Una iniciativa cultural de barrio que se ha organizado en tres partes y que empezaremos a descubrir hoy, mañana sábado y el domingo. Nos habla de todos los entresijos, el autor y uno de los actores de esta representación, Manolo Albarracín, alma dramática a quién siempre gusta escuchar. 

P: ¿Qué sucede en este “Patio 19”?

Manolo Albarracín: Nuestros protagonistas son la vida misma. “Patio 19” es en realidad un hostal y estos tres personajes vienen a dar vida, un poco, a lo que sucede en Cruz Verde y cómo tiran para adelante teniendo una fama que les precede que no les ayuda.

Entrevista con Manolo Albarracín. Fotografía de Mai Serrano.
Entrevista con Manolo Albarracín. Fotografía de Mai Serrano.

P: ¿Cómo se orquestó la idea?

Manolo Albarracín: Casualidades de la vida, yo pasaba mucho por ese patio y siempre tenía como ganas de entrar porque no sabía que era un hostal y, a través de una amiga que daba allí clases de sevillanas, se enteró que la dueña quería hacer teatro y cómo ella había venido a ver espectáculos míos pues nos puso en contacto. Además es cantaora y, de hecho, las fotos que se ven en “Patio 19” son suyas ya que ha recorrido muchos países cuando era joven. Ella quería que hubiera actividad cultural en Cruz Verde y que no solamente tuviera fama de barrio pobre. Y que del mismo modo que ella tenía un hostal muy decente, pues que hubiera actividades culturales para que la gente tuviera más cosas. Viéndola a ella, a su familia y el patio, sin querer surgió la idea del guión de “Patio 19” en el que la protagonista viene a ser la mezcla, un poco, de la dueña del patio que es Mari Pepa y de todo ese entresijo de familias y problemas que, a la vez, son oro puro.

P: ¿Cuánto tiempo tardaste en montar esta historia?

Manolo Albarracín: Estefanía Rueda y yo que somos los creadores de “El espeto feliz” teníamos muchas ganas de hacer teatro bajuno. Nos encantan los personajes que cuando vas por la calle dices, “ahí que ver los chonis”. Pues nos encantan. Están llenos de matices y de historias. Y viven la vida de manera intensa. Si están tristes, están tristes y si están alegres, están pletóricos. Eso es lo que más nos gusta. En “Patio 19”, si se llora, se llora y si se ríe, se ríe. Eso es lo que deja impactada a la gente. Precisamente por eso, el teatro bajuno es necesario. Parece que en el teatro sólo se pueden montar historias de gente triste o de parejitas que se conocen en tal sitio, el teatro, y más en Málaga, tiene que hablar de los chonis que hay. En ese sentido, nos encanta hacer teatro choni y sobre todo, porque creo que es una forma muy sutil de llegar a la gente.  A la gente le encantan los chonis. Y si, a través, de haberle entrado a la gente por lo gracioso, les cuelas una historia que tiene un fondo, un peso y que todo el mundo ha vivido en alguna ocasión, logramos que entren ya en lo que nosotros queremos. Mucha gente se queda impactada porque el principio de la obra es lo más merdellón que ha parido Dios, no hay una palabrota que no falte. De hecho, por eso decimos que no es para niños. A partir de ahí, te tienes que tapar el oído del griterío que se forma. Una pelea típica de las que se ven por la calle. Empezamos en septiembre de 2013 y tardé en escribir el guión unos tres días. Aunque yo dirijo, desde los ensayos es un trabajo de todos. Estefanía y Sara Granda aportan muchísimas cosas en todo, no sólo en sus personajes sino en la relación que tienen entre ellos.

Manolo Albarracín. Fotografía de Mai Serrano.
Manolo Albarracín. Fotografía de Mai Serrano.

P: Eso, incluso, a la gente le puede costar reconocer que tenemos esa parte más merdellona en nosotros

Manolo Albarracín: Estos personajes dicen muchas verdades y las dicen con las palabras que son. Hay verdades que hay que decirlas a palabrotas. Incluso ha venido gente muy chic que han estado hiératicas en la función y al terminar nos han estado esperando para darnos las gracias y la enhorabuena.

P: ¿Qué conoceremos en cada parte de la trilogía?

Manolo Albarracín: El principio es conocer a los personajes y el patio. En la segunda que se llama “La vida”, sucede todo un año después de lo que hemos visto en la primera, conocidos ya a los personajes, se ponen en una serie de situaciones y el público piensa en cómo van a reaccionar. En la tercera parte, han pasado cinco años del patio y ya no puedo desvelar más.

P: Lo maravilloso de esta experiencia es que siendo un espectáculo tan vivo, las obras no pueden salir igual cada día

Manolo Albarracín: Nosotros lo notamos en la energía. Acabamos reventados porque el hecho que hagas cualquier gesto y cualquiera te esté mirando fijándose en todos los detalles, te exige mucho pero es bonito.

P: Habéis creado algo bastante innovador

Manolo Albarracín: Lo que es nuevo y original es lo que “Patio 19” le transmite a la gente. Dentro de todo lo alegre, hay algo de pena y dentro de la pena, se puede salir para adelante. Me impacta la verdad que hemos creado.

Manolo Albarracín. Fotografía de Mai Serrano.
Manolo Albarracín. Fotografía de Mai Serrano.

P: ¿Qué es lo que más ilusión te hace de este proyecto?

Manolo Albarracín: Fany, Sara y yo hemos evolucionado. Como actores, como compañía y como personas. Vamos con orgullo a la hora de hacer “Patio 19” porque sabes que hay gente que necesitas decirle “que de todo se sale”. Esto lo dice mucho el personaje de “Rosa” porque es una matriarca de un barrio pobre que tiene que tirar para adelante. En ese sentido, a mi lo que más me alegra es eso. El poder seguir trabajando con ellas

P: ¿Tenéis el objetivo conseguido de lo que queríais hacer con “Patio 19”?

Manolo Albarracín: Estamos muy contentos porque había mucha gente que no había ido al teatro. Y a mi eso me alegra mucho. Yo me pongo muy nervioso cuando la gente hace mal teatro. A mi no me gustan que las obras de teatro se hagan como si no hiciera falta trabajarlas. Incluso si el teatro fuera gratis, tu tienes que trabajartelo porque entonces para que nos dedicamos a esto. Eso hay que currárselo siempre. Es verdad, que en ese sentido, estoy contento porque la gente haya venido a vernos por primera vez porque el chute de energía que se genera les sirve para venir más al teatro.

P: Y el próximo proyecto será “La zambombá de mi patio” el 21,22 y 23 de diciembre en el Teatro Echegaray

Manolo Albarracín: Eso surgió porque vino el programador del Teatro Echegaray y ya había visto espectáculos de flamenco míos anteriores y propuso esto. Aprovechamos toda la tesitura del patio y vamos al Echegaray todo el patio de “Patio 19”. Este es el tercer año que vamos a hacerlo.

Manolo Albarracín. Fotografía de Mai Serrano.
Manolo Albarracín. Fotografía de Mai Serrano.

Manolo Albarracín es de esos actores que sabe lo que es amar el teatro. Tiene tan claro qué es lo que quiere transmitir en sus proyectos, que lo que genera en su discurso y en su interpretación es verdad. La máxima con la que uno puede sentir ciertamente las mejores sensaciones teatrales. No tiene cabida para la excusa, sino para mejorar en su trabajo. Y estoy más que convencida que con ese ímpetu y esa sabiduría tan cercana, nos va a dar sorpresas insospechadas en el futuro.

En septiembre tenéis ya nuevas fechas para disfrutar de las tres partes de “Patio 19” y os aconsejamos que reservéis esas entradas cuanto antes para no perderos las historias de Nano, Rosa y la Niña. Las funciones son todas a las 19:30. El sábado 3 de septiembre se podrá ver la tercera parte y el viernes 9, sábado 10 y domingo 11, toda la trilogía completa.

Se pueden reservar en el facebook de “El Espeto Feliz”: https://www.facebook.com/elespetofeliz/?fref=ts o en el email: elespetofeliz@hotmail.com

Si queréis escuchar la entrevista con Manolo Albarracín, sólo tenéis que pinchar en este enlace:

http://www.ivoox.com/entrevista-manolo-albarracin-patio-19-el-audios-mp3_rf_12663444_1.html

¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on Twitter